El reclamo social evidencia los atrasos y avances

Por Rosa Eugenia García Gómez

Los sucesos de violencia y reclamo social de los últimos meses hacen evidente el atraso y el avance de este país.
Si, el atraso que en materia de respeto a los derechos humanos prevalece en Jalisco si nos atenemos a los hechos en que Giovanni López perdió la vida luego de que fuera detenido por policías en Ixtlahuacán de los Membrillos por no traer cubrebocas. Esto fue el 4 de mayo, aunque la información se hiciera pública un mes después.

El atraso también porque el caso suscitó la indignación general que hizo que muchas personas, entre ellos innumerables mujeres y hombres jóvenes, se volcaran a las calles para protestar, y entonces las noticias y las denuncias fueron de nuevas violaciones a los derechos humanos al ser de desapariciones forzadas.

El retroceso que hay en materia de comunicación interna y social -¿o será incoherencia?-, al surgir declaraciones y acusaciones con diferentes contenidos por parte del gobernador Alfaro en torno a la muerte de Giovanni López y a la consecuente muestra de repudio social al respecto. Que si fue el gobierno de la República, que si fue el crimen organizado, que si los policías no obedecen a la autoridad del Gobernador.

Sí, el avance… por parte de la ciudadanía y su poder para exigir. El avance porque en el país ya no hay silencio ante las injusticias y el abuso de poder. El avance porque la presión social empujó a que los desaparecidos de las marchas de justicia por Giovanni, ahora sí “aparecieran” vivos, aunque en redes sociales hay comunicados relativos a amenazas por otros medios.

Lo que duele es que estos avances se den en un marco de retroceso, pues después de lo que le ha pasado a este país es inconcebible que existan autoridades que se jacten de haber sido elegidas democráticamente y se atrevan a seguir con las prácticas de la antigua y deleznable guerra sucia.

Lo que pesa es atestiguar que en un contexto de pandemia mundial donde debe prevalecer la solidaridad y la comprensión de la naturaleza social humana que se ha visto trastocada por un virus, lo que existe es mezquindad e intenciones de sacar ventaja política. Pero como dice aquella reflexión: “¿quieres hacer reír a Dios? Cuéntale tus planes”.

Rosa Eugenia García Gómez

Coordinadora de la Licenciatura de Periodismo en el Centro Universitario del Sur de la Universidad de Guadalajara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *