Unos avanzan, otros se estancan

Si este escenario se consolida, estaríamos hablando de un voto muy diferenciado y de una ciudadanía más sofisticada en su manera de ejercer su derecho a votar.

Por: Jorge Rocha

Hace unos días salieron varias encuestas que muestran las tendencias que ahora se imponen en la elección de los seis cargos que estarán en disputa en los próximos comicios en Jalisco, asumiendo que estas disposiciones se pueden modificar en cualquier momento a continuación se presenta un análisis.

Elección presidencial

Una de las incógnitas que había dejado el primer debate era sobre los efectos que éste tuvo en la intención del voto. De acuerdo a varios columnistas y medios de comunicación, Ricardo Anaya tuvo el mejor desempeño, mi postura personal fue que no hubo un ganador claro y que las preferencias no se moverían mucho.

La literatura académica que habla de comunicación política señala que los debates entre candidatos presidenciales sólo sirven para confirmar tendencias pre-establecidas y que entre 4% y 5% de los electores indecisos cambian su preferencia electoral. La última confirmación de estas teorías fueron los debates entre Hillary Clinton y Donald Trump en Estados Unidos, donde la primera tuvo mejor desempeño, pero no fue determinante en la elección. Grupo Reforma publicó hace unos días su última encuesta presidencial, luego del primer debate entre los cinco contendientes a este cargo público; y los resultados fueron los siguientes.

Andrés Manuel López Obrador se mantiene como puntero con el mismo 48% de las preferencias electorales que tenía antes del debate, es decir, a pesar de los ataques recibidos en el primer encuentro (43 de acuerdo a la contabilidad de varios medios de comunicación), el candidato de MORENA salió completamente ileso de este evento, es decir, prácticamente ningún votante de López Obrador modificó su preferencia. Lo que queda en el aire es, si este 48% de intención de voto es el techo electoral del tabasqueño, o si el debate sí tuvo un efecto de frenar el crecimiento que había tenido hasta el mes de abril. Hay que decir también que desde al año 2000 todos los presidentes que ganaron sus respectivas elecciones no rebasaron el 45% de los votos válidos, ya que Fox ganó con el 42.52%, Calderón con el 36.89% y Peña Nieto con el 38.20%.

Ricardo Anaya ahora sí se consolida como el segundo lugar en la intención del voto con un 30% luego de debate. El estancamiento que había tenido el candidato de la Coalición por México al Frente se rompió y experimentó un crecimiento de 4% frente a lo que tenía antes del debate. Sin embargo, si se analizan las cifras con detalle, se puede observar que los puntos ganados por Anaya son los que perdieron José Antonio Meade (PRI), Margarita Zavala (Independiente) y Jaime Rodríguez “El Bronco” (Independiente). Este escenario confirma la pretensión de algunos actores políticos y económicos de hacer una alianza de facto entre Anaya y Peña Nieto. Sin embargo, esta estrategia resulta por demás riesgosa para el candidato de la Coalición del PAN-PRD-MC, ya que por lo pronto Movimiento Ciudadano anunció que si esta alianza se consolida, el apoyo de este partido a la Coalición se retira, esto de acuerdo con los dichos de Enrique Alfaro, candidato de MC a la gubernatura de Jalisco, es su reciente visita al ITESO.

Además de ninguna manera es seguro que todo el voto del PRI se transfiera a Anaya, ya que todos los días se saben de las transferencias de bases priistas a MORENA y no es posible movilizar a los votantes como si fueran simples títeres.

José Antonio Meade, Margarita Zavala y Jaime Rodríguez “El Bronco” perdieron puntos de intención del voto luego del debate y el depositario de estas erosiones fue Ricardo Anaya, es decir, la estrategia de atacar a López Obrador y Anaya no funcionó, al contrario, les restó simpatizantes y afortunadamente la gente castigó propuestas como las de “mocharles la mano a funcionarios públicos corruptos”. Hay que decir que Margarita Zavala fue la candidata que más preferencia electoral perdió.

A mediados del mes de mayo la elección parece estar entre dos: Andrés Manuel López Obrador vs Ricardo Anaya Cortés.

Elecciones en Jalisco

Grupo Reforma publicó también a principios de mayo su encuesta sobre las preferencias electorales y la intención del voto para la gubernatura del estado de Jalisco y estos fueron los resultados:

Enrique Alfaro lidera las preferencias con 50% del electorado, con lo cual vuelve a incrementar la distancia que lo separa de sus contrincantes. Contrario a lo que se decía que la brecha entre Alfaro y sus adversarios se reduciría, en el primer mes de campaña no fue así y la ventaja ahora es más amplia.

La verdadera sorpresa de este ejercicio es que Carlos Lomelí de la alianza Morena-PT-PES ya está en segundo lugar de la intención del voto con 20%. Se corrobora que el efecto López Obrador en Jalisco empieza a influir en el crecimiento de sus candidatos y que se está gestando la probabilidad de que desplace al PRI para que MORENA se convierta en segunda fuerza política en Jalisco.

Miguel Castro, candidato del PRI a la gubernatura tiene 17% de las preferencias electorales y con ello se coloca en el tercer lugar. A pesar de que el candidato del tricolor tiene muchas simpatías hacia su persona, la marca del partido y su cercanía con el grupo que ahora gobierna Jalisco pesa demasiado en su contra. De hecho, Castro es el candidato con la mayor cantidad de negativos, ya que el 38% de los encuestados jamás votaría por el PRI. Se confirma que el anti-priismo en Jalisco es una tendencia consolidada en estos comicios.

Miguel Ángel Martínez del PAN tiene un 7% de la intención del voto, con lo cual también se ratifica que el panismo en Jalisco sigue sumido en una grave crisis de legitimidad.

Sin duda alguna el tema que más preocupa a los jaliscienses es la inseguridad pública, que con mucho es la necesidad más sentida (60%). Alrededor de este asunto gravitarán todas las campañas.

Los datos que aquí se muestran sugieren al menos una reflexión; y es que Jalisco se configuraría como una entidad donde las principales fuerzas políticas provienen de partidos políticos y expresiones sociales emergentes (si incluimos a Wikipolitica); y donde los partidos tradicionales estarían en una franca y profunda crisis. Todavía hace falta mucho por ver en estos comicios y si estas tendencias se consolidan.

Elección de Senadores y Congreso local en Jalisco

Se publicó una nueva encuesta de Grupo Reforma con las preferencias electorales en Jalisco para presidente de México (sólo el estado), senadores y diputados locales. Los resultados se detallan a continuación:

Andrés Manuel López Obrador lidera las preferencias electorales con el 44% de la intención del voto. Ricardo Anaya está en segundo lugar con el 33% de las preferencias electorales, José Antonio Meade está en un lejano tercer lugar con 16% de la intención del voto, en cuarto sitio se ubica Margarita Zavala con 5% y Jaime Rodríguez “El Bronco” con 3% de las preferencias electorales. Ahora bien, el candidato que tiene la mayor cantidad de negativos en la entidad es José Antonio Meade con el 32%, seguido de López Obrador con el 18%.

En la elección de senadores de la República por Jalisco, Clemente Castañeda y Verónica Delgadillo (MC) encabezan la intención del voto con el 34%, en segundo lugar está Pedro Kumamoto con 28% de las preferencias electorales, en tercer sitio se ubican Antonio Pérez y María Antonia Cárdenas (Morena) con 21% de la intención del voto; y en cuarto lugar está la dupla del PRI, Rocío Corona y Hugo Contreras con 13% de las preferencias. La sorpresa en este caso es el incremento de MC en las preferencias electorales, el crecimiento de Morena en Jalisco y la debacle del PRI.

En lo referente a las preferencias electorales para diputaciones locales, de forma agregada MC tiene una intención del voto del 22%, enseguida está Morena con el 18% de la intención del voto, en tercer lugar, se ubica el PRI con 12% de las preferencias electorales, en cuarto sitio se coloca Acción Nacional con el 9% de la intención del voto, seguidos en quinto lugar de los candidatos de Wikipolítica con el 7% de las preferencias electorales. Si efectivamente esto se traduce en la composición del Congreso de Jalisco, estaríamos ante un escenario de un Legislativo dividido con dos fuerzas políticas emergentes y preponderantes.

Si analizamos por partido e independientes sus preferencias electorales de acuerdo a cada cargo de elección popular, podemos encontrar un escenario de voto diferenciado en Jalisco.
Presidente Gobernador Senadores Diputados locales
MC 33% 50% 34% 22%
Morena 44% 20% 21% 18%
PAN 33% 7% 34% 9%
PRI 16% 17% 13% 12%
Wikipolítica — — 28% 7%

De acuerdo a la gráfica anterior, aunque Enrique Alfaro cuenta con una intención del voto muy alta, un tercio de sus electores no votarán por su candidato presidencial ni por sus candidatos a senadores; y en el caso de los diputados, más de la mitad de los que simpatizan con él, no votarán por sus candidatos al Congreso Local.

En lo que concierne a López Obrador, poco más de la mitad de las personas que dicen que votarán por él, no lo harán por sus candidatos a gobernador, senadores y diputados locales; y el mismo fenómeno se genera con Pedro Kumamoto, ya que sólo uno de cada cuatro de los que dicen que votarán por él, también favorecerá a los candidatos de Wikipolítica a las diputaciones locales.
Si este escenario se consolida, estaríamos hablando de un voto muy diferenciado y de una ciudadanía más sofisticada en su manera de ejercer su derecho a votar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *