Hacer la diferencia en tiempos peores: Juanita Idár

Por: Rosa Eugenia García Gómez

No cabe duda que mientras más tiempo pasamos en esta vida, nos damos cuenta de todo lo que ignoramos. A veces el vértigo de la época actual vuelve borroso lo que nos antecedió y nos lleva a pensar que el aquí y ahora es lo más importante.

Esta que escribe no sabía nada de Jovita Idár, una periodista y activista mexiconorteamericana que a principios del siglo 20 defendió los derechos de quienes se veían discriminados y violentados constantemente al vivir en la frontera.

Como la fuente del descubrimiento nunca es la misma, me sorprendió gratamente el doodle del 21 de septiembre del buscador de internet más recurrido. Sí, ese sitio que a veces de entrada en nuestro teléfono inteligente ofrece una serie de noticias sumamente tendenciosas y otras hasta vacías e intrascendentes, lo que luego me lleva a poner en duda la supuesta inteligencia que se le atribuye.

La imagen ofrecía la caricatura de una mujer de tez morena con su cabello en un chongo y de falda larga enfrentada a tres jinetes mal encarados. Ella, con sus brazos “en jarras” impide a los hombres, que representan a los Rangers de Texas, su entrada al periódico El progreso, cuyas prensas se alcanzan a ver en la escena.

Así que olvidé la búsqueda que haría y me concentré en investigar un poco acerca de la vida de esta mujer y el buscador, que cual herramienta mejor administrada da resultados de mayor calidad, me llevó a un interesante texto de Alberto López en la versión digital del diario español El País donde refería de manera más detallada la vida de Jovita Idár.

El relato da cuenta de cómo hacer el bien no tiene trincheras profesionales. Idár además fue maestra y enfermera. Ella buscó desde diferentes ámbitos defender los derechos de los mexiconorteamericanos en la frontera de Texas en tiempos difíciles tanto por las pocas décadas transcurridas desde la pérdida de más de la mitad del territorio mexicano y su anexión a Estados Unidos, como por el contexto revoltoso de levantamientos de la Revolución Mexicana.

¿Ah verdad?, visto así la época actual es difícil pero no se compara con aquella, y la valentía y convicción de esta mujer toma todavía una mayor envergadura. Jovita Idár tuvo la suerte de pertenecer a una familia que consideró oportuna la educación tanto de los hombres como de las mujeres y esa condición fue su impulso por hacer la diferencia en su época.

A ella se le atribuye la frase de “Educa a una mujer y educarás a una familia” cuya validez y oportunidad hoy no pierde vigencia y pone en perspectiva que para hacer grandes cambios es la educación de las personas la principal palanca apoyada en un ideario sólido de conocimiento sin diferencia de género ni del origen de sus impulsores.

Rosa Eugenia García Gómez

Coordinadora de la Licenciatura de Periodismo en el Centro Universitario del Sur de la Universidad de Guadalajara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *