Evangelizadores con Espíritu, custodios de la creación

Taller de verano 2020

Por: P. Luis Antonio Villalvazo

Luego de discernir sobre la conveniencia de realizar en este verano 2020 el taller de formación para catequistas, en este momento donde la pandemia ha aumentado en la ciudad, los integrantes del equipo coordinador de Catequesis Infantil decidieron continuar la experiencia de formación, que desde 1982 se ha llevado a cabo de manera consecutiva en la primera vicaría.

Acatando las recomendaciones y cumpliendo con los protocolos establecidos por las autoridades de salud, el lunes 27 de julio inició esta experiencia, que por la contingencia sanitaria, tuvo una estructura y una metodología diferentes a los anteriores talleres.

Alrededor de las cuatro de la tarde, con sus cubrebocas, fueron llegando al Seminario Mayor los representantes elegidos de cada una de las once parroquias de la ciudad. Poco a poco, en el salón ambientado con letreros, carteles y signos alusivos a la obra de la creación, las 48 catequistas en su mayoría amas de casa, fueron ocupando las sillas acomodadas a lo largo y ancho del salón, guardando la “sana distancia”.

Luego del saludo de bienvenida y la oración inicial, el padre Jesús Facundo, coordinador diocesano de catequesis, comentó las razones para abordar el tema de la ecología en este taller. Subrayó que el propósito de fondo es profundizar en el sentido integral de la ecología para asumir el compromiso de ser Evangelizadores con Espíritu, Custodios de la Creación. Y retomando las palabras del Papa Francisco, los animó a “Orar sin cansancio, a caminar siempre y a compartir con el corazón”.

Los temas, reflexiones, dinámicas, oraciones y cantos de este taller fueron recopilados en un folleto cuya elaboración y diseño estuvo a cargo de Consuelo Ríos. Cada participante tuvo en sus manos este folleto. Fue un recurso que guio y propició una mejor asimilación y participación.

Susano Villalvazo, catequista desde hace seis años en la parroquia de san Pedro, Apóstol comentó: “La temática de este taller es interesante pero cuestionante. Las reflexiones me han ayudado a tomar conciencia de que la creación es la obra que Dios nos ha encomendado cuidar. Que nuestra tarea y compromiso es ser responsables de sembrar la vida y ser custodios de todo lo que nos rodea”.

Por su parte, Teresa del Rocío Hernández, catequista desde hace diez años en la parroquia de san Martín de Porres y participante en los últimos cinco talleres de verano comentó: “La temática de este taller es importante por los retos que encierra y por las tareas que exige. El problema está en cómo proyectarlo y meterlo en la conciencia de nuestra gente de la comunidad. Esta es mi preocupación. Las pocas experiencias que hemos promovido en la comunidad, me confirman que la mayoría de papás y niños hacen oídos sordos a esta problemática del deterioro ambiental”.

El Padre Jesús Facundo aclaró que la razón de abordar el tema de la ecología obedece a tres razones de fondo.

La primera, es hacer eco al llamado que el Papa Francisco nos hace en su encíclica ¡Alabado, Seas! a colaborar y ser instrumentos de Dios en el cuidado de la creación.

La segunda, dar respuesta al deterioro ecológico, que el Cuarto Plan Diocesano de Pastoral, lo señala como problema estratégico y una prioridad en el campo social.

Y la tercera, responder al desafío asumido en la Décima Asamblea Diocesana, celebrada el 18 y 19 de abril de 2018, de “Defender y cuidar el agua y la tierra, derecho fundamental de todo ser humano”.

“Sin duda que todo esfuerzo y toda experiencia pastoral orientada a despertar conciencia sobre la ecología es valiosa. Y este taller tiene su valor porque conjunta esfuerzos y genera conciencia. Aunque se acepta el compromiso de trasmitirlo, el problema está en cómo y cuándo trasmitirlo y sea una acción que genere proceso, despierte conciencia y promueva acciones concretas. Este es el problema”, afirmó Guillermo Martínez, párroco del Señor de la Resurrección.

Con una celebración penitencial comunitaria, el sábado 1 de agosto, concluyó el 38 taller de formación de catequistas de la primera vicaría pastoral.

Pbro. Luis Antonio Villalvazo

Director de El Puente. Vicario Parroquial de San Antonio. Ciudad Guzmán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *