Los riesgos y alcances de la vida digital en cuarentena

Por: Ruth Clementina Barragán López

Con la necesidad de quedarse en casa, ha surgido la necesidad de trasladar muchas actividades a la forma digital: las clases y tareas en las escuelas, calificaciones, asesorías; los trámites de toda índole, pagos, compras personales; en fin todo ya es digital, se puede obtener todo en casa a través de la red.

Las empresas han tenido que volverse digitales para mejorar su mercado, y para no perder clientes; se debe tener cuidado con la información que disponemos, las contraseñas, número de cuenta y NIP bancario, etc.

Todo ya funciona de forma virtual de manera que la gran mayoría, tiene construida una vida en ese mundo. Para unos, la experiencia digital es una extensión de la propia existencia y para otros solo es un lugar de visita; paro ambos tenemos una saturación informativa, pérdida de tiempo, superficialidad, individualismo; por ejemplo, las redes sociales nos absorben, pueden crear adicción, si esto es de forma positiva o negativa ya depende de cada uno, y de quienes son nuestros amigos en línea y lo que compartimos, eso es lo importante.

Además de las ventajas que la tecnología ofrece para fomentar las relaciones sociales o para acceder a recursos de información y conocimiento. Cuando existe una noticia importante podemos acercarnos a los expertos, se puede acceder a la información digital mundial, pero también podemos perdernos entre tanta información. Y más cuando hay información transmitida en vivo.

Lo más importante que esta nueva vida digital te ofrece, es el poder estar de forma itinerante donde quieras, seguir en comunicación constante con los tuyos, tener acceso a tus fotos, música, tu colección de libros, etc. y compartir al instante la experiencia que estás viviendo.

Durante estos últimos años, no siempre hubo acceso a la red, pero una vez que fue puesto de forma global Internet, accedías desde un cibercafé y más adelante los hoteles ofrecieron la conexión, no sin pagar, pero tenías la posibilidad de conectar. Aunque la verdadera revolución llegó con la tecnología WIFI, donde el acceso ya es desde cualquier lugar, incluso en una plaza pública.

Que consultes o recibas mensajes por cualquier de los muchos medios que existen, que puedas ojear la prensa de tu ciudad o realizar una transacción bancaria desde cualquier lugar, forma parte de tu vida digital, y te ofrece un abanico de posibilidades que debes poner a tu favor, sin caer en una dependencia, pero sí haciendo un uso racional de la tecnología.

Ruth Barragán López

Colaboradora de El Puente. Egresada del Diplomado en periodismo El Puente/ITESO. Catedrática del ITCG. Aguerrida jugadora de volibol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *