La salud empieza en el plato

Por: Mónica y Ruth Barragán

La pandemia por coronavirus nos ha puesto a reflexionar sobre la importancia de la alimentación; una buena nutrición es garantía de una buena salud, y cuidar lo que se consume cotidianamente es un factor fundamental para mantenerse sanos el mayor tiempo posible.

 

La opción más sencilla es seguir el plato del buen comer, cuyo diseño está realizado con el fin de atender la buena nutrición y disminuir las enfermedades crónico degenerativas que se han convertido en el foco de morbilidad más importante en México; la obesidad, hipertensión, diabetes son el resultado de enfermedades que más están afectando a las población mexicana desde edades muy tempranas, debido a las nuevas formas de alimentarse basadas en la comida industrializada, el aumento de harinas y azucares refinados.

Por lo tanto, es necesario repensar la forma en que consumimos los alimentos cotidianos, actualmente existen miles de opciones nutritivas que dependen de la creatividad, siguiendo la instrucción del plato del buen comer y que no es necesario gastar de más en épocas tan complicadas; lo importante es realizar las combinaciones perfectas que garanticen una dieta balanceada.

Esta época en la que el permanecer en casa, aplicando la sana distancia puede ser la mejor oportunidad de aplicar las miles de combinaciones alimentarias para reaprender a alimentarse, reeducando a los adultos, jóvenes y niños lo que el cuerpo requiere y necesita para estar sano.

Si a esto le complementa con una serie de activaciones físicas sencillas de 30 minutos al día, y la ingesta de agua natural de al menos 8 vasos al día mínimo; las condiciones de salud serán favorables para todos los miembros de la familia y al término de esta cuarentena se habrá adquirido nuevo hábitos alimenticios que serán benéficos para las familias.

Aquí algunas opciones que podemos consumir diariamente para favorecer nuestra salud y que fortalecen nuestro sistema inmunológico

 

Cítricos

El limón o la naranja, al igual que las verduras de hoja verde como las espinacas, son ricas en Vitamina C. pues aumentan y fortalecen las defensas, además de a aliviar los síntomas en el caso de que ya hayamos contraído una gripe o resfriado.

Ajo y cebolla, contienen un componente antiviral y antibacteriano que protege de contraer infecciones y favorecen el proceso de curación.

Alimentos antioxidantes, incluir frutas y verduras como remolacha, brócoli, granada, arándano, carambolo, entre otros; sus antioxidantes ayudan a combatir los radicales libres en el organismo.

Huevos, este alimento contiene dos minerales esenciales para las defensas, zinc y el selenio. Es recomendable incorporarlos a la dieta con moderación una o dos veces a la semana.

Alimentos fermentados, son los que contienen bacterias vivas “prebióticos”, produciendo efectos beneficiosos en el sistema digestivo, inmunitario y en el resto del organismo, yogurt, kéfir entre otros.

Jengibre ya que ayuda al sistema digestivo y circulatorio, el jengibre también combate los virus y bacterias dañinos, ya que es rico en nutrientes como el potasio, la niacina y la vitamina C, además de contar con propiedades expectorantes, antitoxinas y antiinflamatorias, lo que nos puede ayudar a combatir varios de los síntomas de la gripe o el resfriado.

Es importante recordar que una dieta variada que incluya todos los grupos alimenticios favorece un cuerpo más resistente a las agresiones externas y enfermedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *