Trabajo en casa: las costureras

Por: María de Jesús Ramírez Parra

“Disfruto confeccionar vestuarios, desde el momento que alguien me solicita elaborar alguna prenda, mi mente inicia su trabajo, me empiezo a imaginar lo que le voy a hacer, y como le quedara mejor a mi clienta”.

Es un arte el diseñar, cortar y coser telas para la confección de vestidos de día y de noche, blusas, trajes de chaqueta de géneros finos, faldas y, en general, toda clase de conjuntos femeninos. Tal cometido corresponde específicamente a las modistas, este trabajo es el que realiza la señora Emilia Arroyo Díaz; ella actualmente vive en Sayula Jalisco, pero es originaria del rancho Las Juntas de Mota municipio de Tamazula, cerca de la Garita;

La señora Emilia narra lo siguiente: “me tuve que venir a vivir a Sayula, ya que en mi rancho para asistir a la escuela, teníamos que caminar dos horas diarias; mi mamá la señora María Díaz vio que yo tenía aptitud para aprender rápido y me mando a vivir a Sayula; en este lugar vivía una hermana llamada Consuelo, que estaba casada con un militar, así que me quede a vivir en esta ciudad”.

La costurera explicó el inicio de su vocación: “mi hermana tenía una máquina de coser que a mí me llamaba mucho la atención, tanto el ruido que hacía, como lo que ella creaba, pues era costurera y desde ese tiempo a la edad de ocho años, yo inicié moviendo la máquina, sola me enseñé a manejarla, jamás nadie me dijo cómo hacerle; cuando me casé, y tuve a mis hijos me puse a coser, a hacer vestiditos, faldas, pantalones, para mi primer hija Mariela y para Carlos el segundo, le confeccionaba shorts, trajecitos; todo esto yo lo hacía a tanteo, sin tener conocimiento para cortar; ellos fueron una hermosa motivación para que yo me dedicara a esta labor”.

En 1985 tomó un curso básico de corte y confección con una vecina y de ahí en adelante continuó diseñando cosas para diferentes personas, ahí empezó a coser ajeno. Al principio solo tenía una máquina facilita: “actualmente tengo máquinas industriales en las que ya elaboro cosas más personalizadas, confecciono prendas especiales de acuerdo a tallas y detalles muy específicos”.

En una época en donde quedarse en casa es una tragedia económica para muchas personas, destaca que en las raíces del sur, hay actividades productivas que se realiza tradicionalmente en el hogar: “como mi trabajo lo realizo en mi casa, a mí no me afectó, además en mi familia tenemos la costumbre de tener una reserva para los imprevistos o apuros que nos puedan llegar, así que nuestros recursos nos han sido suficientes”.

Emilia, es una mujer relativamente joven, con dos hijos, Carlos y Oscar y dos hijas, Mariela y Stefany está casada con el señor José Apolinar Larios está muy contenta y satisfecha del trabajo que realiza; en su charla ella asegura: “es más fácil trabajar en mi casa porque estoy al pendiente de ella, alterno mis ocupaciones de ama de casa con la labor que ejecuto diariamente, además mi trabajo es muy redituable, pues gano lo suficiente para vivir, para lo que se va necesitando diariamente; cuando hay bastante trabajo es muy cómodo realizarlo hasta en la noche, pues no tengo que andarme trasladando, con el inminente peligro que implica hacerlo a otros lugares”.

Diciembre es el mes de más trabajo, elaboró sólo 20 trajes para la danza guarachera, esos atuendos siempre han sido demasiado laboriosos: “en el año 2006 me inicié en alta costura, realicé siete cursos en los que me especialicé en diferentes cosas. Afortunadamente la mayor parte de tiempo tengo suficiente trabajo, y yo encantada de hacerlo, me fascina”.

El punto de partida generalmente es un boceto para el cual se utilizan las medidas del cuerpo de la cliente, así la diseñadora que es Emilia, utiliza estas medidas para crear patrones base, que son básicos en la elaboración de cualquier prenda; nuestra entrevistada vive y trabaja en su casa, en la colonia ISSSTE, de Sayula.

María de Jesús Ramírez Parra

Mary Chuy es egresada del Diplomado de Periodismo El Puente/ITESO. Colaboradora de El Puente.
Periodista en Sayula.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *