Jornada de represiones en Jalisco

Por Alonso Sánchez

La capital de Jalisco lleva tres días de manifestaciones intensas que han terminado en violencia, detenciones arbitrarias y desaparición forzada. Sin embargo, hasta el momento el gobernador del estado, Enrique Alfaro Ramírez, no ha hecho más que lanzar culpas a otras partes, particularmente al Presidente de la República.

El jueves, Alfaro en un mensaje oficial dijo que la manifestación de ese día se vio infiltrada por “personas amotinadas que se agregaron al contingente y que no eran de Guadalajara”, dijo además que los hechos violentos se orquestaron “desde la Ciudad de México, desde los sótanos del poder”.

Al día siguiente, el viernes 5 de junio se tenía planeada una segunda jornada de manifestaciones para exigir justicia por Giovanni López Ramírez, asesinado el pasado 5 de mayo, sin embargo, esta manifestación tuvo como nuevo objetivo, exigir la liberación y aparición con vida de los manifestantes detenidos el jueves. Esta movilización se concentraría en las inmediaciones de la Fiscalía de Jalisco, “en la calle 14”.

Lo que los manifestantes no se esperaron, ni la población en general, fue la respuesta de las autoridades en contra de toda persona que tuviera la “finta” de ser manifestante y ser joven. Comenzó una ola de detenciones arbitrarias, “levantones” y desapariciones forzadas por supuestos elementos de seguridad pública y de la fiscalía vestidos de civil, que según lo que se comenzó a relatar en las redes sociales se llevaban a los detenidos en camionetas sin rotulación oficial ni placas para dejarlos en lugares alejados de donde fueron detenidos, además de incomunicados.

Los hechos del jueves

El jueves 4 de junio se convocó a una manifestación para exigir justicia por Giovanni López, joven asesinado presuntamente por elementos de la policía municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos el pasado 5 de mayo “por no usar cubrebocas”. La manifestación comenzó en el Parque de la Revolución, también llamado Parque Rojo, y se dirigirió al palacio de gobierno en el centro de Guadalajara.

Al llegar a dicho lugar los manifestantes comenzaron a hacer pintas en los muros del edificio oficial, así como a destrozar las puertas y cristales. Ahí mismo en las afueras del Palacio de Gobierno los manifestantes le prendieron fuego a dos camionetas de la policía del estado. Mientras que en los alrededores, y según constan imágenes publicadas en las distintas redes sociales, policías amedrentaron a manifestantes con palos, a golpes y patadas, incluso existen reportes de la prensa que cubría la manifestación, que también sufrieron agresiones por parte de llas autoridades municipales.

Los hechos del jueves provocaron una ola de mensajes de desacreditación en redes sociales en contra del gobierno estatal. En la red social twitter los hashtag que se posicionaron fueron #AlfaroRepresor, #AlfaroTraidor, #AlfaroRenuncia, #AlfaroCobarde, #AlfaroAsesinoRepresor, y sorpresivamente también se posicionó #AlfaroParaPresidente. El centro de la Ciudad de Guadalajara se convirtió prácticamente en un campo de batalla entre manifestantes y policías municipales.

El viernes

La manifestación y el reclamo social tuvo como consecuencia que la mañana del viernes 5 de junio elementos de la Fiscalía de Jalisco arribaran al municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, lugar donde Giovanni López fue privado de su vida, con el objetivo de tomar el mando policial del municipio.

De acuerdo a la información oficial se logró la detención de los supuestos elementos municipales involucrados en la detención y asesinato de Giovanni López, así mismo Eduardo Cervantes Aguilar, presidente de aquel municipio, tenía cita el viernes 5 a las 12 del medio día para declarar ante la Fiscalía los el caso de Giovanni López. Sin embargo el alcalde no llegó a la cita, y ahora deberá presentarse el próximo lunes como imputado y tendrá que acompañarse por un abogado.

Debido a la manifestación del jueves 4 de junio el Frente por la Libertad de Expresión y Protesta Social, conformado por diversos organismos de derechos humanos, emitió el comunicado “Autoridades en Jalisco deben respetar los derechos humanos en el contexto de protestas” donde expresaron “Observamos con preocupación que la respuesta de las autoridades lejos de entender y atender el legítimo descontento social, ha sido hacer uso de las armas “menos letales”, realizado detenciones arbitrarias y encapsulamientos”. Además por parte de ARTICLE 19, defensores de los derechos de los periodistas, “documentó cuatro agresiones contra periodistas, dos de las cuales fueron perpetradas por integrantes de la policía estatal, causando lesiones y daños en materiales de equipo”. Esto además de retomar la exigencia de justicia para la familia de Giovanni López Ramírez.

La sorpresiva respuesta de la Fiscalía de Jalisco

El viernes 5 de junio Enrique Alfaro, junto con los gobernadores de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Michoacán, Durango, Colima y Guanajuato sostuvieron la reunión interestatal COVID-19 “Nueva Convivencia Social” en Tequila, Jalisco con el objetivo de hacer frente a las acciones tomadas por el gobierno de la República con relación a la pandemia provocada por el coronavirus. Mientras Alfaro se reunía con sus homólogos, en Guadalajara se preparaba el terreno para una nueva ola de represión por parte de las autoridades en contra de los manifestantes.

La manifestación del viernes fue convocada para dar inicio a las 6 de la tarde en las inmediaciones de la Fiscalía de Jalisco para exigir la liberación de quienes fueron arrestados durante las protestas del día anterior. Pero al llegar al punto de reunión los asistentes se encontraron con un acordonamiento total por parte de la policía de Guadalajara, así como de elementos de la fiscalía, para impedir el paso hacía la fiscalía.

Aunque el punto de reunión fue el edificio de la policía investigadora de Jalisco, alrededor de la manzana donde se encuentra dicho lugar policías vestidos de civil comenzaron una “cacería” en contra de toda persona sospechosa que pudiera ir a la manifestación. Fueron horas de angustia, tanto para las agrupaciones de derechos humanos, así como para cualquiera que pasara por esas calles y fuera joven con características de “manifestante”. Incluso hubo testimonios donde se dijo que policías abordaron unidades del transporte público para hacer cateos públicos y bajar a todo sospechoso o sospechosa de ser manifestante.

Inés M. Michel, desde su cuenta de twitter @inesmmichel dijo “Este es mi testimonio. Fui detenida sin explicaciones hoy por la policía del estado de #Jalisco @EnriqueAlfaroR dijo que no ordenó esto, pido ayuda p/difusión y que se castigue a quienes detienen arbitrariamente y al azar (no llegamos ni a la manifestación)” (sic). Y así como ella, varias personas comenzaron a difundir lo que vivieron a la hora de su detención, así como lo que ocurrió en los minutos siguientes.

Ante esta situación periodistas y especialistas comenzaron a decir que las prácticas realizadas por parte de la policía municipal, así como de elementos de la fiscalía había sido detenciones arbitrarias y desaparición forzada. Karolina Chimiak, integrante del Centro de Justicia Para la Paz y el Desarrollo, CEPAD, dijo que la jornada del 5 de junio había terminado con la detención y desaparición de al menos 30 jóvenes, por lo que le darían seguimiento a sus casos hasta que se localizara a cada uno de ellos y ellas.

Lo ocurrido en Guadalajara recordó a muchos la actuación de la policía en contra de los manifestantes durante la Cumbre del G20 durante el gobierno panista de Francisco Ramírez Acuña, por lo que la herida de la represión y el uso de la fuerza pública para desaparecer personas volvió a abrirse en la sociedad jalisciense.

El gobernador de Jalisco en un mensaje a través de su cuenta de twitter la tarde noche del viernes dijo “Han sido 48 horas de resistir todo tipo de ataques, provocaciones e intentos de desestabilizar el estado… Con esas acciones se violentó mi instrucción de no cometer excesos y actuar siempre respetando los derechos humanos. Es frustrante que, después de todo lo que hemos aguantado para defender Jalisco, por la irresponsabilidad de alguien tengamos que salir a corregir sus errores”

Los gobernadores que se reunieron con Enrique Alfaro en Tequila, Jalisco, según información publicada en el portal aristeguinoticias.com, respaldaron a su anfitrión al decir que la violencia está orquestada desde la Ciudad de México, lugar donde ayer viernes también hubo manifestaciones violentas en la sede de Jalisco y donde policías capitalinos golpearon a una joven de 16 años, pues todos coincidieron en que “no van a caer en provocaciones por parte de nadie”.

La última declaración por parte de CEPAD, quien está al pendiente de las personas desaparecidas durante estos dos días de protesta, ha sido a través de su cuenta de twitter donde manifiestan “Exigimos información oficial sobre las personas detenidas durante las manifestaciones del 4 de junio, ya que se desconoce cuántas personas siguen en calidad de detenidas al igual que se desconoce su ubicación/Una persona que fue detenida el 4 de junio y que acompañamos.

Hoy a las 8:30 en @FiscaliaJal informaron que ya había sido trasladada al Preventivo en Puente Grande. Sus familiares fueron al Preventivo y a Juicios Orales y ahí comentan que no se encuentra la persona: «Sobre las personas detenidas de manera arbitraria el día de ayer en los alrededores de la fiscalía y que se desconoce su paradero, exigimos su localización de manera inmediata”.

Para este sábado 6 de junio se estima que seguirán las protestas, ahora no solo es para exigir justicia por el asesinato de Giovanni López Ramírez, también se exigirá el castigo a los responsables por las detenciones arbitrarias y las desapariciones forzadas, así como la liberación y presentación con vida de los detenidos y detenidas.

Alonso Sánchez


Reportero. Egresado de la Lic. en Periodismo del CUSUR. Egresado del Diplomado en Periodismo El Puente/ITESO. Freelancero en proyectos de comunicación y cultura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *