Primicias del Papa Francisco

El 29 de junio el Papa Francisco dio a conocer su primera Carta Encíclica dirigida a los obispos, a los presbíteros y diáconos, a las personas consagradas y a todos los fieles laicos. La Encíclica tiene una introducción, cuatro capítulos y cierra con una consideración sobre la Virgen María y una oración dirigida a ella.

La Encíclica nace en el contexto del Año de la Fe que Benedicto XVI proclamó a los 50 años del inicio del Concilio Vaticano II, justamente el día de su inicio; viene a sumarse a las Encíclicas sobre la caridad y la esperanza de Benedicto XVI.

La Encíclica desarrolla la fe como don de Dios, como una luz que viene al hombre e ilumina toda la existencia, capaz de llegar a la verdad más honda. No se opone a la razón que también comprende, pero no llega a iluminar toda la existencia.

Luego describe el Papa el caminar de la fe en la Sagrada Escritura, desde Abraham, nuestro Padre en la fe, hasta San Juan que centra la plenitud de la fe en Cristo y hace notar que la fe tiene una forma eclesial. Es decir, creemos en Cristo, cuyo cuerpo, que es la Iglesia –siguiendo la imagen paulina- reúne a todos los creyentes. Después describe la relación de la fe con la verdad: creer es apoyarse en Dios, tener seguridad. Y para esto hay que comprender los caminos de Dios, su manera de gobernar el mundo. Por eso dice Isaías: “Si no creéis, no comprenderéis”.Es ver las cosas con una nueva luz.

Luego señala el Papa que la fe se transmite a través del testimonio personal, tiene una dimensión eclesial.

En la última parte logra el Papa Francisco exponer su pensamiento sobre la construcción de la ciudad. Dios va preparando a todas las generaciones, provenientes de diversas razas y pueblos y va preparando la ciudad de Dios con la justicia, el derecho y la paz.

Ahí debemos ver la acción de Dios ya presente. El plan de salvación de Dios se extiende a todos los seres humanos y abarca la vida de la tierra y del cosmos. Por esta razón debemos respetar la naturaleza.

Claves de lectura de la Encíclica
Voy a señalar algunas claves de lectura que nos permitan hacernos una idea de la Encíclica.

Una Encíclica de transición
El Papa Francisco hace aportes propios, con su lenguaje más pastoral, pero asume lo que ya el Papa Benedicto XVI había elaborado. Así lo dice en el N. 7 de la Encíclica: “Benedicto XVI ya había completado prácticamente una primera redacción de esta Carta encíclica sobre la fe. Se lo agradezco de corazón y, en la fraternidad de Cristo, asumo su precioso trabajo, añadiendo al texto algunas aportaciones”

Al leer la Encíclica, uno se da cuenta del lenguaje y del aporte del Papa Benedicto XVI. Sobre todo los capítulos 2 y 3: el problema de la verdad, el problema del bien. Como dice el Papa Francisco, asume el trabajo previo de Benedicto XVI. Esto se desprende fácilmente de las dos Encíclicas anteriores del Papa Benedicto XVI: una sobre la esperanza y otra sobre la caridad. Faltaba la de la fe. Con esto se completa la trilogía de las virtudes fundamentales del cristiano: la fe, la esperanza y la caridad.

Una Encíclica hecha desde la autenticidad personal

El Papa Francisco mira por el bien de toda la Iglesia y no por el bien de sí mismo. En este sentido –y con verdad y humildad, como dice Santa Teresa- asume lo ya avanzado por su predecesor y no tiene empacho en decir que él sólo añade algunas consideraciones a la Encíclica. Este rasgo de autenticidad es añejo en el Papa. En varias ocasiones ha dado testimonio de ello.

Vacíos en la Encíclica

Quizá el vacío más notorio en la Encíclica es la crisis de fe por la que atraviesa el mundo; así lo señala el teólogo Leonardo Boff. En los últimos tiempos se ha dado un abandono notable de la Iglesia católica por parte de muchos fieles, sobre todo en Europa, pero también en nuestra América y en otros continentes. También se ha dado un éxodo de fieles de la Iglesia católica que han pasado a las Iglesias pentecostales o a otras denominaciones protestantes.

En el pensamiento del Benedicto XVI, la discusión es al interior de la Iglesia y no logra dialogar con el contexto actual. Esto se refleja sobre todo en la reflexión sobre la verdad al interior de la Revelación que desarrolla Benedicto XVI en el capítulo segundo. Esta es una laguna que seguramente será superada por el Papa Francisco.

Poco a poco veremos en los escritos del Papa Francisco un lenguaje claro, en diálogo con el mundo y con aporte novedoso para la vida de la Iglesia y de los pueblos.

Descargar la Encíclica

Publicación en Impreso

Edición: 130
Sección: Ventana desde la Fe
Autor: P. Juan Manuel Hurtado

1 pensamiento sobre “Primicias del Papa Francisco

  1. Respetable padre Juan Manuel Hurtado.
    Podría desarrollar o comentar algo sobre la jornada mundial de la juventud celebrada en Brasil?
    Y sobre el congreso Josefino que se llevará a cabo en Zapotlán el Grande a partir de Septiembre. pues casi no se ha difundido este evento. de antemano gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *