Para una realidad común, un proyecto común

La sexta vicaría pastoral de la Diócesis de Ciudad Guzmán fue creada por el Sr. Obispo Serafín Vásquez Elizalde, el 28 de junio de 1986, y está organizada en dos zonas: Zona San Gabriel y Zona Tapalpa.

La zona San Gabriel está integrada por las parroquias de Alista, El Jazmín, San Gabriel, Jiquilpan y la Vicaría Fija de Apango. Curiosamente son poblaciones que junto con sus ranchos, conforman el municipio de San Gabriel. Como pueblos tienen una realidad común y como parroquias caminan con un proyecto común.

Una realidad común

128. Pulso Vicarial. Sexta vicaria_Foto01

La evangelización no se hace sin ton ni son. Es necesario un proyecto, una organización, unos lineamientos, unos criterios. “Se trata que la evangelización responda a las situaciones muy concretas”: expresó el P. Andrés Martínez Vázquez, responsable del Curso Introductorio del Seminario de Ciudad Guzmán.

“Para hacer más eficaz la evangelización vemos que así, divididos en dos zonas, nos ayuda a estar más cerca de la comunidad, y más cerca también de las parroquias”: manifestó el P. Manuel Torres Panduro, párroco de Jiquilpan desde finales de 2007.

Al preguntarle la razón de la existencia de las dos zonas pastorales en la sexta vicaría, el P. Andrés dijo: “la zona Tapalpa tiene características económicas, culturales, religiosas, parecidas; y acá también somos diferentes; en toda esta región del Llano (en Llamas) las parroquias tienen situaciones parecidas”.

El P. Andrés identificó las similitudes de la zona San Gabriel: “Si hablamos de la situación económica, mucha gente trabaja en invernaderos. La gente es campesina y trabajan como huerteros. Políticamente pertenecen a un mismo municipio, con sus realidades parecidas. En la cuestión religiosa, antes era una sola parroquia y el Cristo de la Misericordia unía a todas las demás comunidades. En la religiosidad popular, la Virgen de Guadalupe va uniendo a esta región”.

Con el paso de los años se ha aclarado la necesidad de fortalecer el trabajo pastoral en las dos zonas. El 19 de septiembre de 2007, y respaldado por el Consejo Diocesano de Pastoral, “el Sr. Obispo Don Rafael León animó a la Vicaría a que siga en el trabajo en las zonas”. Así está expresado en el acta de aquella reunión.

Un proyecto común

Actualmente la Zona San Gabriel trabaja en la elaboración de su plan de pastoral. Lo mismo hace la Zona Tapalpa, integrada por las parroquias de Tapalpa, Chiquilistlán, Juanacatlán y Atemajac de Brizuela.

“Ya contamos con un plan” dijo con gusto el Sr. Cura de Jiquilpan, quien fue vicario en aquella vicaría en el periodo 2009-2012: “Lo que hicimos fue trabajar en la Asamblea de zona, con sacerdotes y laicos, en la elaboración de este plan, teniendo de base los cinco planes. Buscamos cómo ir conjuntándolos, cómo ir relacionándolos y sacar los puntos comunes que tenemos en las parroquias”.

El plan de la zona está inspirado y orientado por el Cuarto Plan Diocesano. Hacen el esfuerzo de aplicarlo a la realidad de las parroquias del municipio sangabrielense: “De las cinco prioridades del plan diocesano, pusimos nosotros cuatro. Una es sobre la vida digna, el cuidado del medio ambiente –ecología–, la Iglesia ministerial y misión desde la base”, explicó el P. Manuel y añadió: “La quinta (prioridad del plan diocesano), que es sobre la formación, nosotros vemos que es como un eje transversal, que vamos a ir combinando en las asambleas, en la formación, en el intercambio de experiencias y en los compromisos de cada prioridad”.

En relación a ese plan está estructurada la zona. Tienen un equipo de dirección, encabezado por el P. Manuel Sanabria Martínez, vicario parroquial en San Gabriel. Los siete sacerdotes de la zona tienen sus reuniones. Hay asambleas de zona, en las que ordinariamente participan de 60 a 70 laicos. Se reúnen los equipos de campos específicos en dos bloques. “En el bloque uno está CEBs (Comunidades Eclesiales de Base), ministerios, ecología, organizaciones básicas, organizaciones civiles y pastoral familiar con los de matrimonios, es el bloque uno y se junta un día. Y al siguiente día se junta el otro bloque, que es el de catequesis y catecumenado, pastoral vocacional, jóvenes y misión, Procala, pre-bautismales y liturgia”, según narró el P. Carlos Enrique Vázquez Chávez, recién nombrado Coordinador Diocesano de Pastoral Vocacional. Estos equipos están integrados por sacerdotes y laicos de las cuatro parroquias.

La participación tanto de los laicos como de los sacerdotes es activa y dinámica. Van y vienen, se encuentran, reflexionan, oran y toman acuerdos juntos. Luego regresan a sus comunidades a la misión. De ellos depende en gran parte el caminar pastoral de las parroquias de la Zona San Gabriel, de la zona como tal y, además, caminan articulados con la otra zona como vicaría sexta.

Publicación en Impreso

Edición: 128
Sección: Pulso Vicarial
Autor: P. José Lorenzo Guzmán Jiménez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *