Mujeres e Independencia

Rosa Eugenia García Gómez

Hoy, en este mes de septiembre, celebramos la libertad, esa que con el grito simbólico de Independencia se empezó a vislumbrar hace 211 años de acuerdo con la historia que nos relatan los libros y que hoy integran el imaginario social de las motivaciones de quienes participaron en el movimiento.

Y como la educación formal que hemos recibido en la escuela siempre habla de los precursores, quiero centrarme en algunas de las mujeres participantes en el movimiento, de las que poco o nada se habla en los libros, como si la tinta para hacer historia hubiera evitado a propósito narrar sus acciones, de no menos sentido patriótico y nacionalista.

Leona Vicario, quien tenía todas las ventajas para ser una mujer favorecida de su época, optó por apoyar con su fortuna la causa insurgente del México virreinal. Considerada una de las primeras mujeres periodistas del país, participó con su pluma en El Ilustrador Americano, El Federalista y el Semanario Patriótico Americano, dando cuenta de los logros liberales en la pugna por la independencia.

A Mariana Rodríguez del Toro se le atribuye una arenga hacia los conspiradores independentistas atribulados por la detención de los líderes del movimiento el 8 de abril de 1811 por la traición del realista Ignacio Elizondo. Mariana les dijo así: “¿Qué sucede, señores?, ¿no hay otros hombres en América aparte de los generales que han caído prisioneros? «¡Libertar a los prisioneros: tomemos aquí al virrey. Ahorquémoslo!”.

Por otra parte, nacida en Erongarícuaro, Michoacán, María Luisa Martínez junto con su esposo Esteban García Rojas era tendera donde se abastecían tropas realistas, lo que le permitía enterarse de detalles del movimiento para luego transmitirlos a las fuerzas independentistas a las que también apoyaba de manera económica. Aprendida y encarcelada en tres ocasiones en la tercera ya no pudo evadir la sentencia de muerte y ante el pelotón de fusilamiento dijo “Tengo el derecho de hacer lo que pueda por mi país, porque soy una mujer mexicana. No creo haber cometido ningún delito, sólo he cumplido con mi deber”.

Tres mujeres, como otras más conocidas como Josefa Ortiz de Domínguez, la Corregidora, o la misma “Güera” Rodríguez, María Ignacia Rodríguez de Velasco y Osorio Barba, seguramente no fueron las únicas que se sumaran a la causa independiente, y aunque hoy invisibles sus acciones merecen ser parte de una nueva narrativa de reivindicación histórica, porque la libertad a la que contribuyeron nos ha alcanzado a todos y a todas.

Coordinadora de la Licenciatura en Periodismo en CUSur.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *