Los ministros de la Eucaristía: pan para los pobres

En la víspera de la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo se celebró un Encuentro Diocesano de Ministros de la Comunión. La mañana del 2 de junio, aceptando la invitación del Equipo Diocesano de Ministerios Laicales, cerca de 120 ministros laicos de la Sagrada Comunión se convocaron en el Seminario Mayor de Ciudad Guzmán.

Participaron servidores de cinco vicarías de nuestra Diócesis: desde la sierra de Tapalpa; desde las playas de Sayula y la zona pitayera; desde las tierras cañeras de Tamazula y de la zona mazorquera del Valle de Zapotlán.

En un ambiente de fe y muy fraternal, el encuentro cumplió con el objetivo de alimentar la mística de estos hermanos y hermanas, que sirven a sus comunidades en la distribución de la Sagrada Eucaristía, tanto en las celebraciones como en los domicilios particulares de los enfermos.

En el corazón de la Pastoral Litúrgica, está la celebración del misterio Pascual de Jesucristo, que la comunidad celebra y testimonia al ofrecer el amor y la salvación de Dios, especialmente a los enfermos. Cada vez que los ministros laicos de la Sagrada Comunión llevan la Palabra de Dios y la presencia sacramental de Jesucristo, se actualiza y revive la solidaridad, el servicio y la entrega del mismo Cristo, que es el Pan de la Vida.

El encuentro, al tener como centro la Palabra y la Eucaristía ayudó a los participantes a tomar conciencia de que su servicio exige el encuentro vital con Cristo y alimentarse sacramentalmente de Él. Motivados por el entusiasmo y la experiencia ministerial de muchos otros hermanos y hermanas, se comprometieron a continuar su servicio.

Los momentos de reflexión y oración los llevó a agradecer a Dios el llamado que les ha hecho, a valorar el servicio que están prestando como Ministros de la Eucaristía y a tomar conciencia de que su servicio ayuda a que nuestra Diócesis se siga configurando como una Iglesia sencilla, semilla del Reino con rostro laical y ministerial.

Un momento importante fue recordar y descubrir que los ministerios prestados por los laicos en la Iglesia son para cumplir la misión de la Iglesia, tal como lo confirma el Documento de Aparecida:»Por su condición de partícipes de las funciones profética, sacerdotal y real del Pueblo de Dios, los laicos y laicas, están llamados a participar en la acción pastoral de la iglesia; primero con el testimonio de su vida y, en segundo lugar, con acciones en el campo de la evangelización, la vida litúrgica y otras formas de apostolado según las necesidades locales» (DA n. 211).

El Equipo Diocesano responsable de Servicios y Ministerios desea que esta vida ministerial siga promoviéndose a lo largo y ancho de toda nuestra Iglesia diocesana. Pero, saben que para que esto suceda es necesario que todas y todos los bautizados de los barrios, colonias y ranchos asuman el compromiso de ser verdaderos discípulos de Jesús y entusiastas mensajeros de la buena nueva del Evangelio.

Con esta esperanza, quienes participaron en este encuentro diocesano de Ministros de la Eucaristía, se llevaron el compromiso de convertirse en pan de Jesús que anime, alivie y alimente la vida cristiana de los enfermos de sus comunidades, a ejemplo de Jesús que hizo de su vida y ministerio un pan bueno que ofreció su vida en la cruz.

Los participantes se fueron a sus comunidades llevando en su corazón el compromiso de compartir sus panes y sus bienes, para hacerse pan sabroso en el servicio generoso a sus hermanos pobres y enfermos, sabiendo que son presencia viva de Cristo resucitado a quien deben atender y servir.

Publicación en Impreso

Número de Edición: 103
Sección de Impreso: Página Viva
Autor: P. Miguel Ángel Chavira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *