El Puente

Diócesis de Ciudad Guzmán, Jalisco, México

La sandia “la fruta que es buena para todo”

Por: Mónica y Ruth Barragán

En las épocas de calor es muy común ver en los tianguis de la región una fruta enorme con los colores verde, blanco y roja; la sandía lleva los colores de la nación.

La sandía también es conocida como melón de agua, agua melón o patilla; es una fruta de la familia de las cucurbitáceas originaria de África, donde todavía crece de forma silvestre. Los primeros vestigios de su cultivo se centran en Egipto y datan del 3.000 a.C. Las fértiles márgenes del río Nilo fueron las zonas donde se expandió hasta llegar al mediterráneo, Asia y por consecuencia a América tras la conquista; adaptándose por casi todo el continente debido a la nobleza de esta planta para soportar temperaturas cálidas. Siendo consumida por animales y humanos como medio para abatir la sed en lugares extremos o con poca precipitación pluvial.

La sandía es una planta de ciclo anual con tallos pilosos provistos de hojas, sus flores son amarillas, grandes y unisexuales, dan un fruto grande esférico, carnoso y jugoso de gran contenido de agua que representa casi 90% de su constitución. Su color verde característico con pulpa color rojo carmesí o amarilla de sabor dulce refrescante.

El fruto contiene alrededor de 6% de azúcares y 91% de agua, es fuente de vitamina C, ligeramente diurética, contiene licopeno y beta caroteno, vitamina A, calcio, fósforo, potasio y magnesio entre otros minerales. Su valor calórico es muy bajo, apenas 20 calorías por 100 gramos.

En México se produce casi todo el año; un millón doscientas mil toneladas en promedio, que está dividida en 27 estados, siendo Sonora, Chihuahua y Jalisco los principales productores, los cuales en conjunto aportan más de la mitad de la producción total a nivel nacional, destinándose poco más de 50 mil hectáreas en el país para llevar a cabo el cultivo de esta hortaliza; lo que le ha permitido ser el onceavo productor a nivel mundial, exportando este fruto a otros países, primordialmente a Estados Unidos. Así mismo se estima, según datos de la Sagarpa que en 2017 el consumo promedio de sandía por mexicano fue de 2.4 kilogramos.

Elegir una sandía

Busca una que tenga una forma uniforme, firme, simétrica y sin magulladuras, cortes o abolladuras. Si tiene algún bulto o protuberancia, significa que recibió cantidades irregulares de luz solar o agua durante su crecimiento. Por lo tanto, la sandía estará seca e inconsistente. Levántela, esta debe ser pesada para su tamaño, lo que indica que está llena de agua y, por lo tanto, sabe bien y está madura.

Busque la mancha de suelo, que se encuentra en la parte inferior, de color amarillo cremoso, ya que es la zona que se apoyó en la tierra y se maduró al sol, así que cuanto más oscura sea mejor. Si la mancha de suelo es blanca o casi imperceptible, probablemente signifique que la cosecharon demasiado pronto y no se madurará.

Examine el color, cuando está madura debe ser de color verde oscuro y tener una apariencia opaca en lugar de brillante. Si luce brillante, lo más probable es que no esté madura.
Si va a comprar una sandía precortada, hay ciertas cosas que se debe tener en cuenta. Escoja trozos con pulpa roja brillante y semillas marrones o negras. Evite escoger trozos con manchas blancas y muchas semillas blancas. También debe evitar seleccionar una cuya pulpa luzca seca, harinosa o esté separada de las semillas. Para conservarla se puede guardar en el refrigerador hasta por una semana, no se recomienda que se mantenga a menos de 4 °C porque el frío excesivo daña la fruta. Si quiere madurarla después de comprarla, manténgala a temperatura ambiente durante un par de días.

Usos, beneficios y remedios populares con sandia

Remedio con sandía para la inflamación de la vejiga

Machacar 6 cucharadas de semillas de sandía recién sacadas con un objeto pesado, y cuando están un poco partidas, hervir en un litro de agua a fuego lento durante 45 minutos. Colar y tomar el líquido por lo menos 3 veces al día en cantidades de 1 taza cada vez.

Remedio con sandía para quemaduras leves

Colocar pulpa y el jugo de una sandía completamente madura en un frasco de vidrio limpio y bien cerrado y dejar a temperatura ambiente durante unos tres a cuatro meses. Entonces, colar el jugo, el cual habrá adquirido en ese tiempo un olor de ciruela amarga. Lavar la quemadura leve con agua fría y luego aplicar directamente sobre el área quemada y vendar. Cambiar varias veces al día.

Remedio con sandía para adelgazar

Colocar una taza de jugo de toronja y 1/2 taza de sandía picada, sin cáscara ni semillas en la licuadora. Colar y tomar de inmediato un vaso preferiblemente por la mañana. Este jugo produce sensación de saciedad y, por ello, se evita comer de más. Es muy indicado en dietas de adelgazamiento. Igualmente, quita la sed.

Jugo de sandía

Puedes hacerlo con extractor, para que quede solo el zumo o licúela con poca agua y listo; si desea agregar endulzante prefiere algo de miel. Este ayuda a eliminar el ácido úrico del cuerpo, contribuyendo a aliviar la artritis, la gota y el envenenamiento por ácido úrico. Contribuye a eliminar la acidez de la sangre y las erupciones de la piel originadas en ésta. Alivia problemas gastrointestinales, trastornos pulmonares y de la piel. También se recomienda para problemas de riñón, próstata, vías urinarias y en casos de obesidad.

Jugo antioxidante de sandía

Ingredientes: Una taza de sandía cortada en trozos, media taza de zarzamoras, una taza de fresas
Preparación: Mezclar en la licuadora o bien pasar por el extractor de jugos todas las frutas perfectamente lavadas y desinfectadas. Revolver bien y beber recién preparado durante 7 días y descansar.

Mojito de sandía
Ingredientes: 3/5 partes de zumo de sandía, 2/5 partes de Ron blanco (opcional), 1 lima o limón, Azúcar moreno al gusto, 1 ramita de hierbabuena

Hielo picado
Preparación: Machacar la lima con el azúcar y la hierbabuena directamente en el vaso. Añadir el ron, el zumo de sandía y abundante hielo picado.

Ensalada de sandía:

Ingredientes: Una Taza de Sandía Troceada, una Taza de Cebolla Roja, una Taza de Tomates, medio Aguacate Troceado, Perejil y Menta (Hierbabuena) al gusto, Sal Marina, Pimienta Molida.
Preparación: En un cuenco agregar la sandía, cebolla roja, tomates el perejil, la hierbabuena, y el aguacate. Añadir el vinagre o zumo de limón, sal y pimienta molida, al gusto. Mezclar bien todos los ingredientes y servir acompañado de arroz, quínoa, pasta, o papas.

Flan de sandía:
Ingredientes: 600 ml de sandía (unas 2 o 3 tajadas) Azúcar (al gusto) 10 láminas de gelatina

Preparación: Cortar la sandía y la triturarla. Si la sandía no es muy dulce, añade azúcar al gusto. Seguidamente calentar la pulpa de la sandía a fuego medio, pero no permita que hierva. Moviendo de vez en cuando para que el azúcar no se pegue. Mientras tanto pondrá a remojo en agua las láminas de gelatina para que se hidraten. A continuación incorporar la gelatina hidratada, en la pulpa de sandía caliente. Mueva bien para que se disuelva. Después untar el molde con aceite y vaciar el contenido de la pulpa, enfriar en el refrigerador, el máximo tiempo posible, para que cuaje. Y listo, servir.

Datos curiosos e interesantes de la sandia

Los primeros exploradores utilizaban sandías como bules de agua.
La sandía más grande llegó a pesar 119 kilogramos (en 1990 por Bill Carson de Arrington, Tennessee).
El licopeno es un poderoso antioxidante carotenoide que contienen las frutas y verduras de color rosa o rojo. En comparación con un gran tomate fresco, una taza de sandía tiene 1,5 veces más licopeno.

Si tienes en casa un exprimidor, intenta extraer el jugo de un tercio de una sandía fresca y bébelo antes de tu sesión de ejercicios. Este contiene un poco más de un gramo de L-citrulina, un aminoácido que parece proteger contra el dolor muscular.
Un estudio publicado en el American Journal of Hypertension encontró que los extractos de sandía ayudaron a reducir la hipertensión y la presión arterial.

La L-arginina también puede ayudar con la disfunción eréctil, ayudando a relajar los vasos sanguíneos, incluyendo los que abastecen de sangre a su pene y es por ello que a veces a la sandía se le conoce como el “Viagra de la Naturaleza”. De hecho, se ha encontrado que los suplementos de citrulina mejoran la erección en hombres con disfunción eréctil leve.

Esta entrada fue publicada el 23 de mayo de 2018 a las 12:48 pm en la categoría Papel y tinta. Puedes seguir los comentarios a través del feed RSS 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *