El Puente

Diócesis de Ciudad Guzmán, Jalisco, México

La Iglesia tiene que ser sinodal

El nuevo obispo se reunió con el Consejo Diocesano de Pastoral
“Juntos ir buscando soluciones a la realidad, ayudados con el plan; juntos presbíteros, obispo, religiosas y laicos, cada quien desde nuestra parroquia y nuestro barrio”

La evangelización, proceso que tiene que recomenzar constantemente desde Jesucristo (Foto J. Lorenzo Guzmán J.) (2)

Por: P. J. Lorenzo Guzmán J., Párroco de Huescalapa

El 14 de diciembre se realizó la reunión del Consejo Diocesano de Pastoral (CDP). Fue la primera después de la llegada del nuevo obispo diocesano, Óscar Armando Campos Contreras.

Se trataron tres temas: la presentación de los miembros del Consejo con el padre obispo Campos, el rol del Consejo en el proceso pastoral diocesano y la sinodalidad de la Diócesis.

El Consejo, espacio de eclesialidad

Los miembros del CDP se presentaron con el obispo. La mayoría ya habían estado en los primeros encuentros que tuvo con el presbiterio, el Seminario, los laicos y las consagradas, a la semana siguiente a su llegada a la Diócesis.

El obispo dijo que estaba contento con el CDP. “Es un espacio de eclesialidad de la vida diocesana –comentó– y es muy importante que tenga claro su ser y quehacer en el proceso pastoral”.

Enseguida preguntó por los criterios que se tienen en cuenta para pertenecer al Consejo de Pastoral. Se le explicó que en las Asambleas vicariales se elige al Equipo de Dirección de la Vicaría y ahí nombran a los representantes al Consejo, tal como está normado en los documentos sinodales. Lo mismo sucede en los equipos de pastorales específicas, las consagradas y el Seminario.

Una vez que se dio respuesta a su interrogante, Campos Contreras dijo que le daba mucho gusto ver que en la Diócesis se ha ido cristalizando una visión de Iglesia en sintonía con el Vaticano II, como aparece en los Documentos Sinodales.

El Concilio nos está pidiendo que la Iglesia dialogue con las realidades del mundo, que sea servidora del mundo. En esto ha sido clave la visión de Iglesia pueblo de Dios e Iglesia comunión. No hay que olvidar que la Iglesia es fruto de la presencia de Jesucristo; sin el encuentro con Él no hay Iglesia, no hay comunidad. La evangelización es un proceso, el cual tiene que recomenzar constantemente desde Jesucristo, como señala el Documento de Aparecida. Recomenzar significa estar revisando continuamente para ver si los trabajos están impulsados por el encuentro con Jesucristo. Fueron algunas de las reflexiones hechas por el pastor diocesano, quien ya leyó el Cuarto Plan Diocesano de Pastoral.

El servicio del Consejo Diocesano de Pastoral

En el segundo momento de la reunión, el obispo escuchó el rol que desempeña el CDP en el proceso pastoral diocesano.

El Consejo fue creado por Don Serafín Vásquez el 30 de junio. Su quehacer, se le platicó a Campos, es coordinar, promover y animar el proceso pastoral diocesano, programar y animar en la ejecución del plan diocesano de pastoral y evaluar el proceso diocesano a partir de los planes.

Igualmente se le explicó que sus integrantes se cambian cada tres años, que se reúne cuatro veces al año y que está al servicio del proceso diocesano, animando sus opciones, prioridades y planes.

El obispo pidió programar las reuniones y tener continuidad en ellas, “para no hacer una pastoral de eventos”. En todo caso, los eventos hay que insertarlos dentro del proceso diocesano.

“A mí me interesa saber qué tanto avance tienen las parroquias en relación al plan. No se trata de una fiscalización sino de una animación”, comentó el obispo pensando en su ministerio episcopal y en que puede platicar sobre esto con los vicarios de pastoral. Señaló también que si algún sacerdote no puede con la parroquia en la dinámica de la planificación, puede pedirle que la entregue.

La sinodalidad en la Diócesis

En la tercera parte de la reunión, varios miembros del CDP compartieron lo que entienden por sinodalidad. La mayoría señaló: caminar juntos, articulados, no cada quien por su lado, el trabajo de conjunto con un mismo proyecto y un objetivo común.

“Juntos ir buscando soluciones a la realidad, ayudados con el plan; juntos presbíteros, obispo, religiosas y laicos, cada quien desde nuestra parroquia y nuestro barrio”, comentó Ma. Isabel Aguilar de la Cruz.

Don Óscar dijo que la Iglesia tiene que ser sinodal y aclaró que la sinodalidad es incluyente; es todo un reto y es algo muy difícil, porque se trata de trabajar con todos, no solo con los del grupo o los que piensan igual. “El camino es Jesucristo y la meta es el Reino”, concluyó.

Después de estas reflexiones, como iluminación el CDP leyó y comentó el Mensaje que dio el Papa Francisco con motivo de los 50 años del Sínodo de los Obispos (17/10/15).

Lo que dice el Papa, reflexionó Ángel Solano, “nos compromete a incluir a toda la grey, no sólo a los que ya están; a incluir a los bautizados alejados para que colaboren, pues todos somos evangelizadores”.

Por último, la comisión coordinadora del proceso de evaluación del Cuarto Plan Diocesano propuso la realización de la 10ª Asamblea Postsinodal, para tratar los avances en las prioridades en el aspecto social: vida digna y cuidado de la Creación.

La propuesta fue aprobada y se fijó la fecha: 19-20 de abril.

 

Esta entrada fue publicada el 21 de febrero de 2018 a las 2:04 pm en la categoría Papel y tinta. Puedes seguir los comentarios a través del feed RSS 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *