La comunicación alternativa, al rescate de la información

A través de la globalización los países más ricos y las empresas multinacionales han buscado extender su influencia económica, tecnológica, social y cultural. El poder de cualquier sociedad está en la información que posee, pues le permite actuar, influir en la toma de decisiones políticas, facilitar la construcción de consensos, y sobre todo crear interacción y conciencia social.

En el escenario mediático actual, bajo la sombra de la mundialización, hay condiciones propicias para que los medios de comunicación masiva, así como las nuevas formas de comunicación, contribuyan a la construcción de una diversidad globalizada.

El problema reside en cómo se afronta un reto de orden contemporanelo: cómo defender, frente a la homogenización , la interculturalidad y la diversidad en los contenidos de los medios de comunicación. En este sentido, las nuevas tecnologías, como bien puede ser el internet, han contribuido a este reto, pues hacen posible la convivencia de lo local y lo global, rompiendo las barreras del tiempo y el espacio.

Globalización de la información

A través de la globalización los países más ricos y las empresas multinacionales han buscado extender su influencia económica, tecnológica, social y cultural. Se trata de un proceso a gran escala en el que al aumentar la comunicación y las relaciones, unifica comportamientos, dinámicas sociales y formas de interactuar.

Las fronteras territoriales ya no son las mismas. Uno de los efectos del uso de nuevas tecnologías y de los flujos de información, es el desarraigo: las personas, las cosas y las ideas son arrancadas del vínculo físico con su tierra, su comunidad, lenguas, banderas y sus tradiciones.

Este proceso de desterritorialización cambia nuestro sentido de lo local y lo mundial, y de cómo éstos se relacionan entre sí. En este mundo, que algunos definen como una “aldea global”, sin barreras territoriales y lingüísticas, se vuelve más fácil obtener información para quienes disponen de los equipos o redes necesarias, participando así de la socialización del conocimiento. Los efectos de esta dinámica de interdependencia se observan en la relación que existe entre lo que sucede a kilómetros de distancia y al interior de una comunidad. Por ello, en los últimos años la comunicación también se ha caracterizado por marcar una tendencia hacia a lo global y a lo local.

Retos de la comunicación global

El poder de cualquier sociedad está en la información que posee, pues ésta genera herramientas para actuar e influir en la toma de decisiones políticas, facilita que se construyan y practiquen consensos sociales, que se analice mejor el discurso político, y sobre todo, crea interacción y conciencia social.

La sociedad actual es compleja. Lo próximo, lo que sucede en el entorno más imnediato, juega un papel importante en la vida cotidiana. Pero al mismo tiempo, las comunidades requieren estar informadas sobre acontecimientos globales, pues conocer y entender lo que ocurre en ese ámbito ayuda a explicar con mayor claridad y lógica lo que sucede a nivel local. Hechos que por muy ajenos o lejanos que puedan ser o parecer, tienen algún impacto en la vida diaria o nos afectan directamente.

En general, la información que producen los medios de comunicación, con su tendencia homogeneizante, no permite comprender sucesos internacionales desde diferentes perspectivas. En la segunda mitad del siglo XX se consolidó un sistema global de medios comerciales dominados por diez grupos multinacionales; éstos se han encargado de canalizar mensajes dirigidos a mantener y perpetuar el sistema capitalista.

Los grandes grupos (radiodifusoras, televisoras, prensa escrita) han aprovechado los avances tecnológicos para realizar emisiones globales en cadena. Los medios de comunicación aparecen así como mediadores y jueces de los fenómenos sociales pues difunden información supuestamente útil y pertinente para que los ciudadanos tomen decisiones con base en ciertos criterios. Pero cuando esos criterios se homogeneízan y se le suma la intensa publicidad, los medios se convierten en agentes de orden en cada aspecto de la vida social.

Además, las grandes empresas de comunicación han ido absorbiendo a los medios locales, mediante fusiones o su compra-venta, obligándolos a seguir una misma tendencia informativa. La consecuencia es que la industria de la información, la de contenidos y la de distribución, queda en unas cuantas manos. Cuanto más se concentra el poder informativo, más uniforme es la imagen que tenemos del mundo y por consiguiente, menos capacidad de formarnos un criterio propio acerca de él.

El periodismo local que ha sobrevivido al proceso de globalización es un contrapeso a esa tendencia, pues rescata las realidades locales, refleja los escenarios inmediatos y ayuda a conservar el carácter distintivo de cada cultura y comunidad, sus problemas e intereses. Además, aludiendo a usos y costumbres locales e informando sobre problemáticas comunitarias, contribuyen a definir la identidad de los ciudadanos y permiten a la población afrontar los desafíos más próximos y relevantes. Aunque en el periodismo actual la tendencia es a la homogenización informativa, existen experiencias qu trabajan con elementos de una realidad local, como puede ser la identidad, la cultura, el territorio o la lengua.

La comunicación alternativa puede ser global

Los medios de comunicación son la herramienta más accesible para relacionarnos con lo que acontece en el resto del mundo. La forma como entendamos estos sucesos depende directamente de cómo nos los expliquen e interpreten. Por eso, si están acaparadas por intereses privados surge una preocupación sobre el manejo de la información y su difusión. La información puede servir al desarrollo y crecimiento social, pero también puede ser instrumento que privilegia los intereses privados y manipula los colectivos, silencia las voces de actores sociales, hombres y mujeres que requieren hacer escuchar sus problemas específicos.

La comunicación alternativa responde a la necesidad de los individuos para comentar acerca de su entorno local y exponer su visión del mundo, en muchas ocasiones opuesta a la de los sistemas dominantes. Este tipo de comunicación se origina y concentra en lo local, y de ahí deriva a lo global, para expresar una situación social específica con el fin de informar a la comunidad sobre ella o de darle solución. Se pueden considerar como una salida para la información que no cubren los medios tradicionales.

Esta información debe ser producida por los afectados, por los personajes de la realidad, por el pueblo mismo. El Puente es un ejemplo de ello, un periódico de la región cuyo objetivo es retomar las realidades locales e invitar a la comunidad a conocer las problemáticas inmediatas que le afectan de manera directa, además de que ayudan a informar sobre lo que sucede en el resto del país y el mundo.

Internet se está convirtiendo rápidamente en el sistema donde se concentran gran parte de las dinámicas sociales y también en un medio de comunicación alternativo. Las antenas parabólicas se vuelven los oídos del planeta y los satélites, los ojos que vigilan 24 horas al día. La mayor presencia de las telecomunicaciones en nuestra vida cotidiana permite que se exprese lo que millones de usuarios en todo el mundo quieren decir, oír o saber. Usado así, Internet brinda la posibilidad de que la sociedad pueda participar en diversos ámbitos por medio de sitios web, blogs, foros o grupos virtuales.

El espacio virtual es un espacio simbólico de proximidad, que permite el contacto entre los ciudadanos, la identificación con una localidad o con un tema, que conforman alguno de los pilares sobre los que hoy se asienta lo local, y al mismo tiempo se limita a valores compartidos por una comunidad de personas que vive en distintas localidades del planeta.

Los medios de comunicación locales son una opción para la expresión alternativa, en ellos caben las ideas y pensamientos de cualquier parte del planeta, pues no están limitados a los medios de comunicación dominados por los entes de poder.

Publicación en Impreso

Número de Edición: 100
Sección de Impreso: Reflejo Internacional
Autor: Jimena Martínez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *