El agua es un recurso que se escapa de las manos

La humanidad se enfrenta a una seria problemática en el abastecimiento de agua potable, pues ésta ya es insuficiente para los más de 6 mil millones de habitantes en el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la insuficiencia del líquido y su contaminación provocan muertes y enfermedades en la población, y afectan en mayor medida a los niños y a las personas de la tercera edad.

El agua potable es un recurso vital para los seres humanos. Pero la contaminación, los cambios climáticos, la disminución de lluvias, la destrucción de bosques, selvas y el deshielo de los polos han provocado que el porcentaje de agua dulce se reduzca drásticamente.

Antes de que el agua llegue a miles de casas, es necesario que sea tratada en una planta o en pozos de tratamiento y potabilización, para luego ser distribuida a través de las redes de abastecimiento de las diferentes ciudades y utilizada en la higiene personal, y en la limpieza del hogar.

Ciudad Guzmán,un reflejo del agua que se consume

Los problemas de abastecimiento de agua potable no son exclusivos de las grandes ciudades. La población guzmanense se ha visto afectada por esta situación. Una encuesta realizada en mayo pasado, en el centro de la ciudad, por los alumnos del Colegio Militarizado Águilas de México reportó datos relevantes a tener en cuenta.

Para la población guzmanense existe la percepción que el agua que se recibe en los hogares es buena; aunque se ha detectado que tiene sedimentos de barro y en algunas ocasiones huele demasiado a cloro. Para la mayoría de los encuestados, el problema de desabasto no es tan grave, ya que sólo se reciente en los cortes del suministro una o dos veces por año, en épocas de estiaje. La problemática más sentida es que el abasto de agua potable no existe en todas las colonias de la ciudad, sobretodo las que se ubican en las periferias. Y la demanda más insistente es que haya un mantenimiento efectivo de las redes que suministran el agua, pues las fugas generan un notable desperdicio.

El agua es un derecho y un remedio

El pasado 28 de julio, la Asamblea General de la ONU, en base al diagnóstico mundial sobre las enfermedades provocadas por la falta y contaminación del agua, reconoció al agua potable y su saneamiento como un derecho humano esencial.

Las cifras son escalofriantes. Cada año más de 3 millones y medio de personas mueren por enfermedades trasmitidas por agua contaminada. La diarrea es la segunda causa más importante de muertes de niños por debajo de los cinco años. La falta de acceso a agua potable mata más niños que el sida, la malaria y la viruela juntos.
La gran mayoría de enfermedades en el mundo son causadas por la materia fecal. El cólera, la fiebre tifoidea, la sisentería, la poliomielitis, la meningitis y la hepatitis son provocadas por el consumo de aguas contaminadas.

Los seres humanos somos esencialmente agua; las dos terceras partes de nuestro organismo están compuestas por agua. La pérdida del 20% de agua en nuestro cuerpo puede causar la muerte. Es posible sobrevivir varios días sin alimento, pero no sin agua. De aquí la imperante necesidad de aprovechar, reusar y cuidar el agua.

Existen un sin fín de remedios sencillos y naturales fundamentados en el consumo de agua potable que benefician nuestra salud.

Tomar agua en ayunas de uno a tres vasos de agua ayudan a limpiar los riñones. Y tomar durante el día de uno a dos litros de agua beneficia nuestro sistema digestivo, evita el estreñimiento y la acumulación de toxinas que nos ayuda a mejorar nuestro sistema inmune.

Lavarse las manos después de ir al baño y antes de preparar los alimentos, es una buena medida de salud y prevención.

Publicación en Impreso

Número de Edición: 103
Autores: Mónica Alejandra y Ruth Clementina Barragán, Alexander Rosas, Oscar Miguel Pérez.
Sección de Impreso: Remedios de mi pueblo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *