Dime qué consumes, y te diré quién eres

Los medios masivos de comunicación están presentes en muchas de las actividades que hacemos cotidianamente y son parte fundamental de las prácticas sociales del mundo contemporáneo. De esta forma, es muy importante que estemos atentos a qué es lo que consumimos en los medios de comunicación. Dicen los especialistas: dime qué medios consumes y te diré quién eres.

Según algunos estudios, se sabe que la información es un elemento fundamental para el pleno desarrollo de un pueblo, sin embargo existen elementos que pueden resultar dañinos o perjudiciales para las personas.

La información nutritiva es aquella que sirve a la persona, que le permite mejorar sustancialmente, aumentar su conocimiento o sus destrezas y habilidades y aplicarlas a favor de los demás. La información chatarra es la que daña a través de mensajes negativos, aquellos que promueven conductas autodestructivas, adictivas o que llevan a las personas a aislarse.

La información que se difunde con intención de vender un producto, serivicio o persona, se conoce como publicidad y es importante observarla críticamente y con muchas reservas. Lo más probable es que no sirva para nada. Una estrategia que ayuda a ser consumidores críticos, es identificar cuando en los mensajes mediáticos no ofrecen “la verdad absoluta” y que por el contrario, aportan datos que motivan a una reflexión para que las mismas personas saquen sus conclusiones.

Riesgos

Aunque parezca increible, existen riesgos para nuestra salud si consumimos información acríticamente. Uno de ellos es la adicción. Diversos sicólogos han encontrado que las personas que están expuestas a los medios de comunicación pueden resultar afectadas por una adicción que se manifiesta en la dependencia a los mismos.

Para identificar si se padece un grado de dependencia hay algunas señales de alerta. Una de ellas es cuando una actividad domina la vida de un individuo. Por ejemplo, hay muchas personas que usan durante todo el día su celular o que viven atados al Internet.

También debemos estar atentos a los cambios de humor. Se ha observado que algunas personas se tornan irritables cuando no están en posesión de objetos como celulares, televisores o computadoras. Otro signo de alerta es cuando se pierde la noción del tiempo que se pasa navegando en la red, jugando con el celular o viendo la televisión y que interfiere con otras actividades.

Los expertos recomiendan, para evitar la adicción, ver a los medios de comunicación como herramientas en beneficio del hombre, no como sustitutos indispensables para la existencia. Y sobre todo proponen identificar las fuentes de las que proviene la información, para verificar la autenticidad de la misma.

La música como terapia relajante

Si desea potenciar el aprendizaje de un individuo, le recomendamos esta receta que es muy sencilla y promoverá su creatividad y rendimiento. Basta que cuando realice sus actividades apague la televisión, el radio o cualquier otro distractor. Vaya a una sala espaciosa, con ventilación adecuada e iluminación suficiente. Y después escuche música clásica barroca, específicamente de los compositores Johan Sebastián Bach, Wolfang Amadeus Mozart o Vivaldi. Está comprobado que la música de estos compositores estimulan y activan simultáneamente los hemisferios cerebrales, dando mejor aprendizaje y rendimiento creativo.

Publicación en Impreso

Número de Edición: 100
Sección de Impreso: Remedios de mi pueblo
Autor: Mónica Alejandra y Ruth Clementina Barragán López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *