La primera escuela de Zapotlán – Huellas del pasado

El profesor Manuel Chávez Madrueño se convirtió en el director de la escuela primaria en julio de 1929, y en septiembre de 1975 oficialmente la institución educativa obtuvo el nombre de dicho profesor.

El transitar histórico de la primaria Manuel Chávez Madrueño

De acuerdo a las crónicas e historias de México, en siglos pasados la educación formal fue exclusiva de los hijos de familias con dinero y que no tenían la necesidad de salir al campo o a las fábricas a trabajar. Incluso las anécdotas de los propios abuelos, abuelas, mamás y papás mencionan que ellos mismos llegaron hasta tercero o cuarto grado de primaria. Pues en aquellos años solo era necesario finalizar la primaria para ejercer alguna profesión, ya que se consideraban solo dos categorías en las escuelas, elemental hasta tercer año y la superior hasta el sexto año de primaria. En Ciudad Guzmán el seminario católico era el único lugar con educación preparatoria y universitaria.

En el edificio ubicado en la calle Federico del Toro número 138 en la colonia Centro de Ciudad Guzmán, surgió lo que en sus inicios se llamó “Escuela Superior para Niños No. 3”, después Escuela “Manuel Chávez Madrueño”, y en la actualidad tendrá el encargo de albergar la Escuela Municipal de Música “Rubén Fuentes”.

En este municipio en los inicios de los años 1900 solo existían tres escuelas, dos para niñas y una para niños. Así, la conocida escuela “Manuel Chávez Madrueño”, fue la primera escuela para niños en Zapotlán el Grande. De acuerdo al documento “La ciudad de las cúpulas” de Fernando González Castolo, cronista de Ciudad Guzmán, fue el 19 de marzo de 1912 cuando se colocó la primera piedra en la construcción de este edificio. El personaje que intervino fue Silviano Carrillo, presbítero de la ciudad quien impulsó la educación, hasta que en la época de la Revolución Mexicana tuvo que huir de la población.

El edificio de la escuela “Chávez Madrueño” ocupa un espacio de 850 metros cuadrados “cuenta con un jardín al frente, es de dos pisos, todo está construido de ladrillo y cuenta con un gran espacio central, a manera de patio”, explicó González Castolo. Debido a que es un edificio céntrico y de amplio espacio, en 1914 las tropas del general carrancista Aurelio Sepúlveda lo sitiaron y utilizaron como cuartel militar.

Aurelio Sepúlveda, fue un general de Venustiano Carranza, y quizá sea el mismo que luchó en contra del famoso general villista Felipe Bachomo, indígena de Mochicahui en el estado norteño de Chihuahua en 1915.

 

Después de la época revolucionaria el edificio que conserva el estilo arquitectónico “art deco, con reminiscencias neoclásicas y eclécticas” fungió, al igual que desde su construcción, como un centro educacional. En 1923 se le fincó el nombre de “Escuela Superior para niños” dirigida por Manuel Chávez Madrueño, profesor emérito en esta localidad. Posteriormente, en la parte superior de la institución se fundó la escuela secundaria federal “Benito Juárez”, el 6 de febrero de 1939, bajo la dirección de Enrique Castellanos Aguilar.

De acuerdo al cronista de Ciudad Guzmán, el profesor Manuel Chávez Madrueño se convirtió en el director de la escuela primaria en julio de 1929, y en septiembre de 1975 oficialmente la institución educativa obtuvo el nombre de dicho profesor. Sin embargo el 17 de marzo del 2016 en sesión de cabildo el ayuntamiento de Ciudad Guzmán aprobó de manera unánime la donación del terreno “AU, BI16 a Nissan Andanac” en la colonia La Primavera, de acuerdo al medio digital El Suspicaz, para la construcción de una escuela, la cual sería la “Manuel Chávez Madrueño”. Aunque dicho terreno donado queda justo encima de la falla geológica que atraviesa Ciudad Guzmán, alumnos y maestros de la antigua escuela “Chávez Madrueño” se mudaron a su nuevo hogar para poder comenzar el ciclo escolar 2018-2019.

Como escuela primaria el edificio sirvió hasta el año 2018, mismo año en que comenzaría la inversión de un millón de pesos para su restauración y poder fungir en el año 2019 como la escuela municipal de música “Rubén Fuentes”. Así el edificio, a diferencia de otros que existen en la ciudad, mantiene su principal función que es la de ser un espacio de enseñanza para las futuras generaciones de Ciudad Guzmán y sus alrededores.

Publicación en Impreso

Edición:Número 183 – Abril 2019
Sección: Huellas del pasado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *