Guía para la celebración dominical en familia (Domingo de Ramos 2021)

Les compartimos una guía para la celebración dominical en familia, para el Domingo de Ramos.

Acompañamos a Jesús en su Pasión

Celebración dominical de la Palabra en familia – Domingo de Ramos – 28 de marzo de 2021

Parroquia de Santo Niño Milagroso, en Huescalapa, Jal.


  • Tener un altar con la Biblia abierta en Mc 11,1-10 y una imagen de Jesús entrando en Jerusalén. Un Crucifijo adornado con palmas o plantas medicinales y flores. Agua bendita. Un letrero: “Bendito el que viene en nombre del Señor”.

 

INICIO

CANTO:  Tu reino es vida (Se puede encontrar y descargar en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=33pUQihwjI4c).

PAPÁ:     Hoy, Domingo de Ramos, desde nuestra casa nos unimos a toda la Iglesia, para iniciar la celebración anual del Misterio Pascual, es decir, de la pasión y Resurrección de Jesús, que dio comienzo con su entrada en Jerusalén. Hoy es día de meditación y contemplación de la Pasión del Señor. Participemos con disposición en esta celebración de la Palabra.

MAMÁ:    Iniciamos En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

PAPÁS:  Señor y Dios nuestro, aumenta la fe de cuantos esperamos en ti, y escucha nuestras súplicas, para que quienes hoy llevamos estos ramos en honor de Cristo victorioso, unidos a él, te presentemos el fruto de las buenas obras. Por el mismo Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

  • Rocían con agua bendita las palmas, ramas y flores.

 

PALABRA DE DIOS

PAPÁ:     Vamos a escuchar el texto del evangelio, que nos narra la entrada de Jesús en Jerusalén. Escuchemos atentos.

  • Uno de los hijos toma la Biblia del altar y lee Mc 11,1-10 (Nota: si es necesario se lee otra vez).

Volvamos al texto: ¿Qué dice el texto? ¿Adónde se acercaban Jesús y sus discípulos? ¿A quién envió Jesús al poblado de enfrente? ¿Qué tenían que hacer? ¿Qué debían responder si les preguntaban por qué desataban y se llevaban el burrito? ¿Qué hicieron al encontrar el burrito? ¿Qué sucedió cuando respondieron lo que Jesús les había dicho? ¿Qué hicieron con el burrito? ¿Qué extendía la gente por el camino? ¿Qué gritaban quienes seguían a Jesús? ¿Adónde se dirigió Jesús cuando entró en Jerusalén? ¿Adónde volvió después de observar todo con atención?

MAMÁ:    Jesús, el Hijo de David, entra en Jerusalén como Mesías y Rey. Su cabalgadura, el burrito, es la de reyes y príncipes en tiempos de paz; la multitud acude a Él gritándole hosanna, que significa ¡Sálvanos!; en señal de respeto y sumisión, la gente le pone mantos y ramos en el camino.

PAPÁ:     Con Jesús, Dios cumplió su promesa de enviar como pastor y salvador a un Rey justo y humilde, montado en un burro, para congregar a su pueblo y procurar que este viva en paz.

HIJO:       Aceptar a Jesús no es un acto de apropiación, sino de donación.

HIJA:       Ofrecerle el manto es símbolo de entrega de la vida y agitarle las ramas es símbolo de obediencia al enviado de Dios y de seguimiento como discípulo o discípula.

TODOS/AS (tres veces): Jesús, queremos entregarte nuestra vida, seguirte en tu camino y obedecer tus mandamientos.

 

ORACIÓN Y BENDICIÓN

PAPÁ:     Tomando cada quien una rama o una flor del crucifijo, bendigamos a Dios por el regalo de su Hijo, que padeció, murió y resucitó por nosotros. Respondemos: Bendito el que viene en nombre del Señor.

Te bendecimos, Padre, porque tu Hijo, al encarnarse, cargó sobre sí la flaqueza, el dolor, la muerte y todas las consecuencias de nuestro pecado.

MAMÁ:    Jesús, tu Hijo, fue perseguido, acorralado, traicionado; lo entregó Judas, uno de los suyos, dándole el beso de la falsa amistad.

HIJO:       Fue interrogado, en medio de calumnias, azotado y torturado entre burlas.

HIJA:       Lo crucificaron, ante las indiferencias de parte de su pueblo y las injurias de los soldados.

PAPÁS:  En la cruz manifestó la fuerza de tu amor por nosotros y la obediencia a Ti.

HIJOS:    Tú, Padre, no abandonaste a tu Hijo crucificado, sino que lo escuchaste y lo resucitaste.

TODOS/AS: Hoy, que hacemos memoria de la Muerte, Resurrección y Ascensión de Jesús, tu Hijo, te pedimos que todos los seres humanos lleguen a aclamar al Cristo que viene humildemente, sentado sobre el animal más humilde; que todos y todas acepten la paz y la no-violencia, que desaparezcan la división y las desigualdades, que llegue tu Reino. Padre nuestro

MAMÁ:    Pidamos a Dios su bendición para seguir a Jesús en su camino, que pasa por la Pasión y Muerte, para llegar a la Resurrección. Haciendo sobre nosotros la señal de la cruz, decimos: El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Amén.

  • Canto final: Tu Reino es vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *