Guía para la celebración dominical en familia (25 de julio de 2021)

Les compartimos una guía para la celebración dominical de la Palabra en familia, para este domingo 25 de julio.

Poner en común nuestros panes

Celebración dominical de la Palabra en familia – 17º Domingo ordinario – 25 de julio de 2021

Parroquia de Santo Niño Milagroso, en Huescalapa, Jal.


  • Tener un altar con la Biblia abierta en Jn 6,1-15, el cirio encendido y flores. Una imagen de la multiplicación de los panes. Fotos de personas con hambre y de personas con abundancia de comida. Letreros: “811 millones de personas con hambre en el mundo”, “El hambre aumenta durante la pandemia”, “24 mil personas mueren diario de hambre en el mundo”, “Tomó los panes, dio gracias y los repartió”.

 

INICIO

CANTO:  Un niño se te acercó (Se puede encontrar y descargar en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=KzjAzna_9Ok).

MAMÁ:    Este domingo, reunidos como familia en el nombre del Señor, nos unimos a la Iglesia que da gracias a Dios por la Resurrección de su Hijo Jesús. Hoy el evangelio nos narra el acontecimiento de la multiplicación de los panes. Participemos alegres en esta celebración.

PAPÁ:     Iniciamos En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

¿Qué vemos en el altar? ¿En qué nos hace pensar?

Pidamos perdón a Dios por la situación de desigualdad económica en el mundo, causante del empobrecimiento y el hambre, y porque a nosotros nos cuesta trabajo compartir nuestro pan con los hambrientos.

  • Cada quien toma una imagen o letrero y pide perdón a Dios. Después de cada oración respondemos: Perdón, Señor, perdón.

TODOS/AS: Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna. Amén.

 

PALABRA DE DIOS

PAPÁ:     Vamos a escuchar el evangelio, que nos narra la multiplicación de los panes hecha por Jesús, a partir de cinco panes y dos pescados que compartió un muchacho.

  • Uno de los hijos toma la Biblia del altar y lee Jn 6,1-15 (Nota: si es necesario se lee otra vez).

Volvamos al texto del evangelio: ¿Adónde se fue Jesús? ¿Por qué lo seguía la multitud? ¿Qué vio desde la montaña? ¿Qué le preguntó a Felipe? ¿Cuál fue la respuesta de Felipe? ¿Qué captó Andrés? ¿Qué les mandó Jesús? ¿Cuántos hombres había? ¿Qué hizo con los panes y los pescados (tres cosas)? ¿Ajustaron? ¿Qué pidió a los discípulos después de que todos comieron? ¿Qué hicieron con lo que sobró? ¿Qué decía la gente de Jesús? ¿Por qué se fue Jesús a la montaña?

PAPÁ:     Había dos maneras de responder a la situación de hambre de la multitud: una, ir a comprar panes y darles a todos; otra, poner en común los panes que se tenían. Jesús eligió el camino del compartir. Este es el camino que debemos seguir para salir adelante de las necesidades: poner en común lo que cada quien tiene.

MAMÁ:    Jesús dio gracias a Dios por el don del pan, porque alguien lo compartió y así, puestos en las manos de Dios, los pocos panes y los pescados ajustaron para que todos comieran y quedaran llenos. Debemos agradecer siempre a Dios el regalo del pan y el hecho de compartir lo que se tiene. Él lo hace rendir para todos.

HIJO:       Cuando alguien acapara los alimentos, provoca que a otros les falte que comer y pasen hambre.

HIJA:       Si hay personas que no tienen el pan del día, es porque otras tienen de más.

TODOS/AS:  Poner en común nuestros cinco panes y nuestros dos pescados es el camino para saciar el hambre de los pobres.

 

ORACIÓN Y BENDICIÓN

PAPÁ:     Nos ponemos en las manos de Dios para pedirle que sepamos actuar como Jesús su Hijo. A cada petición, contestamos: Danos hoy nuestro pan de cada día.

Que seamos sensibles a las necesidades de los más pobres de nuestra comunidad.

MAMÁ:    Que no nos encerremos en nuestra familia, ignorando el hambre de otras personas y familias de nuestro barrio.

HIJO:       Que sepamos compartir nuestro pan entre pobres para que nadie pase hambre en el mundo.

HIJA:       Que sepamos agradecerte siempre el pan que Tú nos das.

TODOS/AS: Padre nuestro…

MAMÁ:    Haciendo sobre nosotros el signo de la cruz, decimos: El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Amén.

  • Canto final: Un niño se te acercó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *