Jesús Vázquez, Un hombre Grande de Zapotlán

“Belleza, es lo que pretendo. Mi trabajo no es de denuncia, no es moderno. Trato de reflejar lo bello que tiene el mundo y lo plasmo para que ese mensaje llegue a la gente”


Jesús Vázquez Barragán (1939) vive en Ciudad Guzmán, Jalisco. Considerado como uno de los artistas del sur de Jalisco, con una amplia trayectoria en la escena artística, es reconocido por su obra pictórica, su paso por la música y su faceta de escritor. Cuenta ya con cuarenta y tres  exposiciones individuales y cerca de cincuenta colectivas, presentadas en las ciudades de México, Guadalajara, Aguascalientes, Tepic y Ciudad Guzmán  entre otras. Ha recibido varias distinciones entre las que destacan: La obra seleccionada para el Homenaje a José Guadalupe Posada, en Palacio de Bellas Artes en México D.F. (1980); Primer lugar en el concurso de paisaje en Cd. Guzmán, Jal. (1988); Mención honorifica con el concurso Fundación Alicia en Tepic Nayarit (1994); y dos homenajes en el 2002 uno por el H. Ayuntamiento de Zapotlán el Grande y el otro en Casa del Arte por parte de la Universidad de Guadalajara.

En entrevista este artista nos cuenta un poco más sobre lo que define y busca con su obra.

¿Cuándo nació su inquietud por el arte?

Desde muy temprana edad, nomás que yo no sabía que era eso, empecé haciendo otras cosas que otros niños no hacían. Primero se manifestó la pintura. Un día cuando estaba  en la primaria dibuje al Pato Pascual y me salió igualito. Más adelante, recuerdo que en una revista que ya no circula (el jueves de Excélsior) apareció un concurso de dibujo, que consistía en dibujar a una mujer y quien ganara, obtenía una beca para estudiar dibujo por correspondencia. Y yo dibujé a la mujer y después me avisaron que había ganado la beca pero no aproveché la beca.

¿Cómo incursionó en la pintura?

Al principio, empecé haciendo copias de otras obras; me encontré con unas pinturas y un instructivo de cómo usarlas y las compré. En el instructivo venía cómo emplearlas para realizar una copia de una pintura. Pintaba los fines de semana o cuando me daba tiempo la ópera que era a lo que tenía mucha afición.  Yo le llamo a esta epata “autodidacta”.

Después ingresé a la Escuela de Pintura y Escultura, La Esmeralda y de ahí hasta la fecha me dediqué a la pintura.

¿Cómo comienza sus cuadros?

Generalmente voy al exterior, aunque he hecho algunos interiores, pero normalmente salgo a algún lugar que me gusta, algún rincón que veo y hago un boceto. Me llevo una libretita de apuntes, veo el lugar si me convence, pienso en el cuadro, el tamaño que sería conveniente y luego me llevo la tela, cuando puedo hago el boceto en la tela a lápiz o en carbón, llegó al lugar,  le hago las correcciones y empiezo a trabajar.

¿Qué le atrajo de pintar paisajes?

La libertad que se siente de buscar el lugar; la soledad de estas aislado mientras estoy pintando, a veces me sorprende  al terminar, cómo que se me olvida el tiempo.

¿Qué busca expresar a través de su obra?

Belleza, eso es lo que pretendo. Mi trabajo no es de denuncia, no es moderno. Trato de reflejar lo bello que tiene el mundo y lo plasmo para que ese mensaje llegue a la gente.

¿Qué siente al pintar?

A veces siento que le batallo a pesar de los años, aunque al final mucha satisfacción y  una paz y  tranquilidad de espíritu, que ninguna otra actividad me  da.

¿Recuerda el primer cuadro que hizo?

Sí, es uno que hice en la etapa de autodidacta. Es un cuadro de unos caballos blancos que están en el mar, que todavía conservo.

¿Cómo describe su faceta como escritor?

El primer libro “Antes del Olvido” (2004), es un recuento de memorias que había estado escribiendo en mi paso por el taller de literatura que dirige el maestro Ricardo Sigala en la Casa de la Cultura, del cual soy parte desde hace varios años. En una ocasión el maestro nos pidió que dijéramos qué queríamos escribir para motivarnos, aunque después no lo realizáramos y yo le dije que sería bueno juntar todo lo que había llevado al taller y el maestro dijo: ya esta, ya lo tienes, es cuestión de corregirlo. Y así empecé mi primer libro.

El segundo libro “En busca del paisaje” (2009),  nace a partir de la necesidad que tengo de contar de mi trayectoria exclusivamente como pintor; es un libro en donde se encuentran obras desde mi etapa de autodidacta hasta los últimos que he pintado.

Es así, como el Maestro Jesús Vázquez, abre una pequeña ventana a su alma; alma de artista que pese a los años de carrera  aún tiene mucho por expresar.

Próximas exposiciones

Exposición pictórica “Huellas de un caminante” de Jesús Vázquez Barragán.

Inaugurada el 23 de marzo del presente y estará vigente durante todo el mes de abril en la Casa del Arte “Dr. Vicente Preciado Zacarías”, ubicada en Ciudad Guzmán, en la calle Colón número  , teléfono

Publicación en Impreso

Número de Edición: 108
Autores: Pinceladas
Sección de Impreso: Claudia Barragán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *