Homilía para el Viernes Santo 2021

Acompañamos a Jesús en su Pasión y Muerte

Textos: Is 52,13-53,12; Hb 4,14-16; 5,7-9; Jn 18,1-19,12

Este día acompañamos a Jesús en su Pasión, Muerte redentora y sepultura. El Viacrucis y la narración de la Pasión, nos han ayudado a hacer esta experiencia de acompañamiento, no sólo para recordar y meditar, sino también para tomar conciencia de que ser discípulos y discípulas de Jesús implica entregar totalmente la vida por la causa del Reino.

Él fue llevado a la muerte por la maldad de las autoridades religiosas, especialmente de los sumos sacerdotes, que no aceptaron su propuesta del Reino de Dios. Él aceptó su muerte por obediencia a su Padre, como nos da testimonio la Carta a los Hebreos: “Aprendió a obedecer padeciendo”. Él vivió su pasión y muerte confiado totalmente en su Padre, como le dijo en la cruz, recitando el salmo que hemos proclamado: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”. Él asumió su muerte como consecuencia de su entrega al servicio del Reino: “Yo nací y vine al mundo para ser testigo de la verdad”, le dijo a Pilato.

Su muerte nos trajo el perdón, la redención, la paz. “Por sus llagas hemos sido curados (…) cargó sobre él todos nuestros crímenes (…) e intercedió por los pecadores”, como profetizó Isaías.

Su cuerpo despedazado fue depositado en el sepulcro, a la espera de la respuesta de Dios. Nosotros lo acompañamos este día en su camino con la esperanza de su Resurrección. Pensemos un poco si también nosotros, como discípulos suyos, estamos dispuestos a vivir el resto de nuestra vida confiados totalmente a Dios, a experimentar la pasión y la muerte por la causa del Reino, a aprender a ser sus hijos e hijas obedientes padeciendo.

2 de abril de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *