Homilía para el domingo de Ramos 2021

Estamos acompañando a Jesús en su experiencia de pasión, muerte y Resurrección. Con otras palabras, lo vamos siguiendo como discípulos y discípulas en su camino que pasa por la cruz y va hacia la Resurrección. Hoy lo hacemos guiados por la narración de san Marcos: primero, aclamado como un gran personaje a su entrada en Jerusalén; después, torturado, sacado de la ciudad y ejecutado como un delincuente.

Obediencia, silencio, confianza

Textos: BENDICIÓN DE PALMAS: Mc 11,1-10; MISA: Is 50,4-7; Flp 2,6-11; Mc 14,1-15,47

Estamos acompañando a Jesús en su experiencia de pasión, muerte y Resurrección. Con otras palabras, lo vamos siguiendo como discípulos y discípulas en su camino que pasa por la cruz y va hacia la Resurrección. Hoy lo hacemos guiados por la narración de san Marcos: primero, aclamado como un gran personaje a su entrada en Jerusalén; después, torturado, sacado de la ciudad y ejecutado como un delincuente.

Jesús vivió su pasión en silencio y confiado en su Padre. Prácticamente nada respondió a las preguntas, acusaciones y burlas que le hicieron; ni al sumo sacerdote, ni a los que lo torturaron, ni a Pilato. No había necesidad, porque Dios estaba con Él y quería obedecerlo.

En el Huerto de Getsemaní le dijo que se cumpliera su voluntad, aunque tenía la tentación de no pasar por el cáliz amargo del sufrimiento: “que no se haga lo que yo quiero, sino lo que tú quieres”. En la cruz, lo llamó Dios mío, a pesar de lo injusto de su muerte y del sentimiento de abandono. Obediente y totalmente confiado a su Padre.

Así están muchas personas y familias y nuestra Casa común. Personas enfermas —muchas de Covid-19—, desaparecidas, migrantes, internas en la cárcel, trabajadoras en invernaderos… sufren su situación en silencio, con la confianza puesta en Dios, a pesar del abandono, el desprecio, las burlas de parte de los demás, incluso de nosotros. Ellas siguen adelante en su vida y sus búsquedas por ganar el pan de cada día, recuperar la salud, volver a casa. La naturaleza también está padeciendo el maltrato, el abandono, la destrucción, la contaminación, los incendios, la violencia. Es Jesús que continúa su pasión en todas esas personas y en la Hermana-Madre Tierra; tanto los pobres como la Casa común se comportan con obediencia filial y se mantienen con la esperanza puesta en el Dios de la vida y en silencio esperan su redención.

Al participar de esta celebración y recibir a Jesús en la Comunión, renovamos nuestro compromiso de seguirlo día a día en su camino de entrega total, silenciosa, obediente y confiada a la voluntad de su Padre. Dispongámonos a vivir este encuentro sacramental con que iniciamos la Semana Santa.

28 de marzo de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *