Guía para la celebración dominical en familia (2 de mayo de 2021)

Les compartimos una guía para la celebración dominical de la Palabra en familia, para el próximo domingo 2 de mayo.

Unidos a Jesús para dar fruto

Celebración dominical de la Palabra en familia – 5º Domingo de Pascua – 2 de mayo de 2021

Parroquia de Santo Niño Milagroso, en Huescalapa, Jal.


  • Tener un altar con la Biblia abierta en Jn 15,1-8, el cirio encendido y flores. Un arbolito, si es posible con algún fruto, y una rama seca. Letreros: “Yo soy la vid y ustedes, las ramas”, “Permanezcan en mí”, “Quien permanece en mí, da fruto”.

 

INICIO

CANTO:  Yo soy la vid (Se puede encontrar y descargar en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=qIP6N6irzMI).

PAPÁ:     Nos encontramos unidos a la Iglesia para celebrar la Resurrección de Jesús, el Hijo de Dios. Hoy, san Juan nos presenta la comparación de Jesús sobre la vid y los sarmientos o ramas. Vivamos con alegría esta celebración.

MAMÁ:    Iniciamos En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

¿Qué vemos en el altar? ¿Qué nos hace pensar la rama seca?

Pidamos perdón a Dios por no dar los frutos de hermandad y justicia que Él espera de nosotros. A cada oración, decimos: Perdón, Señor, perdón.

PAPÁ:     Porque nos olvidamos de Jesús y vivimos separados de Él.

MAMÁ:    Porque como comunidad no nos alimentamos de Jesús.

HIJOS:    Porque no damos frutos de hermandad y de justicia en la comunidad.

TODOS:  Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna. Amén.

 

PALABRA DE DIOS

PAPÁ:     En el evangelio de hoy nos encontramos con Jesús, que pide a sus discípulos mantenerse unidos a Él para dar mucho fruto. Nos preparamos para escucharlo cantando: Haz, Señor, que escuchemos tu voz (https://yocantocomodavid.blogspot.com/2019/06/haz-senor.html).

  • Uno de los hijos toma la Biblia del altar y lee Jn 15,1-8 (Nota: si es necesario se lee otra vez).

Repasemos el texto del evangelio: ¿De qué habla? ¿Cómo se presenta Jesús? ¿Quién es el viñador? ¿Qué hace el viñador con las ramas, tanto las que dan fruto como las que no lo dan? ¿Qué pide Jesús a sus discípulos? ¿Qué sucede con los discípulos que permanecen unidos a Jesús? ¿Y qué sucede con los discípulos separados de Jesús? ¿Cuántas veces aparece la palabra “permanecer”? ¿De qué manera será glorificado el Padre?

MAMÁ:    Permanecer en Jesús es la única forma de que el discípulo produzca los frutos de amor que el Padre espera de las ramas.

PAPÁ:     Sin comunión con Jesús no hay amor verdadero, y sin Él no es posible responder al Padre como Él quiere.

HIJO:       La comunión con Jesús requiere tiempos de poda, es decir, de purificaciones para crecer en la intimidad con Él y en los frutos propios del discípulo.

HIJA:       Los frutos de los discípulos: amor, justicia, hermandad, son la alegría que el Señor regala a los suyos y la confianza que da el permanecer en Jesús.

TODOS/AS: Debemos permanecer unidos a Jesús para dar frutos. Queremos permanecer unidos a Jesús para dar frutos. Nos comprometemos a permanecer unidos a Jesús para dar frutos.

 

ORACIÓN Y BENDICIÓN

TODOS/AS: Expresamos hoy nuestra fe en el nombre de tu Hijo Jesucristo. Él es la vid, nosotros, las ramas. Tú eres el invisible labrador. Te damos gracias por invitarnos una vez más a unirnos a Jesús, savia y fruto de la vid. Ayúdanos con tu Espíritu a producir los frutos de amor, hermandad, justicia que Tú esperas de nosotros, discípulos de Jesús.

Padre nuestro

MAMÁ:    Para terminar nuestra celebración dominical, vamos a bendecirnos mutuamente.

  • Cada quien bendice a los demás, diciéndoles: Permanece unido a Jesús. Búscalo siempre, para que vivas amando como hermano y practicando la justicia. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
  • Canto final: Yo soy la vid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *