Guía para la celebración dominical en familia (11 de julio de 2021)

Les compartimos una guía para la celebración dominical de la Palabra en familia, para el domingo 11 de julio de 2021.

Misioneros al servicio del Reino

Celebración dominical de la Palabra en familia – 15º Domingo ordinario – 11 de julio de 2021

Parroquia de Santo Niño Milagroso, en Huescalapa, Jal.


  • Tener un altar con la Biblia abierta en Mc 6,7-13, el cirio encendido y flores. Una imagen de Jesús con sus discípulos y enviándolos a la misión y una foto de la familia; fotos de confirmación. Letreros: “Vayan”, “Prediquen la conversión”, “Curen”, “Liberen”.

 

INICIO

CANTO:  De dos en dos (Se puede encontrar y descargar en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=6z0lFNbWeiE).

MAMÁ:    Estamos reunidos como Iglesia en nuestra casa para celebrar la Resurrección de Jesús, como cada domingo. En nuestra Diócesis estamos iniciando el Año jubilar de preparación a la celebración de los 50 años de vida diocesana, año de renovarnos para seguir en la misión, a la cual fuimos enviados en el Bautismo. Participemos con gusto en esta celebración.

PAPÁ:     Iniciamos En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

¿Qué hay en el altar? ¿En qué nos hace pensar?

Pidamos perdón a Dios porque no hemos asumido con responsabilidad nuestra misión en la comunidad. A cada oración respondemos: Perdón, Señor, perdón.

MAMÁ:    Perdón, Señor, por las situaciones de empobrecimiento, violencia, destrucción de la naturaleza, injusticias, vividas tanto en nuestra casa como en el barrio y la parroquia, y sobre todo por mantenernos indiferentes ante ellas.

HIJO:       Perdón, Señor, por las resistencias que en nuestro barrio (rancho) ponemos para encontrarnos con tu Palabra y para vivir en comunidad iluminados por ella.

HIJA:       Perdón, Señor, porque, aunque sabemos que somos responsables de la evangelización en nuestra comunidad, la mayoría nos hemos desentendido y se lo hemos dejado a unas poquitas personas del barrio.

 

PALABRA DE DIOS

PAPÁ:     Nos preparamos para escuchar el evangelio. En silencio pidamos a Dios que nos ayude con su Espíritu a recibirlo con docilidad (silencio).

Jesús llamó y envió a sus discípulos a realizar la misma misión que Él estaba viviendo. Escuchemos con atención el texto del evangelio.

  • Uno de los hijos toma la Biblia del altar y lee Mc 6,7-13 (Nota: si es necesario se lee otra vez).

Repasemos el texto: ¿A quiénes llamó y envió Jesús? ¿De qué les dio poder? ¿Qué tenían que llevar para el camino? ¿Qué no debían llevar? ¿Dónde debían quedarse durante el tiempo de la misión? ¿Qué debían hacer donde no fueran recibidos o escuchados? ¿Qué hicieron los Doce?

PAPÁ:     Jesús envió a los Doce con autoridad para ejercer dominio sobre los espíritus malignos y las enfermedades. Esto revelaba que Dios comenzaba a reinar en Israel y las naciones.

MAMÁ:    Los misioneros debemos hacer lo mismo que Jesús: anunciar el Reino ligeros de equipaje.

HIJO:       Los misioneros debemos hacer lo mismo que Jesús: estar convencidos de que hay que anunciar el Reinado de Dios.

HIJA:       Los misioneros debemos hacer lo mismo que Jesús: anunciar el Reino confiados en la asistencia del Padre.

PAPÁ:     Los misioneros debemos hacer lo mismo que Jesús: anunciar el Reino dispuestos a ser ignorados o rechazados.

MAMÁ:    Los misioneros debemos hacer lo mismo que Jesús: anunciar el Reino conscientes de que nada nos merecemos y de que nada debemos pedir a cambio.

HIJOS:    Los misioneros debemos hacer lo mismo que Jesús: vivir de manera que nuestro testimonio sea creíble, despojándonos de seguridades materiales, de esquemas gastados, de modos de vivir cómodos.

TODOS/AS:  No es posible realizar la misión sin conversión personal y comunitaria.

 

ORACIÓN Y BENDICIÓN

PAPÁ:     Unidos a nuestra Diócesis, que está iniciando el Año jubilar, nos ponemos en manos de Dios, para decirle que queremos vivir la misión de anunciar y hacer presente su Reino en nuestra comunidad y en la sociedad.

TODOS/AS: Ayúdanos, Señor, con tu Espíritu a seguir encarnando de manera planificada y de conjunto la misión de tu Hijo Jesucristo en el aquí y ahora de nuestros pueblos: con un amor preferencial a los empobrecidos, a las comunidades eclesiales de base y a los jóvenes. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Padre nuestro…

MAMÁ:    Haciendo sobre nosotros la señal de la cruz, decimos: El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Amén.

  • Canto final: De dos en dos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *