Gracias por su servicio

La experiencia compartida por los 37 distribuidores que participaron en el encuentro celebrado el sábado 4 de junio en el Seminario Mayor, confirmó que El Puente es un proyecto de comunicación que vive y se sostiene gracias al espíritu de servicio y a la lógica del trabajo voluntario de sus colaboradores y distribuidores.

Alrededor de las diez de la mañana llegaron los primeros. Los restantes en el transcurso de los siguientes 60 minutos. Se esperaban más de cien, pero sólo una tercera parte pudo participar en este encuentro. Y no por mala voluntad ni por falta de información, sino por falta de tiempo, de recursos económicos y, en algunos casos, por el poco apoyo de parte de los sacerdotes.

En sus comentarios quedó claro que su labor es un servicio en favor de la evangelización. Por eso, se encomiendan a Dios y leen el contenido ante de distribuirlo, pues saben que no llevan una mercancía a vender, sino el fruto de un trabajo en equipo que se ha propuesto y comprometido en ofrecer una información sobre los acontecimientos sociales y eclesiales con una visión crítica, que ayude a vincular la fe con la vida y a recuperar los saberes y raíces de nuestros pueblos.

 

 

Son gente sencilla y pobre, en su mayoría mujeres mayores de edad, pero con un gran corazón. Querer que la gente esté bien informada, que conozca el proceso pastoral de nuestra Diócesis y la vida de las parroquias; cumplir su compromiso de colaborar con las necesidades de nuestra parroquia misión en San Cristóbal de Las Casas, fomentar la comunicación entre los vecinos, entre otras cosas, los ha llevado a invertir con gusto su tiempo, a caminar y tocar puertas para que El Puente llegue a los hogares y, en ocasiones, hasta poner dinero de su bolsa para pagar los periódicos que regalan con tal de que lo lean, lo conozcan y lo acepten.

Aunque dijeron que les toca hacer lo más sencillo, en este encuentro, el P. Juan Manuel Hurtado, a través de la parábola de “El zorro y los sapitos” les hizo ver que su labor y su aporte son de vital importancia: “Ustedes son el rostro humano del periódico, son ustedes a quienes ven y conocen nuestros lectores. Ustedes son quienes hacen posible que el esfuerzo de los articulistas, diagramadores, reporteros, editores, administradores se corone. Ustedes prestan sus pies para que el periódico camine y llegue a los hogares. Ustedes llevan en sus cofres el regalo de la palabra. La palabra es tender un puente hacia otras realidades, hacia otros actores, hacia otras iglesias”, comentó. Los invitó a seguir el ejemplo de “los sapitos” siendo creativos para multiplicar la palabra y hacer valer la verdad, la justicia y el respeto. “En esta lucha se inscribe nuestro periódico El Puente y su colaboración como distribuidores y distribuidoras”, concluyó.

Aunque la participación fue poca, los objetivos del encuentro se cumplieron. Reconocer y agradecer su servicio, escuchar y reflexionar su experiencia, conocerlos, registrar su nombre, convivir y comer juntos, la presencia y palabra de nuestro Señor Obispo Rafael los animó a continuar en su misión. Regresaron a sus comunidades contentos y dispuestos a ponerse “el mandil” que se les regaló, como símbolo de su trabajo humilde y generoso, pero indispensable.

La necesidad de establecer una relación más directa y frecuente con esta red de voluntarios para valorar y cuidar este potencial que pocos medios tienen, el encuentro aterrizó en tres tareas concretas. Primera, vivenciar este encuentro en cada una de las seis vicarías pastorales. Segunda, buscar una mejor manera de organización en cada comunidad para agilizar el proceso de distribución, ver la posibilidad de aumentar el número periódicos y recuperar el costo para tener finanzas sanas. Y tercera, encontrarnos cada año para fortalecer el espíritu de servicio y buscar nuevos caminos para que El Puente siga con su propósito de llamar las cosas por su nombre y multiplicar la palabra para informar y formar.

Publicación en Impreso

Número de Edición: 110
Autores: P. Luis Antonio Villalvazo
Sección de Impreso: Semillas de Mostaza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *