La tentación de la urgencia

Por: Rosa Eugenia García Gómez

En tiempos de crisis y ansiedad como los que ahora prevalecen, la información es una excelente herramienta para calmar los ánimos sociales a través de la certeza.

El proceso de informar implica, desde el punto de vista de la ética periodística, el cumplimiento de una serie de pasos como la obtención, verificación y corroboración de datos, que con un contexto adecuado, sirven para formar en el imaginario público una idea certera de las realidades que se dan.

El peligro de no cumplir rigurosamente con este proceso no lleva sólo a no informar, que equivale a quedarse callado o no decir nada, sino a desinformar, a mentir, a faltar a la verdad, y de ahí a contribuir a la construcción social de una realidad falseada.

El 6 de mayo pasado especialistas del periodismo científico de España, Argentina, Colombia y México que participaron en el Foro Virtual e Hispanoamericano de Periodismo Científico aportaron sus experiencias relativas a la infoxicación, desinformación y pandemia de las que surgieron los clásicos guiños de la ética periodística enmarcados en la certeza de cómo las audiencias sólo ven la realidad a través de una ventana mediática, más aún hoy, en tiempos de confinamiento y distanciamiento social.

Las afectaciones mundiales del Covid 19 han puesto en la palestra del análisis de la práctica periodística cómo las salas de redacción se deben reorientar hacia la constante verificación y actualización de la información en un contexto de una enfermedad nueva en proceso de conocimiento para la comunidad científica.

Los periodistas hemos de evitar la tentación de la primicia para no caer en la desinformación. Los datos que mienten son contraproducentes y pueden generar caos social, particularmente en tiempos de emociones por el encierro y nerviosismo debido a la amenaza de la afectación económica.

En el afán de ver la parte positiva de la situación podemos encontrar que uno de los beneficios de la pandemia es que el periodismo que sobrevive es el riguroso, el que sirve para tomar decisiones basadas en certezas.

Hoy es tiempo de detenerse a pensar antes de publicar y como nunca hacer la distinción entre lo urgente que quizá es atractivamente publicable y quisiéramos ser los primeros en anunciar, pero no tenemos todos los elementos para ello; y lo importante, que hemos verificado, que quizá tardemos varios días en corroborar, pero hará la diferencia entre la deficiente y la útil práctica periodística.

Rosa Eugenia García Gómez


Coordinadora de la Licenciatura de Periodismo en CUSur.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *