De la polarización política, todos pierden

Por: Jorge Rocha

Es evidente que muchos actores políticos han tratado de capitalizar la crisis sanitaria provocada por el COVID 19 y fortalecerse electoralmente. Hay que decir que algunos pocos, muy pocos, sí han sido vehículos para dar voz a legítimas demandas y críticas de los ciudadanos frente al Gobierno Federal o a los gobiernos estatales, pero, al menos desde mi particular punto de vista, la mayoría lo han hecho tratando de generar pánico innecesario y con una peligrosa polarización, que en este momento es lo menos apropiado y deseable.

Mi postura es la misma desde hace tiempo: es momento de colaborar ya que viene la etapa más crítica de la pandemia, que de acuerdo a las autoridades sanitarias, tendremos el pico de contagios y defunciones en las dos primeras semanas del mes de mayo.

En la última encuesta de El Financiero, se muestran algunos datos muy interesantes sobre las preferencias electorales si en este momento hubiera elecciones a diputados federales. Este ejercicio se realizó en los días 13, 14, 27 y 28 de marzo de este año, a 820 personas en todo el país y con un muestreo aleatorio de teléfonos residenciales y celulares en las 32 entidades federativas, con un margen de error de +/- 3.4%.

También hace unas semanas este mismo periódico presentó una encuesta con la aprobación presidencial y resultó que Andrés Manuel López Obrador tiene un apoyo popular del 60% de la población, que son tres puntos porcentuales menos de los que obtuvo en el mes de febrero y que representan su nivel más bajo desde que asumió la presidencia, pero que, desde mi perspectiva, sigue siendo un porcentaje de aprobación alto, sobre todo considerando las circunstancias que está viviendo el país.

A continuación, presentó una tabla con la evolución de las preferencias electorales de diciembre de 2019 a marzo de 2020:

Partido Diciembre 19 Enero 20 Febrero 20 Marzo 20
MORENA 35% 33% 23% 18%
PAN 7% 9% 7% 10%
PRI 9% 7% 7% 8%
Por ninguno 42% 44% 57% 59%

Ahora bien, en cuanto a la imagen positiva o negativa de los principales institutos políticos del país en marzo de 2020, se presentan a continuación los datos:

Partido Buena/muy buena Mala/Muy mala
MORENA 31% 36%
PAN 18% 54%
PRI 13% 70%
PRD 13% 53%

 

Frente a estos datos podemos hacer algunas inferencias y conclusiones preliminares:

Primero MORENA ha tenido una baja muy significativa en su intención del voto frente a los comicios del año 2021, ya que, de diciembre del año pasado a marzo de este año, cayó el 50% en su preferencia electoral, esto puede significar que frente a las demandas de las mujeres y la crisis sanitaria derivada del COVID 19, este partido político ha tenido un mal desempeño de acuerdo a sus probables votantes.

Aún así, conserva el primer lugar en la intención del voto, pero ya no muestra la fortaleza electoral de hace cuatro meses. Otro dato que muestra el debilitamiento de este partido, es que ahora son más lo que tienen una mala imagen de este instituto político de los que lo aprecian de forma positiva; y en cuanto a su aprobación está muy debajo de López Obrador.

Acción Nacional oscila entre el siete y el diez por ciento de las preferencias electorales de cara al año 2021. Efectivamente tuvo su mayor repunte en el último mes, sin embargo, todos sus números se encuentran en el llamado margen de error, con lo cual su leve mejoría no es significativa en términos estadísticos. En cuanto a su saldo de imagen (los que valoran positiva y negativamente a este instituto político), este partido mantiene un saldo negativo muy alto (-36%).

El tricolor mantiene una preferencia electoral que está entre el siete y el nueve por ciento, al igual que el PAN, sus números también están en el margen de error, con lo que podemos inferir que su mejoría del mes de marzo tampoco es significativa. El saldo de imagen del PRI es el peor de todos, ya que tiene un -57% y muestra de forma consistente su gran debilidad política.

El Partido de la Revolución Democrática ni siquiera aparece en los conteos de preferencias electorales, al igual que Movimiento Ciudadano y otros partidos con mínima representación a nivel nacional. En el caso del PRD su saldo de imagen también es muy negativo con -40%. La pregunta es sí este tipo de partidos podrán mantener su registro como partidos políticos nacionales.

Lo único que subió significativamente en este periodo es el repudio a los partidos políticos, ya que en cuatro meses los ciudadanos que afirmaron que no saben por quién votarán en 2021, pasó del 42 al 59%, es decir, 17 puntos porcentuales más, dicho de otra forma, en este proceso de polarización política que se ha dado en los últimos meses, el resultado más contundente es que todos pierden, ya que unos descienden, pero otros no crecen prácticamente nada.

En coyunturas tan críticas como las actuales, algunas de las preguntas que salen a la luz son ¿de qué nos sirven los partidos políticos? ¿cuál es su verdadera aportación más allá de colocar candidatos a elecciones? ¿vale la pena seguir manteniendo este tipo de estructuras con este tipo de resultados? ¿necesitamos nuevos partidos políticos?

Otra de las agendas que tendremos que discutir pasando esta crisis sanitaria es precisamente por la naturaleza de los partidos políticos, evaluando sus aportes a la sociedad y exigiendo procesos de cambio profundo al interior de los mismos.

Dr. Jorge Rocha Quintero

Twitter

Dr. Jorge Rocha Quintero. Académico del ITESO. Colaborador de El Puente. Escribe en revistas y medios de Jalisco y de la Compañía de Jesús. Le va a Atlas aunque ganen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *