Mes: marzo 2015

Homilía para el domingo de Ramos 2015

Acompañar a Jesús

Nos hemos reunido para vivir nuestro encuentro dominical con el Resucitado. Hoy nos encontramos con Jesús en su entrada a Jerusalén y en su Pasión, muerte y sepultura. Él fue recibido y aclamado por mucha gente como Mesías y Rey, como acabamos de escuchar en el texto del Evangelio. Jesús entró en la ciudad montado en un burro. No perdió la humildad, a pesar de que la gente lo recibió como rey y lo bendijo como el enviado por el Señor.

Homilía para el 5º domingo de Cuaresma 2015

Ver a Jesús

Cuaresma5 B 15

Acabamos de escuchar los textos bíblicos que nos preparan para vivir el encuentro sacramental con Jesús en este domingo de Cuaresma. En el Evangelio, Jesús aparece en Jerusalén junto con sus discípulos para celebrar la fiesta más grande de los judíos: la Pascua. Allí, unos griegos le dijeron a Felipe, uno de los Doce apóstoles, que querían ver a Jesús. Esto de ver a Jesús, en el Evangelio de san Juan es algo especial, porque no se trata de verlo físicamente con los ojos.

Homilía para el 4º domingo de Cuaresma 2015

Contrastes

Cuaresma4 B 15

Nuestra vida humana y cristiana está llena de contrastes. Los textos de la Palabra de Dios que se han proclamado nos ayudan a reflexionar sobre nuestra vida –opciones, proyectos y estilo– para prepararnos al encuentro con Jesús en la Comunión sacramental. ¿Cuáles son esos contrastes que nos ofrecen los textos bíblicos? Vida-muerte, creer-no creer, fidelidad-infidelidad, salvación-condenación, luz-tinieblas, bien-mal, verdad-mentira, gracia-pecado, don-rechazo.

Homilía para el 3er domingo de Cuaresma 2015

Señales para creer

Cuaresma3 B 15

Nosotros estamos acostumbrados a movernos con señales, aunque no siempre les hacemos caso, como sucede con las de tránsito. En los textos bíblicos proclamados se nos habla de señales y van en relación a creer en la persona de Jesús. Reflexionar sobre esta dimensión de nuestra vida nos ayudará a disponernos para el encuentro sacramental con Jesús en este domingo de Cuaresma. No olvidemos que la Cuaresma es tiempo de preparación para la Pascua.