Van dos años de festejos

La Diócesis de Ciudad Guzmán ha cumplido 41 años de vida. Al acercarse al cuarenta aniversario, el Sr. Obispo Rafael León Villegas dirigió una circular a toda la familia diocesana con la cual invitó a festejar “los dones que hemos recibido (de Dios) con la erección de nuestra Diócesis”.

131. Iglesia en camino. Pag. 11_ Foto01

Los jóvenes, una deuda

En esa circular, enviada el 13 de abril de 2011, constituyó la Comisión de Conmemoración de los 40 años de la Diócesis, integrada por los vicarios y coordinadores y coordinada por el p. Salvador Urteaga, Vicario Episcopal para la Pastoral. Indicó, además, que esta comisión estaría “en estrecho diálogo con los Consejos Diocesanos Presbiteral y de Pastoral”.

La comisión asumió su encomienda y ayudó a que se cumplieran los deseos del Sr. Obispo, quien después de consultar al Consejo Diocesano de Pastoral (CDP), señaló que la finalidad sería “no solo de festejarlo gozosamente (el aniversario 40), sino de renovar en esta oportunidad nuestro compromiso de discípulos y misioneros de Jesucristo”.

Don Rafael puso también como objetivo de la celebración rescatar la memoria histórica de la Iglesia particular, pensando sobre todo en que los más jóvenes lo conocieran y se comprometieran con él. Esta es una deuda que la Diócesis tiene que pagar, pues a los jóvenes muy poco les ha dicho y les significa este acontecimiento.

Dos acontecimientos eclesiales fundamentales

De acuerdo a las sugerencias del CDP el pastor diocesano pidió ligar el festejo a dos acontecimientos eclesiales, uno mundial y otro local. En ese entonces estaban por cumplirse 50 años del inicio solemne del Concilio Vaticano II ocurrido el 11 de octubre de 1962 y 15 años de la clausura del Primer Sínodo Diocesano que comenzó el 21 de noviembre de 1996.

Ambos acontecimientos se han retomado para darlos a conocer, reflexionarlos y profundizarlos, en diversos momentos de la vida de las parroquias y de la Diócesis como fiestas patronales, semanas bíblicas y de la comunidad, ejercicios cuaresmales, formación permanente de los sacerdotes.

De ellos se ha dado a conocer su contenido principal, por ejemplo que la Iglesia es el Pueblo de Dios y que todos los bautizados, por haber sido consagrados profetas, sacerdotes y reyes, tienen el compromiso de colaborar en la misión de la Iglesia.

Las semanas bíblicas y de la comunidad han servido para reflexionar principalmente en las dimensiones comunitaria, ministerial, solidaria, laical de la Diócesis. Los temarios para las catequesis cuaresmales y las Misas de novenario en las fiestas patronales, se han diseñado, combinando la vida diocesana, el Vaticano II, el Sínodo y el Año de la Fe.

A decir de quienes han tenido la oportunidad de recibirlos, los temas son muy buenos y de mucho provecho. Sin embargo, la limitación de esas reflexiones es que han llegado a muy poca gente, la que participa en los novenarios y la que se reúne ordinariamente en los barrios y ranchos.

Elaboración de Planes de pastoral

En la convocatoria para la celebración por el aniversario de la Diócesis, el Señor Obispo expresó: “daremos renovado impulso al cuarto Plan Diocesano de Pastoral con la promoción y presentación de los Planes de Pastoral de cada Parroquia y de las seis Vicarías Pastorales”.

Ciertamente el día del aniversario que fue 30 de junio de 2012 se presentaron como ofrenda, en la Catedral del Señor San José, los planes parroquiales y vicariales, unos ya terminados y promulgados, otros en proceso de elaboración. En ellos, orientados por el Plan Diocesano, se insiste en la necesidad de fortalecer la Misión Continental a que convocaron los Obispos latinoamericanos en Aparecida en el año 2007.

A lo largo de los dos últimos años, muchos barrios, colonias y ranchos también han elaborado sus planes de pastoral. Éstos, junto con los parroquiales, se le han presentado a Don Rafael León en las visitas pastorales. Él ha valorado ese esfuerzo de programar los trabajos de evangelización y ha animado a su realización.

De esta manera se cumple otro deseo del Sr. Obispo, manifestado con mucha esperanza en la circular ya mencionada: “intensificaremos nuestra fidelidad a Dios, al Evangelio, a la promoción de la vida digna y plena de los hombres y mujeres de nuestro pueblo”.

El festejo por el don que el Sur de Jalisco ha recibido con la erección de la Diócesis guzmanense, se ha prolongado durante dos años. No se ha reducido a una celebración de una o dos horas, sino que ha servido para fortalecer los esfuerzos diocesanos por cumplir la misión.

Dar a conocer el Vaticano II, llevar a la práctica el Sínodo diocesano, cumplir la Misión Continental, hacer realidad los planes de pastoral, lograr que los jóvenes sean sujetos de la misión, son tareas que permanecen sobre las espaldas de los miembros de la Iglesia Particular de Ciudad Guzmán.

Publicación en Impreso

Edición: 131
Sección: Iglesia en Camino
Autor: P. José Lorenzo Guzmán Jiménez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *