El Puente

Diócesis de Ciudad Guzmán, Jalisco, México

Tres desafíos

Que dejó la X Asamblea Post- sinodal

Por: Alejandro Salas

La Décima Asamblea post-sinodal escuchó los gritos más fuertes de la vida de nuestra Diócesis, al mismo tiempo que bosquejó los desafíos estructurales para atender tan compleja realidad.

El deterioro ambiental en el territorio diocesano, el aumento de la violencia en las comunidades y el empobrecimiento cada vez mayor de las familias del sur de Jalisco son las tres grandes limitaciones que enfrascan la búsqueda de la vida digna, como lo marca el Cuarto Plan Diocesano de Pastoral y la Novena Asamblea post-sinodal.

IMG_1882

Los diagnósticos que se hicieron durante el proceso de evaluación en cada comunidad, en cada parroquia, en cada vicaría podrían parecer desoladores, grises y sin fuerza, pero en la Décima Asamblea se dio un grito de esperanza que brotó de las laicas y laicos que se esfuerzan y comprometen, día a día, por la ser una Iglesia testimonial.

De los momentos de oración, de trabajo en grupos, de sub-plenarios y plenarios generales se llegó a tres desafíos a atender:

La economía solidaria.
La construcción de la paz
La defensa y cuidado del agua y la tierra.

Tres desafíos que dan una visión de conjunto del tiempo que estamos viviendo pero que encamina a cada comunidad a buscar las propias formas de atender los clamores del pueblo.

Si los gritos de sufrimiento en la Diócesis causan angustia y temor, los gritos de la Décima Asamblea causaron esperanzan y compromiso, porque son armoniosos, porque son gritos de los bautizados y bautizadas comprometidos en la construcción del Reino y acompañados por la potencia transformadora del Espíritu de Dios.

Esta entrada fue publicada el 23 de mayo de 2018 a las 12:39 pm en la categoría Papel y tinta. Puedes seguir los comentarios a través del feed RSS 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *