Sentir pasos en la cabeza

La pediculosis “Pediculus capitis” es mejor conocida por tener piojos de la cabeza es un padecimiento común aún en esta época y en los entornos rural y urbano. Anteriormente se consideraba que los piojos solo lo padecían las personas pobres y sucias; actualmente se sabe que las poblaciones están expuestas a padecerla en todos los niveles sociales, sin importar edad, género o raza.

Los piojos de la cabeza son insectos ovíparos y hematófagos es decir, que se reproducen a través de huevos y se alimentan de la sangre del portador; viven generalmente en la cabeza y cabello de las personas, miden entre dos y tres milímetros (mm) y son de color grisáceo, no tienen alas pero poseen seis patas que les permiten sujetarse al cabello y desplazarse rápidamente en la cabeza de la persona.

131. Remedios. Piojos_Foto01

Los piojos viven 35 días aproximadamente, pasan por tres fases durante su ciclo vital. En la primera son la muy reconocida Liendre, que es el huevecillo del piojo de color blanco muy característico y detectable fácilmente, esta se encuentra adherida al cabello y dura entre seis a siete días su desarrollo. La segunda fase llamada Ninfa es el piojo recién salido del huevo o recién nacido, invisible al ojo humano debido a su tamaño. En este proceso el piojo pasa por tres cambios de crecimiento hasta convertirse en adulto, su periodo es de nueve a diez días. Y por último la tercera fase es el Piojo adulto que vive entre 15 a 16 días. En la fase adulta la reproducción es constante ya que las hembras depositan de 4 a 8 huevos diarios a una distancia de entre uno y dos mm del cuero cabelludo adhiriéndolos con una sustancia pegajosa e insoluble al agua que segregan fijándolos fuertemente a los tallos de cada cabello.

Los piojos se contagian fácilmente por contacto, generalmente de cabeza a cabeza o por utilizar objetos personales de alguien infestado, de manera tal que se propagan fácilmente primordialmente entre los menores, es decir; en niños de tres a 12 años por las formas de convivencia social, pero esto no excluye a personas adultas.

Es muy evidente detectar cuando los niños o las personas han sido plagados ya que presentan comezón en el cuero cabelludo con protuberancias pequeñas y rojas en el cuello y los hombros, pequeñas motitas blancas que son huevos o liendres cerca de la raíz de cada cabello. Cuando se detecte que alguien de la familia o cercano padece piojos es necesario extremar la higiene personal y en casa.

Las recomendaciones básicas que auxilian o ayudan a prevenir el contagio de piojos en las familias y los niños en edad escolar son enseñar al niño a evitar el contacto cabeza con cabeza o cabello con cabello al jugar o realizar actividades en la escuela, parques, fiestas, o en las actividades sociales que participe, de preferencia que siempre valla peinado principalmente si tiene el cabello largo.

De preferencia no comparta objetos personales como peines, sombreros, bufandas, uniformes y toallas con otras personas. Desinfecte regularmente los cepillos, peines, ligas, broches, diademas, es decir todos los objetos que emplea para el cabello y cabeza, aunque no se padezca de piojos con el fin de evitar otras infecciones del cuero cabelludo. Se recomienda lavar los cepillos o peines regularmente y colocarlos en agua caliente para quitar todos los residuos que puedan contener.

De preferencia evite recostarse en camas, alfombras, sofás públicos o de casas ajenas, pues no se sabe si alguien plagado haya tenido contacto con los insectos.

En caso de que alguna persona en la familia sospeche tener piojos o liendres lave y desinfecte todos los efectos de uso personal de la familia, incluyendo prendas de ropa y cama utilizando agua caliente.

No se deben usar en las personas, casas u objetos personales insecticidas de ninguna clase para eliminar piojos ya que pueden ser tóxicos o causar daños de salud.

En caso que detecte un brote en la escuela o comunidad donde vive avise inmediatamente y póngase de acuerdo con las madres de familia o autoridades escolares para tomar acciones que permitan erradicar el problema.

Los pasos para eliminar los piojos

Lo primero que hay qué hacer es que cuando se sospeche que un miembro de la familia ha sido infestado de piojos, revise cuidadosamente la cabeza del niño o niña, haciendo particiones en el cabello con un peine de dientes pequeños para inspeccionar cada parte de ella así como de su cabello, revise orejas y detrás de ellas, así como el cuello con el fin detectarlos; se debe recordar que la liendre es más sencilla de identificar por su color blanco y porque no se mueve, pero los piojos son muy rápidos así que este proceso debe ser muy meticuloso.

Después si comprueba que el niño tiene piojos o liendres, adquiera inmediatamente un tratamiento especial llamado “Pediculicida”, se venden en farmacias y son de venta libre, sigua al pie de la letra las instrucciones de aplicación y duración, estos tratamientos están diseñados especialmente para ello y no dañan la salud del niño o de la persona que lo utilice.

Adquiera un peine de cerdas finas mejor conocido como liendrera, para peinar al niño cuando lo indique el tratamiento para desprender los piojos y las liendres si es que ya las tiene.

Lave su ropa y ropa de cama por si estos elementos pudieran estar contaminados, así como efectos de uso personal como cepillos, diademas, moños, pañoletas, aquellas cosas que hayan podido estar en contacto con él.

Continúe peinando con la liendrera y revisando el cuero cabelludo por dos o tres semanas continuas para asegurarse que ya se han ido todos los piojos. Si nota irritación o resistencia consulte al médico para que indique un tratamiento más adecuado. También es fundamental que se revise a los demás miembros de la familia y sus efectos personales, así como notificar en la escuela o en el lugar donde conviva con demás niños en caso de que ellos estén infestados.

Utilice remedios naturales para ir combinarlos con los tratamientos, y realice revisiones periódicas en la cabeza de los niños, para evitar que se contagien frecuentemente. Un remedio muy efectivo es colocar ramitas de romero fresco en las fundas por dentro de las almohadas, déjelas una semana y cámbielas, el aroma es fresco y a los piojos los repele. También se puede adquirir a manera de prevención repelentes en aerosol o atomizados que venden en las farmacias y rociar la cabeza del niño, de preferencia peine a las niñas evitando que lleven el cabello suelto.

Algunos remedios que se pueden aplicar son los siguientes:

Aceite de oliva:

Aplicar cuatro cucharadas de aceite de oliva sobre la cabeza de la persona para asfixiar a los piojos, cubrir la cabeza con una gorra de ducha, dejar puesta de cuatro a seis horas. Repetir la operación tres o cuatro veces por semana, peinar con una liendrera para irlos retirando.

También se emplea la mezcla de tres cucharadas de aceite de oliva y tres de aceite esencial de lavanda, cubrir la cabeza con una gorra de ducha de cuatro a seis horas por tres a cuatro días, peinar con una liendrera para irlos retirando.

Con vinagre:

Se mezcla media taza de vinagre de sidra de manzana y ocho gotitas de esencia de tomillo, aplicarlos y masajear con esta preparación la cabeza, colocar un gorro de plástico y dejar puesto por cinco horas, después quitar el gorro y pasar un peine que tenga los dientes pegados o las conocidas liendreras por la cabeza para retirar los bichos.

Hueso de Aguacate

Se debe picar y machacar cinco huesos de aguacate el cual se pondrá a hervir con un puñado de ruda en un cuarto de litro de agua durante diez minutos, cuando esté listo, retirar del fuego y dejar refrescar, lavar bien el cabello y aplicar esta preparación mediante suaves masajes circulares por todo el cabello, al finalizar colocar una gorra de baño plástica en la cabeza y envolverla con una toalla, la cual se deja por dos horas, acto seguido pasar un peine delgado para retirar los piojos desprendidos.

Remedio contra la comezón

Mezclar algunas gotas de aceite del árbol del té en el champú o aplicar directamente mediante una bolita de algodón al cuero cabelludo durante algunos minutos antes del lavado.

Piojosas curiosidades

• Se estima que 2 de cada 10 niños tienen piojos y los padres no lo saben.

• Los piojos se pueden contraer apoyando la cabeza en lugares públicos que hayan tenido contacto con personas infectadas, como asientos de taxis, aviones, cines, transportes públicos, toallas, sabanas, almohadas de hoteles.

• Las mujeres y niñas generalmente son las que padecen más el contagio debido al cabello largo.

• Durante el invierno es cuando aumentan los casos de contagio de piojos.

• Los piojos adultos evitan la luz, debido a esto se esconden en la nuca o detrás de las orejas.

• Según datos de la Federación Mexicana de Dermatología y la secretaria de Salud cada 15 años se manifiesta una epidemia de piojos en las escuelas públicas y privadas que afecta sobre todo a la población infantil, por lo que siempre hay que extremar precauciones y hacer revisiones periódicas en casa y en las escuelas para evitar su propagación.

Publicación en Impreso

Edición: 131
Sección: Remedios de mi Pueblo
Autor: Mónica y Ruth Barragán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *