Replantear la misión

Celebración del Día Diocesano de la Misión

Esta es una oportunidad para replantear la misión en Pantelhó y nuestra práctica misionera en la Diócesis.

Por: P. J. Lorenzo Guzmán J., Párroco de Huescalapa

Al cumplirse veinte años del envío de los primeros misioneros a la parroquia-misión de Santa Catarina, en Pantelhó, Chiapas, el 31 de enero se celebró por segunda vez el Día Diocesano de la Misión, en el Seminario Mayor.

1. Don Serafín Vásquez estableció la misión en Pantelhó (Foto J. Lorenzo Guzmán J.)

Este encuentro celebrativo, preparado y coordinado por el Equipo Diocesano de Animación Misionera, tuvo doble propósito, de acuerdo al objetivo que se planteó: fortalecer la conciencia y el trabajo misionero desde nuestros barrios, colonias y ranchos, y mantener viva la relación y apoyo con la parroquia-misión de Santa Catarina.

La primera parte fue una celebración de la Palabra. Se inició con una procesión con tres altares: a la Virgen de Guadalupe, la gran misionera, inculturada en nuestra tierra; a Señor San José, gran misionero y protector de la familia; a Don Serafín Vásquez, quien estableció la misión en Pantelhó, parroquia de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas.

Enseguida, alrededor del altar maya se proclamó y reflexionó el texto bíblico en que Jesús promete su Espíritu a los discípulos para que sean sus testigos hasta los últimos confines de la tierra. El texto “nos cuestiona en que debemos ser más formales y tomar las cosas en serio, actuar y no sólo decir que vamos a la misión”, comentó Elvira Rivera.

El Obispo Óscar Armando Campos Contreras agradeció a los casi cincuenta participantes los esfuerzos por realizar la misión en sus comunidades. “Quisiera que no se apague ese fuego en la Iglesia diocesana”, dijo. Después de señalar la necesidad de fortalecer en las comunidades la conciencia de ser discípulos misioneros, planteó el desafío de llegar a los jóvenes.

Respecto a la parroquia-misión de Pantelhó, se recordó la propuesta que el P. Juan Manuel hizo a la Diócesis el pasado mes de agosto: seguir acompañando la vida pastoral de aquella comunidad parroquial e ir previendo un relevo.

Esta es una oportunidad para replantear la misión en Pantelhó y nuestra práctica misionera en la Diócesis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *