Proyecciones del XI Simposio Internacional sobre San José

La Diócesis de Ciudad Guzmán fue la sede del XI Simposio Internacional sobre San José. Al ser entrevistados, varios participantes de esta Diócesis expresaron lo que significó este acontecimiento en su vida y en el proceso pastoral diocesano. Sus respuestas abarcaron desde aclarar lo que es un simposio hasta algunas proyecciones prácticas.

132. Pag08_Foto01

Lo que es un simposio

“Yo tenía esa inquietud de qué era un simposio. Se lo preguntaba al Sr. Cura cuando nos hizo la invitación porque yo ni idea tenía”: comentó Irinea García de Tapalpa.

En el mismo sentido se expresó Carolina Robles, agente pastoral de San Gabriel. Y encontró la respuesta al participar en el simposio: “ya me di cuenta de que un simposio es conferencias sobre algún tema y el tema fue San José, custodio de la vida y del amor”. Se escucharon “diferentes opiniones de las personas” sobre ese punto, a decir de Elizabeth Díaz, de Jiquilpan. Eso es precisamente un simposio.

Al preguntarle sobre lo que le pareció el simposio, la tapalpense Aidé Nava Vergara respondió: “Muy interesante y también bonito porque conoce uno a personas de otros países”.

Pero no fue solamente conocer a otras personas sino experimentar que se comparte la fe y la devoción. “Es un banquete el que estén ellos aquí con nosotros compartiendo nuestra fe, esa devoción tan profunda, tan llena de cariño hacia el padre virginal de Jesús”, manifestó el Sr. Obispo Rafael León.

Una monja Adoratriz zapotlense Josefina Bautista resaltó “el ambiente tan fraterno entre personas de diferentes lenguas y culturas con un mismo fin: conocer y dar a conocer a San José”.

A este propósito, el p. Rodrigo Estrada párroco de Alista externó: “Me estoy llevando la fraternidad de los países, que nos une con todas las gentes del mundo”: refiriéndose a los miembros de los centros josefinos participantes en el simposio.

Necesidad de conocer a San José

Algunos laicos que vinieron al simposio tienen a San José como patrono de su comunidad. Sin embargo, confesaron que conocen muy poco de su Santo Patrono. Fue el caso de María Guadalupe Mateo, miembro del equipo de liturgia en la Colonia San José, de Atemajac de Brizuela, quien dijo: “como agente de pastoral yo ignoraba todo esto de la vida de San José”.

Lo mismo expresaron otras personas, además señalaron la necesidad de conocer más a San José. “Hay cosas que yo no sabía, cosas que dan luces para la vida y para la evangelización, sobre todo donde se celebra la fiesta a Señor San José. Hoy yo descubrí que no se conoce bien a San José”, señaló el párroco de Atenquique, el p. Ramón Maldonado.

San José, modelo de vida

Los entrevistados coincidieron en que San José es modelo de vida. “San José es un ejemplo a seguir en todos sus aspectos”, dijo Ma. de Jesús Contreras, quien dejó por unas horas Santa Cruz del Cortijo para estar en el simposio. Armando Pérez Serafín, papá y agente de pastoral en Zapotiltic, pensando en su propia responsabilidad, manifestó: “Hay que agarrar el ejemplo de San José como padre amoroso, para educar a nuestros hijos, como educó San José a Jesús”.

El carpintero de Nazaret también fue señalado como modelo de vida para los esposos. “Yo como casada, puedo decir que San José es un ejemplo a seguir para los matrimonios, (por) el cuidado que debemos tener con los hijos, la protección y el amor hacia el matrimonio” indicó la tamazulense Teresa Cortés.

Proyecciones al trabajo pastoral diocesano

Al pedirle que compartiera una luz para la pastoral diocesana, J. Isabel Guzmán, laico de Tuxpan dijo: “Esta es una enseñanza para toda la pastoral porque nos ayuda a centrarnos en el compromiso que tenemos como servidores”.

“En el Simposio he encontrado más valores de los que conocía en San José, valores que tenemos que inculcar, impulsar, promover con los jóvenes para tener una mejor Iglesia: más servidora, comprometida, que se preocupe por los más pobres”. Esto lo expresó Miguel Ángel López, coordinador de Pastoral Juvenil en Tapalpa.

Hubo quienes al escuchar a alguno de los 39 ponentes en el simposio descubrieron proyecciones prácticas para la vida de su comunidad, como Luis Contreras, coordinador en su barrio: “Yo desde hace algún tiempo he querido conocer algo de la vida de San José para llegar a realizar algunos temitas, como cuando es la fiesta de mi barrio y por eso es el interés de estar aquí”.

Para finalizar, Irinea García hizo la siguiente reflexión: “tenemos un Patrono en nuestra Diócesis: Señor San José; él nos está ayudando a cada una de nuestras parroquias, de nuestras vicarías, a que se viva la unidad, la hermandad y sobre todo que nos sintamos como una sola familia, unidos a nuestro obispo, que es nuestro pastor”. Solamente así podremos “sentir ese amor y ese abrazo de nuestro Señor San José”, concluyó.

Publicación en Impreso

Edición: 132
Sección: Dichos y Hechos
Autor: P. José Lorenzo Guzmán Jiménez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *