La Iglesia que se necesita

Asamblea vicarial, previa a la Décima Asamblea Diocesana Post-sinodal

estamos caminando aunque lentamente y nos falta mucho por hacer, porque nos están rebasando la pobreza, la violencia y el deterioro ecológico

Por: P. J. Lorenzo Guzmán J., Párroco de Huescalapa

En el proceso de evaluación del Cuarto Plan Diocesano de Pastoral y en el paso previo a la Décima Asamblea Diocesana Post-sinodal, la tercera vicaría se reunió en Asamblea el 8 de marzo, en el salón de la parroquia de Techaluta.

El objetivo planteado para la Asamblea, preparada y coordinada por el Equipo de Dirección de la Vicaría fue: “Ser conscientes de qué Iglesia queremos seguir impulsando en nuestros barrios-ranchos para responder a la realidad social”.

Hay que tomar conciencia y actuar en lo ecológico y la política (Foto J. Lorenzo Guzmán J.) (3)

El trabajo central consistió en la lectura y reflexión de la síntesis vicarial de los resultados de la evaluación de las dos primeras prioridades del Plan diocesano y de la relectura teológico-pastoral que hicieron las parroquias a partir de esos resultados. Las prioridades evaluadas son: la promoción de la vida digna del pueblo, y la defensa y el cuidado de la Creación.

Después de conocer la síntesis, los asistentes a la Asamblea se preguntaron qué les hacen pensar los resultados en relación a la Iglesia que quieren impulsar desde los barrios y ranchos.

Los secretarios compartieron las reflexiones realizadas en grupos y entre otras cosas dijeron: “nos hacen pensar que estamos caminando aunque lentamente y nos falta mucho por hacer, porque nos están rebasando la pobreza, la violencia y el deterioro ecológico; que estamos trabajando más en lo eclesial que en lo social, que no estamos promoviendo una Iglesia ministerial, que hay separación entre la fe y la vida, que nos falta involucrar a los jóvenes en estas tareas”.

Respecto al modelo de Iglesia que se pretende construir en barrios y ranchos, señalaron: “una Iglesia misionera, ministerial, profética, samaritana, servidora, con rostro laical”.

Emilia Silvestre Jacobo, representante de la parroquia de Teocuitatlán, comentó lo que le quedó claro de esta Asamblea fue que: “hay que echarle ganas al trabajo y comprometernos más en el servicio que estamos dando como agentes de pastoral, pues hay mucho trabajo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *