La guerra opaca a los migrantes

Nuevamente la reforma migratoria en Estados Unidos se ha visto opacada por los sucesos del medio oriente. Frente a la crisis por el uso de armas químicas en Siria, el parlamento norteamericano ha estancado la discusión sobre permitir la legalización de millones de migrantes.

Hace diez años sucedió lo mismo. Justo antes de los ataques del 11 de septiembre, se empezaba a retomar el tema migratorio en la agenda del congreso norteamericano. Sin embargo la emergencia de seguridad y la urgencia por emprender la búsqueda de responsables del atentado, archivó el proyecto de reforma migratoria en el vecino del norte. Pareciera que este tema no es prioritario en la agenda pública de Estados Unidos.

Por el contrario cabe reflexionar en torno a los costos y consecuencias de dicha reforma. La mano de obra migrante en Estados Unidos, aporta una fuerza de trabajo considerable a bajos costos. Sin la protección de un sistema de seguridad social, los trabajadores migrantes contribuyen a la economía estadounidense disminuyendo los costos de producción. En estos casi 15 años desde los atentados del 11 de septiembre hasta la crisis en Siria, no hubo interés por volver a colocar el tema migratorio en la agenda política de los Estados Unidos.

Brack Obama prometió en sus dos campañas políticas, apoyar la legalización de miles de trabajadores indocumentados. Sin embargo, una vez más el medio oriente se interpuso en el camino de los migrantes, y retrasará una vez más el proyecto de reforma que pretende normalizar y legalizar su valiosa contribución al desarrollo de la primera potencia económica del mundo.

Publicación en Impreso

Edición: 132
Sección: Miradas
Autor: Carlos Cordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *