El Puente

Diócesis de Ciudad Guzmán, Jalisco, México

La fuente de la vida en riesgo

Asamblea para tratar la problemática del agua

El trabajo para defender la fuente de la vida es de todos, porque todos somos parte del problema, el peor pecado es la resignación

Por: J. Jesús Gutiérrez Valencia

El agua en nuestra región está sobreexplotada, contaminada, es escasa y está convertida en mercancía. Así lo constatan los resultados de mil encuestas realizadas en 15 parroquias de nuestra Diócesis.

Cuidar el agua es cuidar la vida (Foto J. Lorenzo Guzmán J.) (3)

El Observatorio Ciudadano para la Gestión Integral del Agua en el Estado de Jalisco sistematizó los datos y el 7 de diciembre los devolvió a representantes de la Diócesis en el ex convento de Sayula.

Los resultados reflejan que la mayoría de la gente desconoce la problemática del agua porque no se distingue entre agua potable, agua tratada y agua mala. No se conoce el tipo de plantas tratadoras –las que hay no funcionan– y la mayoría de los desechos van a los ríos y lagunas.

La realidad es que, aunque los acuíferos Lagunas, Tapalpa, Cd. Guzmán, están sobreexplotados, se siguen dando permisos para la perforación de pozos, y se están gastando las reservas de agua.

El Observatorio notificó que estos acuíferos también están contaminados con los residuos de pesticidas químicos que son utilizados en el cultivo de aguacate, caña de azúcar, alimentos en invernadero, agave. Estos pesticidas son vendidos sin ninguna supervisión y muchos de ellos están prohibidos en Estados Unidos y en la Unión Europea.

El Observatorio propuso que se den a conocer los resultados de la investigación y la problemática del agua, se prioricen los problemas, disciernan lo que le corresponde a la ciudadanía y lo que corresponde a las autoridades, y nos organicemos como sociedad para exigir al Gobierno que reglamente el uso del agua, establecer un ordenamiento comunitario y de usos del suelo.

El trabajo para defender la fuente de la vida es de todos, porque todos somos parte del problema, el peor pecado es la resignación. Nuestro Obispo Óscar nos dijo: “Somos administradores de la Creación; hay que cuidarla, embellecerla, para que sea útil para las futuras generaciones, somos hermanos de todos. Cuidar el agua es cuidar la vida”.

 

Esta entrada fue publicada el 21 de febrero de 2018 a las 12:48 pm en la categoría Papel y tinta. Puedes seguir los comentarios a través del feed RSS 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *