El Puente

Diócesis de Ciudad Guzmán, Jalisco, México

Humo que enferma

Preservar la salud ante contingencias ambientales

La larga exposición al humo proveniente de estos incendios ya sea en área forestal o urbana, pueden generar problemas de salud a la población expuesta, primordialmente irritación en los ojos, nariz, garganta y pulmones.

Por: Mónica Barragán y Ruth Barragán pulmones

El año anterior el sur de Jalisco padeció los horrores de los incendios forestales. Cientos de hectáreas cayeron ante los efectos del fuego, el humo y los horrores ambientales viajaron por los aires hasta las ciudades y los pueblos. Ojos llorosos, tos persistente, náuseas fueron síntomas persistentes. La ausencia de políticas de prevención anticipa condiciones similares este año.

8

El cambio climático ha impactado a nivel mundial con climas cada vez más extremos: sequias permanentes, lluvias torrenciales, temperaturas extremas; ocasionando que la población sea cada vez más vulnerable ante los diversos riesgos asociados a las condiciones ambientales.

La región sur de Jalisco no es la excepción, con la llegada de la temporada de sequía o estiaje, los bosques arden y aunque se encuentren en las lejanías, el fuego y el humo que emiten son un grave riesgo para la salud de las personas que habitan las diversas poblaciones y que constantemente están expuestas a su inhalación y a los aumentos de la temperatura que se generan.

La larga exposición al humo proveniente de estos incendios ya sea en área forestal o urbana, pueden generar problemas de salud a la población expuesta, primordialmente irritación en los ojos, nariz, garganta y pulmones; causando tos, respiración con silbido e incluso problemas respiratorios severos.

Esto se debe a que el humo es una mezcla muy compleja: el aire caliente, las partículas sólidas y líquidas en suspensión junto con los gases tóxicos que contiene lo hacen extremadamente peligroso para la salud de las personas y el medio ambiente. Por lo que es muy importante mantenerse lo más alejado o resguardado en caso de contingencia ambiental por esta situación; sobre todo las personas más vulnerables que padecen enfermedades pulmonares como el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, el enfisema, la fibrosis pulmonar, enfermedades cardiacas, mujeres embarazadas, ancianos con enfermedades crónicas y niños.

En caso de haber estado expuesto al humo de un incendio por tiempo prolongado y no se sienta mal o no presente algún síntoma se recomienda que permanezca en su domicilio, sobre todo si así lo consideran las autoridades de Protección Civil; pero se recomienda consultar atención médica en caso de que presente síntomas como conjuntivitis o sensación de arena en el ojo, tos persistente, ronquera, dificultad para respirar, silbidos al respirar, mareos, vómitos, debilidad y pérdida del estado de conciencia.

Es fundamental estar informado cuando existan riesgos por este tipo de contingencias, primordialmente por inhalación de humo. En las localidades deberán limitar la actividad física, permanecer en el interior de casa o edificio de trabajo; con las ventanas y puertas cerradas, en habitación interior con menos puertas y ventanas si es posible, utilizando un acondicionador de aire o un filtro de aire ambiental en la habitación, y mantener las ventanas cerradas cuando viaje en vehículo, ejecutando el acondicionador de aire configurado con el flujo de aire para recircular.

Remedios naturales para combatir los efectos de los incendios forestales

Conjuntivitis

Esta enfermedad puede desencadenarse por causas infecciosas, virales, bacterianas, alérgicas y también por irritación del ojo, relacionado con la falta de lágrimas o ambientes contaminados. Los síntomas de la conjuntivitis son visión borrosa, dolor de ojos, sensación de tener arena, picazón, sensibilidad a la luz y enrojecimiento, entre otros. Se recomienda que cuando se presenten dichas molestias de forma grave, el paciente debe recurrir a un oftalmólogo y no auto medicarse.

¿Cómo prevenir la conjuntivitis?

Evitar frotarse los ojos con las manos, no maquillarse con cosméticos oculares de otras personas, no usar colirios (gotitas) abiertos previamente y mal almacenados, mantener la higiene del párpado con soluciones salinas estériles y jabones de pH neutro, y emplear algunos remedios típicos.

Remedio casero con manzanilla:

Esta planta medicinal posee fuertes propiedades antinflamatorias y antisépticas que ayudan a aliviar la inflamación, el enrojecimiento y la secreción de los ojos.

Ingredientes: Una cucharada de hojas de manzanilla; 250 ml de agua.

Método de preparación: Colocar el agua en una olla y cuando comience a hervir se debe apagar el fuego y añadir la cucharada de manzanilla, a continuación se debe dejar reposar hasta que esté tibio. Luego se debe colar y remojar una gasa limpia y pasarla suavemente sobre el ojo cerrado, hasta tres veces por día.

Esta compresa también puede ser hecha con las hojas secas de caléndula, otra planta que tiene excelentes propiedades antinflamatorias y antibacterianas.

Remedio casero con zanahoria

Un buen remedio casero para la conjuntivitis es la compresa de zanahoria, ya que la zanahoria actúa como un antinflamatorio natural, ayudando a controlar los síntomas de la enfermedad.

Ingredientes: una zanahoria; algodón o gasa.

Método de preparación: Se debe rallar la zanahoria o pasarla por un extractor para que libere el jugo. Una vez que se tenga el jugo se debe mojar la gasa o el algodón y se debe colocar la compresa sobre el ojo cerrado durante 15 minutos. Para mejorar el efecto, se recomienda renovar la compresa cada cinco minutos. Esto puede ser hecho dos veces por día, siempre después de limpiar los ojos con agua o con suero fisiológico.


Problemas respiratorios

Respirar el humo de un incendio puede causar daños a corto y largo plazo en los pulmones, por lo que se recomienda emplear cubre bocas mientras se mantiene la contingencia. Es muy importante mantener los pulmones libres de químicos y otros efectos negativos del fuego y el humo, con el fin de minimizar los riesgos que afectan directamente la salud.

Entre estos se recomienda tomar grandes cantidades de té regular o descafeinado para estimular los cilios del pecho para que golpeen hacia arriba y lleven los subproductos indeseados del humo desde tus pulmones a la garganta.

Tomar sopa de pollo, que estimula los cilios en el pecho a remover los subproductos del humo de los pulmones.

Usar un spray nasal que no contenga benzalconio y que sea libre de preservativos de mercurio. Limpia tus pasajes nasales y el seno nasal con solución salina de media cucharada de sal, y un cuarto de cucharada de bicarbonato, y 240 ml de agua. Inhala y exhala la mezcla con la nariz hasta que el líquido que salga sea claro.

Respira a través de una máscara húmeda cuando salgas, y mantén las ventanas de la casa y del auto cerradas para disminuir el impacto del incendio y del humo.

No se recomienda tomar antihistamínicos para alergia, ya que secan la nariz y disminuyen la habilidad de los cilios de rechazar los subproductos del humo. Y es fundamental que consultes un médico si experimentas una sensación de ardor en tu pecho que te dificulta la respiración.

Rinitis

Es otra enfermedad causada por alérgenos que en la mayoría de los casos están provocadas por el ambiente contaminado. Causando reacción alérgica que afecta el aparato respiratorio lo hace con manifestaciones en el tracto superior e inferior, nariz, faringe y laringe, este cuadro es lo que se denomina comúnmente como rinitis alérgica y ocurre por la alta sensibilización de los alérgenos inhalantes suspendidos en el ambiente.

La acupuntura es una técnica que puede ser usada como tratamiento, principal o complementario, de la rinitis alérgica ocasionada por factores externos ambientales, ayudando a la desinflamación de las vías respiratorias, fortalecimiento del sistema inmunológico, eliminación del exceso de mucosas en la garganta.

También es fundamental ayudar al cuerpo a eliminar las toxinas de la contaminación atmosférica debido a las grandes cantidades de humo en la atmosfera y que inhalamos diariamente por tanto se recomendad consumir vitaminas antioxidantes ya que son benéficas para la salud pulmonar, y que auxilian en la desintoxicación del cuerpo primordialmente del aparato respiratorio.

Las fuentes alimenticias que ayudan

Vitamina C: Cítricos y jugos de cítricos, kiwi, brócoli, pimiento verde
Vitamina E: Germen de trigo, cereales, aceite vegetal, margarina, almendra, cacahuate.
Betacaroteno:
Albaricoque, melón, mango, zanahoria, pimiento, espinacas
Selenio: Pescado, mariscos, carnes rojas, granos, huevos, pollo, hígado.

Otros nutrientes que han demostrado ser benéficos para la salud pulmonar, incluyen el magnesio y los ácidos grasos Omega 3. El primero está en las nueces, legumbres, cereales, granos; semillas integrales, zanahorias, espinacas y mariscos. Mientras que los ácidos grasos Omega 3 están en los aceites de pescado, pescado y mariscos, soja, aceite de linaza y verduras.

También es necesario recordar que consumir alimentos nutritivos permiten depurar al cuerpo toxinas y radicales del ambiente a los que estamos expuestos cotidianamente:

Hojas verdes: por ser diuréticos naturales y tener una elevada cantidad de antioxidantes, son muy valiosas para depurar al cuerpo de toxinas y radicales libres del oxígeno. Entre ellas: berro, achicoria, lechugas varias, espinacas.

Limón: añadir unas gotas de limón a un vaso de agua es suficiente para desintoxicar al cuerpo, ya que tiene un fuerte poder antioxidante, colabora con la digestión e hidrata naturalmente.

Repollo: colabora con la acción de las enzimas hepáticas lo cual favorece la desintoxicación y además, posee gran cantidad de fibra y compuestos sulfurados protectores del organismo.

Remolacha o betabel: tiene valiosos antioxidantes y estimulan la digestión así como el funcionamiento del hígado y vesícula biliar.

Jengibre: colabora con el funcionamiento del aparato digestivo y además, tiene grandes propiedades antioxidantes.

Ajo: sus compuestos no sólo actúan contra los radicales libres, sino que son antiinflamatorios, digestivos y vasodilatadores.

Té verde: sus flavonoides antioxidantes también favorecen la actividad hepática por ende, ayudan en la desintoxicación.

Esta entrada fue publicada el 09 de mayo de 2018 a las 12:40 pm en la categoría Papel y tinta. Puedes seguir los comentarios a través del feed RSS 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *