En el Sur de Jalisco, se creó la Diócesis de Ciudad Guzmán

En el contexto del jubileo por los 40 años de la Diócesis de Ciudad Guzmán y con el propósito de recuperar la memoria de nuestro caminar, en este artículo nos acercaremos al nacimiento de la Diócesis.

En el Decreto Christus Dominus, el Concilio Vaticano II dice que la Diócesis es una parte del Pueblo de Dios que se confía a un Obispo para que la apaciente con la colaboración de su presbiterio.

El Papa Pablo VI, el 25 de marzo de 1972, decretó la creación de la Diócesis de Ciudad Guzmán (Diocesis guzmanopolitana). El documento de erección señala que el Santo Padre retoma las peticiones presentadas a la Sede Apostólica por los Venerables hermanos José Salazar López y Leobardo Viera Contreras, en el sentido de que se erigieran dos nuevas diócesis, pensando en la utilidad para los fieles y en proporcionar los medios aptos y oportunos para conducir al pueblo en la ley divina del Evangelio, y que de la Arquidiócesis de Guadalajara fueron separados los territorios de las parroquias de San José y San Antonio en Ciudad Guzmán; Atemajac de Brizuela, Amacueca, Atoyac, Concepción de Buenos Aires, Chiquilistlán, Mazamitla, la Manzanilla, Quitupan, Sayula, San Andrés Ixtlán, Teocuitatlán, Techaluta, Tapalpa, Tizapán el Alto, Usmajac, Valle de Juárez y Zacoalco. Y de la Diócesis de Colima las parroquias de Atenquique, Huescalapa, San Gabriel, Santa Cruz del Cortijo, San Juan de la Montaña, Tamazula, Tuxpan y Zapotiltic, y con ellas se fundó la Diócesis con el nombre de Ciudad Guzmán.

Para el historiador Esteban Cibrián la designación de Ciudad Guzmán como sede episcopal fue el acontecimiento más importante de todo el siglo para esta ciudad, la toma de posesión la describe así:

“La tarde del 29 de junio, se dieron cita en la garita norte de la Ciudad, Dignatarios Eclesiásticos y el Pueblo en todas sus clases sociales, para esperar allí, el arribo del Excmo. Sr. Obispo Dr. D. Leobardo Viera Contreras, darle el saludo de Bienvenida y conducirlo al centro de la Ciudad hasta la Catedral. El momento de la llega fue indescriptible”

“La toma de posesión fue al día siguiente 30 de junio. Para tan solemne acto, la catedral se vistió con sus mejores galas. Las amplias naves del templo fueron insuficientes para dar cabida a los millares de fieles ávidos de presenciar tan solemnísimo acto”.

“A la hora anunciada se inició la solemnísima procesión del Clero por la nave central. A la cabeza, el Delegado Apostólico y 22 obispos, seguidos por más de un centenar y medio de sacerdotes venidos ex profeso… En seguida el Excmo. Sr. Obispo D. Leobardo Viera Contreras, presentó al Excmo. Sr. Delegado Apostólico, las Bulas en las que su Santidad Paulo VI lo nombró obispo de esta nueva Diócesis, a las que se les dio lectura en seguida. Acto continuo el Excmo. Sr. Obispo D. Leobardo Viera Contreras hizo profesión de fe y de obediencia al Romano Pontífice… El acto terminó con el Santo Sacrificio de la Misa.

Este solemnísimo acto que presenciamos el 30 de junio de 1972 y que mucho desearon ver nuestros ancestros, quedó en los anales de la historia de Ciudad Guzmán”.

En su homilía el Sr. Obispo Leobardo Viera Contreras señaló la alegría y la trascendencia del momento: “Estoy seguro que los hijos de esta ciudad y también de sus alrededores vibran de gozo íntimo y de entusiasmo por este acontecimiento. Creo que estarán con nosotros, mirando y gozando desde el cielo muchos de los que no viven ya, pero que fueron verdaderos luchadores para la creación de esta Diócesis”.

Retomando el Concilio Vaticano II, trazó algunas perspectivas pastorales: “Foméntense las varias formas de apostolado y, en toda la Diócesis o en regiones especiales de ella, la coordinación e íntima conexión de todas las obras de apostolado bajo la dirección del obispo, de suerte que todas las empresas e instituciones –catequéticas, misionales, caritativas, sociales, familiares, escolares y otras que persigan un fin pastoral- sean reducidas a acción concorde, por la que resplandezca al mismo tiempo más claramente la unidad de la Diócesis”.

Y enfatizó: “Sepan todos los que me escuchan que esta nueva Diócesis Guzmanense está abierta al diálogo, comprensión y mutua ayuda con los sacerdotes, religiosos, seglares, aún con los alejados de Dios y los no creyentes”.

Cuando nació nuestra Diócesis, impulsada por los poderosos vientos renovadores del Concilio Vaticano II, quiso construirse como pueblo de Dios en comunión y participación, para realizar una evangelización inculturada en el Sur de Jalisco. A recorrer este esperanzador camino la han animado tanto el clima de conversión pastoral posterior al Concilio como las Conferencias del episcopado de América Latina en Medellín, Puebla, Santo Domingo y recientemente Aparecida.

En los siguientes artículos iremos retomando otros momentos de la historia de la Diócesis de Ciudad Guzmán.

Publicación en Impreso

Edición: 116
Sección: Hagamos Memoria
Autor: P. Alfredo Monreal

4 pensamientos sobre “En el Sur de Jalisco, se creó la Diócesis de Ciudad Guzmán

  1. CON TODO RESPETO Y SOLO CON LA FINALIDAD DE APORTAR CON UNA OPINIÓN PARA MEJORAR CADA DÍA:
    HE OBSERVADO QUE LOS MINISTROS DE COMUNIÓN QUE AYUDAN EN LAS PARROQUIAS DE LA CIUDAD…SON MUY EFICIENTES Y CORRECTOS…SOLO QUE NO HE VISTO QUE CUPLAN UN PROCEDIMIENTO DE ASEO PREVIO EN SUS MANOS …ANTES DE IMPARTIR LA SANTA COMUNIÓN A LOS FIELES.
    SI EN ESTO ESTOY EQUIVOCADA, PIDO DE ANTEMANO UNA DISCULPA.
    ATTE
    ALMA

  2. Hola, me gustaría saber cuáles son los municipios del Estado de Jalisco que forman parte de la Diócesis de Ciudad Guzman.

  3. alguien que me diga en que parroquia esta el padre Bonifacio Partida Melendres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *