El futuro de los planes parroquiales

El pasado 30 de junio en el marco de la celebración de los 40 años de nuestra Diócesis de Ciudad Guzmán, se ofrecieron a Dios los planes parroquiales de pastoral. Ahora, después de elaborarlos y estar promulgados muchos de ellos, llegan los cuestionamientos sobre qué va a pasar con los planes o si servirán para algo más que llevarlos a la celebración y podrán cumplir otro objetivo.

Al respecto fueron entrevistadas varias agentes de pastoral, miembros de parroquias que ya promulgaron su plan pastoral, quienes coincidieron en que los planes se tienen que llevar a la práctica.

Los planes tienen un proceso y un objetivo

Elaborar un plan lleva mucho tiempo, se realiza siguiendo un proceso. Según los testimonios de las personas entrevistadas primero es necesario tener claro qué es la planificación y los pasos que se tienen qué dar.

Sobre los pasos dados para tener elaborado el plan parroquial de Mazamitla, María del Rosario Sánchez Elizondo, catequista en Epenche Chico y miembro del Consejo Parroquial dijo: “hicimos la investigación de la realidad y luego la vimos, la analizamos, y buscamos las estrategias, las prioridades y las actividades”.

Un plan no se hace porque sea una moda o para presentarlo en la celebración de los cuarenta años, como fue este caso. Un plan de pastoral es “una guía en nuestra parroquia, para trabajar todos en unidad” expresó Charo.

Al preguntársele por qué en su parroquia hicieron un plan, Lucía Angelina Álvarez Antillón, catequista de adolescentes y jóvenes e integrante del Equipo de Dirección Parroquial expresó que para dar respuesta “a las necesidades que apremian a nuestra comunidad (…) a la parroquia, las rancherías y las comunidades”.

Ante la misma pregunta, María Elena Castellanos, quien sirve en su barrio como catequista y coordinadora y también es miembro del Consejo Parroquial de María Auxiliadora en Ciudad Guzmán manifestó que lo realizaron “porque así nos unimos a la gran Misión Continental” a la que nos están invitando los Obispos de América Latina.

Hay que ponerlos en práctica

No basta con elaborar un plan pastoral para la evangelización, es necesario llevarlo a la práctica. En eso coincidieron las entrevistadas al responder la pregunta sobre lo que piensan hacer o realizan con su plan parroquial: “ya lo hemos estudiado ahí en la parroquia todos los agentes, se ha llevado a las comunidades, y ahora pensamos que nos sirva como una herramienta”. “Que este plan vuelva y sea asumido y llevado a la práctica por toda la parroquia y por todos los miembros de las comunidades: barrios y colonias”. “El plan no es para guardarlo o para ponerlo ahí como adorno, es para ponerlo en práctica”. “Darle respuesta y llevarlo a cabo”.

El plan de la parroquia de Sayula fue promulgado en enero de 2011, ya se ha llevado a la práctica y se ha reajustado, según el testimonio de Teresa Larios Zúñiga quien es Ministro de la Comunión en su comunidad Cruz Verde. “Se realizan todas las actividades que se planearon el año pasado y se replanteó el plan para este año; se da seguimiento a cada una de las actividades, de las seis prioridades que tenemos en nuestro plan”.

Esperanza de parroquias renovadas

El hecho de que cada parroquia tenga su plan pastoral es un signo de esperanza para nuestra Diócesis. La esperanza es que las parroquias se renueven y se configuren conforme a los ideales del Concilio Vaticano II y de las Conferencias del Episcopado Latinoamericano.

Esta esperanza la expresan las agentes de pastoral entrevistadas. Lo dijeron de varias maneras cuando se les preguntó qué esperan de su parroquia ahora que tienen su plan de trabajo: “una mejor organización, un mejor trabajo y una mejor articulación”. “Que todos pongamos manos a la obra para que esto dé frutos”. “Qué en cada comunidad haya todos los servicios que se necesiten”. “Qué se vaya configurando con rostro laical”. “Que todos asumamos esta responsabilidad”. “Que llegue a ser comunidad de comunidades”.

Alcanzar estos ideales implica vivir la misión de la Iglesia en cada parroquia. Para cumplir la misión a las parroquias se les presenta como imperativo poner en práctica su plan de pastoral. Por eso los planes parroquiales no tienen que quedar en la celebración del 40 aniversario de nuestra Diócesis, sino que se deben asimilar y proyectar en los barrios, colonias y ranchos, por la animación de los agentes de pastoral.

Publicación en Impreso

Edición: 120
Sección: Iglesia en Camino
Autor: P. Lorenzo Guzmán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *