Dos presbíteros más para esta Diócesis

El guzmanense Carlos Enrique Vázquez Chávez y un hijo de Villa Morelos, municipio de La Manzanilla de la Paz, Ramiro Enrique Orozco García han sido llamados al ministerio presbiteral en esta Diócesis de Ciudad Guzmán. Ellos fueron ordenados Diáconos el 27 de octubre de 2012, en la Santa Iglesia Catedral, por la imposición de las manos del Sr. Obispo Don Rafael León Villegas.

126. Iglesia camino. Diaconos_Foto01

Al recibir el ministerio de los presbíteros, a partir del 19 de marzo de este año, Carlos y Ramiro asumen responsabilidades nuevas, las cuales se integran a las que ya realizan por ser bautizados, por haber sido instituidos lectores y acólitos, y por haber sido ordenados diáconos.

Cada nuevo presbítero es constituido cabeza y pastor para la vida de las comunidades. Por ello su servicio se orienta a la conducción de las parroquias, con sus barrios y ranchos, en su camino hacia el Reino de Dios. Tienen pues la tarea de entregar su vida, como Jesús, por el bien de las ovejas que se les encomienden.

Ellos, como todos los presbíteros, reciben el ministerio de la unidad. Tendrán la responsabilidad de ayudar a las parroquias a convertirse en comunidades de comunidades, trabajarán para que se logre la comunión entre todos los agentes de pastoral, servidores y ministros laicos y ordenados, en función de la misión de la Iglesia.

En vistas a la vida sacramental de la Iglesia, los neo-presbíteros son ungidos en las manos para consagrar el pan y el vino en la celebración de la Eucaristía, para comunicar el perdón de los pecados en la celebración de la Reconciliación y para ungir a las personas enfermas en la celebración de la Unción de los Enfermos. Estos son los sacramentos propios de los presbíteros, por lo que ellos presiden su celebración.

Debido al ministerio que reciben por la ordenación presbiteral, el Obispo, en el momento de ungir las manos con el Santo Crisma, le dice a cada uno: “Jesucristo, el Señor, a quien el Padre ungió con la fuerza del Espíritu Santo, te auxilie para santificar al pueblo cristiano y para ofrecer a Dios el sacrificio”.

Publicación en Impreso

Edición: 126
Sección: Iglesia en Camino
Autor: Lorenzo Guzmán Jiménez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *