Adiós a un grande del Boom

Murió Carlos Fuentes. El 15 de mayo murió a los 83 años en la Ciudad de México el ensayista, dramaturgo y narrador Carlos Fuentes Macías. Fue día social del maestro, en que se festeja a quien es fuente de conocimiento, que dejó de existir el que alguna vez enseñó a través de sus textos, una manera distinta de contar historias.

El Boom en Latinoamérica

Todo lo que surge a la vida tiene qué pasar por dolores de parto. La agitación política que vivió América Latina entre 1960 y 1970 se reflejó en el arte de ese tiempo y sirvió como base para los trabajos de los escritores del Boom Latinoamericano. El conflicto definió el contexto en el que sus ideas tenían qué funcionar.

El Boom Latinoamericano refleja en sus fibras más íntimas la interpretación del clima político y social que se vivía en ese momento. Las novelas del Boom son esencialmente modernistas. Con estructuras narrativas que tratan al tiempo de una manera no lineal y tienden a utilizar varias perspectivas o voces y cuentan con un gran número de palabras o frases nuevas. Este tipo de literatura rompe con las barreras entre lo fantástico y lo mundano; trae consigo el mundo rural y urbano al contar la nueva realidad.

Entre los principales expositores del movimiento destacan Julio Cortázar, quien se catapultó al reconocimiento internacional con su novela experimental “Rayuela” en 1963. Gabriel García Márquez al lado de Mario Vargas Llosa, son quienes han tenido mayor proyección internacional entre los escritores del Boom. García Márquez por su novela “Cien años de soledad” (1967) ha logrado elogios de la crítica, éxito comercial, además de la introducción de la corriente literaria conocida como realismo mágico. Mario Vargas Llosa es autor de “La ciudad y los perros” (1962). Saltó a la fama por su técnica narrativa además de la crítica a la sociedad peruana en sus novelas.

Carlos Fuentes quien comenzó a publicar en la década de 1950, fue hijo de un diplomático mexicano. Así vivió en ciudades como Buenos Aires, Quito, Montevideo, Río de Janeiro y Washington. Todas las experiencias que vivió en estos lugares ayudaron en gran parte en su forma de pensar y escribir. Sus experiencias de lucha social contra la discriminación de México en Estados Unidos lo llevaron a examinar más de cerca la cultura mexicana. En su novela “La muerte de Artemio Cruz” (1960) describe la vida de un ex revolucionario mexicano en su lecho de muerte. Otras trabajos importantes incluyen “La región más transparente” (1950), “Aura” (1962), “Terra Nostra” (1975) y la novela del post- Boom, “Gringo viejo” (1985) que entre otros textos de Fuentes fue llevado al cine en 1989 por el director Luis Puenzo.

Fuentes no sólo escribió algunas de las novelas más importantes de la época; sino que también fue un crítico y publicista de Latinoamérica. En 1955 fundó al lado de Emmanuel Carballo la Revista Mexicana de Literatura, que introdujo a los latinoamericanos a las obras modernistas de Europa y las ideas de Jean Paul Sartre y Albert Camus.

En 1969 publicó la obra crítica “La nueva novela hispanoamericana”. En una ocasión dijo que: “el llamado Boom, en realidad, es el resultado de cuatro siglos, literariamente, llegado a un momento de urgencia en que la ficción se convirtió en la manera de organizar las lecciones del pasado” (Nunn 2001)

El Boom tuvo un impacto inmediato, cambió la forma en que la cultura latinoamericana fue vista en todo el mundo. Los autores del Boom, escribieron las mejores novelas durante cuatro décadas. Este auge abrió la puerta para otros escritores de Latinoamérica a la escena internacional. Una prueba de impacto del Boom, es el hecho que autores actuales miran a la gente como Fuentes, García Marqués o Vargas Llosa como sus mentores.

La muerte de Carlos Fuentes

El escritor mexicano Carlos Fuentes (1928 -2012) falleció víctima de una hemorragia interna provocada por una úlcera rota, informó el médico Arturo Ballestero del hospital Ángeles del Pedregal.

El vacío que su pluma deja en el mundo de la literatura es semejante al dolor que embarga a la nación al saberse que ha perdido a uno de los ojos más críticos de la actualidad. Sus obras y novelas recordarán tomar conciencia respecto a los problemas más puntuales de la sociedad. Sus ensayos empujarán a buscar las palabras exactas para nombrar las cosas y su prolífica escritura nos definirá y otra vez como criaturas espectadoras frente a un mundo en donde quedarse callado es peor que morir.

Publicación en Impreso

Edición: 119
Sección: Pinceladas
Autor: Claudia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *