¿Qué está en juego en el Golfo?

El tema de la privatización del petróleo, siempre de la mano del respeto a la soberanía mexicana, ha estado presente desde las primeras discusiones sobre la reforma energética. La atención al tema vuelve una vez más con el acuerdo firmado entre el gobierno de México y el de Estados Unidos (EU) para la explotación conjunta en el llamado “Hoyo de Dona” en el Golfo de México. Como es sabido, este es un paso más de un proceso iniciado hace diez años, que estableció un plazo para que Pemex desarrollara los recursos necesarios antes de comenzar la explotación.

Oficialmente se dice que el acuerdo representa beneficios económicos, además de seguridad jurídica y energética que evitarán consecuencias negativas como el “efecto popote” o posibles controversias. También se asegura que el acuerdo se realiza con total respeto a nuestra soberanía. Sin embargo, pese a que ambos gobiernos declaran que es una negociación ganar-ganar, la combinación de factores no lo muestra así. Esa región del Golfo de México concentra la cuarta reserva de petróleo a nivel mundial, al mismo tiempo que EU es el principal consumidor de hidrocarburos en el mundo, y tiene un interés estratégico en su extracción, a lo que se suma que Pemex no cuenta con los recursos tecnológicos necesarios para este tipo de explotación, ni parece haberse preparado para este proceso. Lo anterior resalta preguntas inevitables:¿qué implica realmente este acuerdo? ¿De qué maneras impactará nuestra soberanía energética y económica? ¿Es una puerta al buscado acceso de EU al Golfo?

El acuerdo plantea beneficios para Pemex, que no posee el acceso a tecnología para explotación en aguas profundas, y para EU, que busca un acceso estratégico al petróleo. Sin embargo, también toca un tema sensible para nuestro país: que otras naciones se involucren con la explotación del petróleo mexicano. Lo que este proceso revive es la preocupante fosilización de Pemex y la manera como parece construirse un camino hacia su posible privatización, más que hacia fortalecerlo para que opere independientemente y asegure la soberanía energética de México.

Publicación en Impreso

Edición: 117
Sección: Miradas
Autor: María Fernanda Peña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *