La Cruz, signo de protección

Por: P. Alfredo Monreal Sotelo

Reflexión con motivo a la fiesta de la Santa Cruz

Los primeros misioneros de México, a dondequiera que llegaron, levantaron el signo de la Cruz: en lo alto de los montes, en las ruinas de los templos prehispánicos, en las plazas, en las encrucijadas de los caminos, en las Iglesias, en los retablos y hogares cristianos, en el centro de grandes atrios de indígenas.

Por eso señalaba fray Toribio de Benavente (Motolinía): “Está tan ensalzada en esta tierra la señal de la Cruz por todos los pueblos y caminos…; en especial la de los patios de las Iglesias son muy solemnes, las cuales cada domingo y en cada fiesta adornan con muchas rosas y flores, y espadañas y ramos”.

De esto también nos habla fray Gerónimo de Mendieta: “Muchos usan traer una Cruz al cuello, y en la cuaresma, por su devoción se cargan de una Cruz bien pesada, y van con ella a alguna ermita o Iglesia harto lejos del pueblo donde moran. Yo los he visto ir más de media legua, y en la Semana Santa es cosa de ver los crucifijos y cruces que sacan; y las que tienen en las calles y caminos, tienen mucho cuidado de enramarlas, en especial los días de fiesta, y adornarlas con sartas de rosas y flores. Finalmente en todo lo que ellos pueden y se les ofrece, muestran la devoción que tienen á la santa Cruz, porque han experimentado su virtud en muchos peligros de que por ella se han librado”.

 

La Cruz que era signo de condenación y muerte, con el sacrificio de Cristo Jesús se transformó en signo de salvación; como un paso obligado para llegar a la Resurrección y a la vez como muestra de fidelidad a Jesús, que dijo: “El que quiera seguirme, niéguese a sí mismo, cargue con su Cruz y sígame” (Mc 8,34).

En nuestra región, es muy fuerte la devoción a la Santa Cruz. Se le venera en la familia, en el rancho o en el barrio y existen tradiciones heredadas por los antepasados como son: los encendios, el adorno de la Capilla o espacio donde se ubica la Cruz con papel picado, las velas y las flores, la distribución de Vivas, el rezo del Rosario, la comida el día principal. Se ve la Santa Cruz como un signo de protección ante los peligros y las calamidades.

Hoy, honramos y festejamos la santa Cruz en un contexto difícil y marcado por el sufrimiento de la Pandemia de Coronavirus, ante lo cual el Papa Francisco en su mensaje del pasado 27 de marzo, con motivo de la Bendición a la Ciudad de Roma y al mundo, nos da palabras de aliento y nos dice: “Tenemos un ancla: En la Cruz de Cristo hemos sido salvados. Tenemos un Timón: en su Cruz hemos sido recatados. Tenemos una esperanza: en su Cruz hemos sido sanados y abrazados para que nadie ni nada nos separe de su amor redentor”.

Que al festejar y honrar la Santa Cruz este año, fortalezcamos nuestro seguimiento a Jesús, que necesariamente pasa por la Cruz y que la carguemos, con espíritu de solidaridad en favor de nuestros hermanos más débiles y vulnerables: ancianos, niños, enfermos y pobres.

Pbro. Alfredo Monreal Sotelo

El padre Gato, es un incansable formador en el seminario diocesano de Ciudad Guzmán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *