Homilía del 11º domingo ordinario 2010

Los textos de la Palabra de Dios que se han proclamado nos ayudan a profundizar en tres características de Dios que nos revela Jesús: el amor, la misericordia y el perdón. Son tres dimensiones que también los bautizados estamos llamados a vivir. La mujer que fue a buscar a Jesús para encontrarse con Él experimentó el amor, la misericordia y el perdón de Dios, cuando escuchó que el Señor le dijo: “Tus pecados te han quedado perdonados” (Lc 7, 48).

“Tus pecados te han quedado perdonados”

Textos: 2Sam 12, 7-10. 13; Gal 2, 16. 19-21; Lc 7, 36-8, 3.

Los textos de la Palabra de Dios que se han proclamado nos ayudan a profundizar en tres características de Dios que nos revela Jesús: el amor, la misericordia y el perdón. Son tres dimensiones que también los bautizados estamos llamados a vivir. La mujer que fue a buscar a Jesús para encontrarse con Él experimentó el amor, la misericordia y el perdón de Dios, cuando escuchó que el Señor le dijo: “Tus pecados te han quedado perdonados” (Lc 7, 48).

Jesús se encontraba en un banquete en casa de un fariseo. Los fariseos se consideraban buenos, puros, santos, modelos de vida, y Simón no escapaba a este modo de ser y de actuar, como escuchamos en el relato evangélico. Jesús, que era el invitado principal, apoyándose en el modo de ser y actuar de la mujer que llegó a la fiesta, dejó claro, tanto a sus discípulos como a Simón, que es necesario amar para recibir el perdón y experimentar el perdón para amar.

Estamos reunidos este domingo para celebrar la Eucaristía, banquete preparado por el Resucitado. Él es el anfitrión, el personaje principal y el alimento; nosotros somos los invita-dos a saborear el pan del amor, la misericordia y el perdón. Para esto necesitamos reconocernos pecadores y amar, como David y como aquella mujer. Para celebrar bien hay que tener conciencia de haber venido como pecadores llamados a la conversión y necesitados del amor de Dios.

La mujer, reconocida públicamente como pecadora, no estaba invitada a la fiesta y entró en ella para estar a los pies de Jesús, como discípula suya. Para ese encuentro llevó un perfume, su corazón arrepentido y la decisión de seguir a Jesús. Con sus gestos, no bien vistos por el fariseo, utilizados ordinariamente por una mujer para seducir a un hombre, ella recibió a Jesús en su vida: le lavó los pies con sus lágrimas, se los secó con su cabellera, los besó y los ungió.

Cómo tenemos que aprender de esta mujer, que fue señalada por Jesús no sólo como objeto del amor y la misericordia de Dios, que la perdonó, sino principalmente como modelo de discípula. Para recibir el perdón de Dios, para ser discípulo o discípula de Jesús, para ser buen cristiano, es necesario amar mucho a Dios y a los hermanos. Por ese amor Jesús le dice a Simón, a la mujer y a quien quiera seguirlo en su camino, que sus pecados le habían sido perdonados.

Simón, en cambio, no amaba mucho; quizá ni un poquito. Por eso no recibió a Jesús ni si-quiera con los gestos ordinarios entre los judíos: lavando los pies, dando el beso de saludo, ungiendo la cabeza con aceite. Porque no fue capaz de amar, no se abrió al amor de Dios para disponerse a recibir su perdón ni fue capaz de vivir la misericordia perdonando. Más bien condenó en su interior, tanto a Jesús por ser mal profeta como a la mujer por ser pecadora.

¿No estaremos como Simón? Yo creo que sí. Tanto en nuestra sociedad como a lo interno de la vida de la Iglesia acostumbramos sentirnos buenos, puros, santos, perfectos; estamos dados a condenar, a no perdonar, al desquite, a la violencia. Amamos poco o no sabemos amar. El amor se manifiesta en signos concretos: la tolerancia, la acogida, el perdón, la igualdad, la inclusión, la convivencia, el compartir. ¡Cuánto nos falta para vivir realmente en el amor!

Estamos invitados a convertirnos en discípulos de Jesús siguiendo el ejemplo de aquella mujer. Hoy tenemos que reconocernos pecadores, ponernos a los pies de Jesús para aprender, llorar nuestros pecados, amar mucho, ungir a los pobres con el servicio, perdonar a quien falla. Para eso venimos a encontrarnos con Jesús en este banquete Eucarístico dominical. Si lo hacemos iremos en paz y a amar, como la mujer, porque se han perdonado nuestros pecados.

13 de septiembre de 2010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *