Guía para la reflexión durante los 46 Rosarios a la Virgen de Guadalupe

En la comunidad parroquial de La Manzanilla de la Paz se elaboró esta guía para acompañar, con la reflexión, el rezo de los 46 rosarios en honor de la Virgen de Guadalupe. Se la compartimos con gusto y con la esperanza de que el 4º Plan Diocesano de Pastoral se siga conociendo y asumiendo en las comunidades de nuestra Diócesis.

Hermanas y hermanos:

María de Guadalupe nos invita hoy a pasar de la incredulidad a la fe, del egoísmo al compartir, de la pereza a la participación para promover, respaldar, impulsar y celebrar en nuestro barrio o rancho la dignificación de cada una, de cada uno; y la Iglesia en la base como signo del Reino.

"Hagan lo que él les diga" (Jn 2, 5)

En estos 46 Rosarios 2010 vamos a reflexionar acompañados y acompañadas por María Madre del Verdadero Dios por quien se vive, las prioridades del 4º Plan Diocesano de Pastoral que nos fue entregado por nuestro Obispo Braulio Rafael León Villegas en la VII Asamblea Diocesana Post-sinodal con las siguientes palabras: “Hoy, con el más sentido reconocimiento a Dios, Padre Bueno y misericordioso, con gran gozo y esperanza, presento a todos los fieles: laicos y laicas, consagrados y consagradas, seminaristas, comunidades eclesiales de base, parroquias y Vicarías y al presbiterio de la Diócesis de Ciudad Guzmán, el Cuarto Plan Diocesano de Pastoral 2010-2016.

 Es imperativo que este Plan vuelva a todas las Parroquias y sus barrios colonias y ranchos, hasta los rincones más apartados de la Diócesis, de modo que sea leído, reconocido, estudiado, asumido y debidamente llevado a la práctica durante los años de vigencia, con el apoyo de los párrocos, Vicarios y coordinadores de las diversas pastorales…”.

 Nosotros como Juan Diego, somos dignos embajadores/as; vayamos a hacer que el mensaje de Jesucristo en quien tenemos vida digna, sea conocido en todos los rincones de nuestro barrio y rancho.

 Los objetivos que se pretenden lograr en estos 46 Rosarios a la luz de la Sagrada Escritura, del Documento de Aparecida y del 4º Plan Diocesano de pastoral son:

  • Descubrir cómo hacer para que todas y todos tengamos vida digna en la Comunidad consolidando acciones que nos lleven a cuidar de la Creación que es regalo de Dios.
  • Promover la Iglesia Misionera y los ministerios en la base, aquí donde el pueblo se juega la vida.
  • Despertar el interés por formarnos discípulas y discípulos misioneros y de vivir comunitariamente en solidaridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *