Homilía para el 25° domingo ordinario 2020

Ser buenos, al igual que Dios
Lo que acabamos de escuchar en este texto del evangelio contrasta con la dinámica ordinaria en el ambiente laboral y en la vida de la Iglesia, en donde los más viejos les hacen la vida pesada, hasta imposible, a los que se van integrando. Jesús utilizó la parábola de los trabajadores de la viña para dar a conocer la dinámica del Reino; ahí Dios es el protagonista y todas las personas reciben su invitación. Dios es el propietario de la viña y las personas está representadas en los trabajadores.

Homilía para el 24° domingo ordinario 2020

Perdonar siempre y de corazón
Con la parábola del rey misericordioso que acabamos de escuchar, Jesús dejó claro que la misericordia de Dios es infinita y gratuita: perdona siempre, por más grandes que sean los pecados; pero, también aclaró que quien recibe el perdón de Dios, queda comprometido a perdonar siempre y de corazón a su hermano, como lo que debería haber hecho el servidor recién perdonado con su compañero de trabajo.

Homilía para el 23er domingo ordinario 2020

La corrección fraterna, signo de amor
Dios nos invita a hacernos responsables del hermano o hermana que falla en la comunidad. A través de Ezequiel pide amonestar al malvado para que se aparte del mal camino; por medio de san Pablo nos pide no tener otra deuda con nadie, más que la del amor mutuo; en Jesús nos pide la corrección fraterna.

Homilía para el 22º domingo ordinario 2020

Las condiciones para ser discípulos de Jesús
El texto del evangelio que acabamos de escuchar es fundamental en la vida de los bautizados y casi no lo tenemos en cuenta. Esto cuestiona la experiencia de formación en la fe en las familias y los procesos de Iniciación cristiana en nuestra parroquia. Hoy que nos vamos a encontrar sacramentalmente con Jesús en la Comunión, tenemos la oportunidad de renovar el compromiso de seguirlo, de acuerdo a las condiciones que Él mismo planteó a sus discípulos.