Hasta encontrarlos | A tiempo con el tiempo

El gobernador Enrique Alfaro presentó un recuento de lo que se ha hecho en torno al grave problema de desaparecidos en Jalisco. En el acto estuvieron familiares de personas en esta situación y se actualizaron los datos en la materia, además de dar a conocer la segunda fase de las acciones con las cuales el gobierno del estado pretende encarar este fuerte padecimiento.
Lo primero que tenemos que resaltar es el volumen del problema. A la fecha se contabilizan 8 mil 173 personas desaparecidas, de las cuales mil 951 casos pertenecen a lo que lleva la actual administración. Por otro lado, en lo que va de este gobierno se han encontrado a mil 920 personas con vida y a 233 personas sin vida.
Durante el gobierno de Enrique Alfaro se han presentado 4 mil 104 denuncias de personas desaparecidas, es decir, 410 por mes, de las cuáles 47.5% están sin resolver, mientras que se han encontrado a las personas en 52.4% de los casos. De estas 4 mil 14 denuncias, mil 98 son casos de mujeres, mientras que tres mil 5 son de hombres. Llama la atención que las edades más frecuentes en el caso de las mujeres oscilan entre los 15 y los 24 años, mientras que en hombres es de 20 a 34 años.
Los datos presentados por el gobernador de Jalisco, muestran que el fenómeno de la desaparición de personas no ha logrado contenerse; aunque efectivamente hay avances, por ejemplo, la conformación de un sistema para su atención, el incremento en el presupuesto y que hay un buen número de personas localizadas, sin embargo, este grave problema persiste y las familias afectadas siguen aumentando. Además, los representantes de los colectivos de familias, como Por Amor a Ellxs, expusieron que todavía hay agentes del ministerio público que no atienden las denuncias con las debidas diligencias o que no deben de nombrarse con eufemismos al nombrarlos como: “no localizados o extraviados”, para ellos, todas y todos son personas desaparecidas.
Enrique Alfaro presentó una segunda fase de atención al problema, donde resaltan varios asuntos que aparecen como novedades a lo que anteriormente se había propuesto por el Gobierno de Jalisco:
Lo primero es la presentación en el Congreso de Jalisco de tres leyes: Ley de Personas Desaparecidas del Estado de Jalisco, Ley de Declaración Especial de Ausencia y Ley Estatal de Atención a Víctimas, con estas tres iniciativas se busca fortalecer y ampliar el marco institucional para abordar este grave problema.
También se incrementará para el año 2020 el presupuesto para las instancias que participan del sistema estatal de búsqueda, en 10% con respecto a los recursos que se le asignaron en este año.
Además, está la instalación de un laboratorio de genética forense con una inversión inicial de 15 millones de pesos.
La habilitación de un cementerio forense para un mejor resguardo y control de restos de personas no identificadas, que cuando sean encontradas por sus familiares, se tengan certeza y rapidez en el proceso de entrega de los restos.
Por último, la creación de un programa de atención psico-social para niñas, niños y adolescentes con familiares de personas desaparecidas donde habrá trabajo conjunto con Universidades.
Las acciones que desarrollará el Ejecutivo del estado podemos calificarlas de positivas en sí mismas, pero un asunto clave para lograr avances significativos, será que la discusión de las tres leyes presentadas para abordar este tema, sea abierta para todas y todos los actores sociales y políticos que tengan algo que decir o aportar al debate.
Los dos peligros que pueden presentarse es que tengamos una aprobación fast track donde las leyes pasen sin ningún tipo de discusión y el otro es que nos entrapemos en el debate y estas iniciativas de ley no se puedan aprobar. Es un tema tan delicado e importante que es fundamental discutirlo a profundidad, pero que sea un método ágil para su aprobación.
Un asunto clave para este debate es la incorporación de universidades locales y nacionales al espacio de discusión, además, para este caso es fundamental que la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para México esté presente en el proceso de intercambio de ideas para incorporar los aprendizajes y buenas prácticas que ya se han desarrollado en otros países y en México.
El problema de las personas desaparecidas sigue allí y no se ha contenido, por eso es una prioridad urgente que avancemos en estas agendas.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *