Zapotlán les robó el corazón

Los 250 atletas participantes en las competencias de remo y canotaje en los Juegos Panamericanos llegaron, conocieron y se enamoraron de Zapotlán. La calidez humana y el ambiente de fiesta del pueblo los hicieron sentirse como en su casa. Se unieron a la fiesta josefina al gozar la quema de castillos y al admirar a las cuadrillas de danzantes y sonajeros. Emocionados Uruguayos y brasileños cambiaron los remos utilizados por la mañana por sonajas en las noches. Sólo algunos se llevaron medallas, pero todos se fueron con el corazón agradecido.

Los testimonios de personas entrevistadas y los comentarios de autoridades civiles y deportivas municipales, de los voluntarios, prestadores de servicios y ciudadanos confirmaron que los Juegos Panamericanos son una página histórica en la ciudad. No sólo por ser por primera vez subsede de una justa deportiva tan importante, sino por el ambiente que generó y los beneficios que dejaron.

La llegada de la antorcha en la laguna, el recorrido por las calles de la ciudad y la ceremonia de apertura frente al palacio municipal fueron los eventos más emotivos. El martes 11 de octubre no sólo se encendió la llama del pebetero, también el entusiasmo de buen número de personas que hicieron acto de presencia. La participación de los alumnos de preescolar y primarias con las banderas de los países competidores, los logotipos y mascotas de los Juegos, los portadores de la antorcha, el buen número de espectadores en las banquetas con aplausos, las sirenas de las patrullas le dieron un ambiente especial, pese a la lluvia.

El beneficio más visible es la herencia de las instalaciones que construyeron y cuya inversión fue alrededor de los 40 millones de pesos. La adquisición de nuevas embarcaciones, la plataforma de embarque y desembarque, la pista de remo y canotaje de 2 mil metros, la torre de meta de cuatro pisos equipada con baños y desayunadores que será utilizada como aula para los estudiantes de psicología del CUSur y el malecón de dos kilómetros que se podrá utilizar tanto como pista de patinaje y caminata, como espacio para la pesca y área de convivencia son en su conjunto una infraestructura indispensable para los atletas y útil para la ciudadanía.

La escuela de la Selección Jalisciense de Remo y Canotaje actualmente cuenta con 200 alumnos, 90% son originarios del municipio y de la región. Ciudad Guzmán ha sido designada sede de la olimpiada internacional que se realizará en abril del próximo año: “Ciudad Guzmán hereda una estructura a nivel de campeonatos mundiales; es un legado que se tiene que aprovechar” afirmó el cubano Antonio Hernández Serrano, primer entrenador de canotaje en esta ciudad y actualmente miembro directivo del CODE Jalisco.

Otro beneficiario fue la laguna que lució limpia. Los 20 aireadores que se colocaron y que operan las 24 horas con energía solar ayudaron a oxigenar el agua y reducir la cantidad de algas: “No esperábamos que este vaso lacustre estuviera tan limpio y en un lugar tan bello rodeado de montañas y custodiado por un volcán”, comentó Lila Pérez Rul Rivero, ganadora de medalla de oro en remo junto con su compañera Analicia Ramírez.

Las obras de remodelación y construcción que generaron molestias, conflictos y fuertes inversiones, también favorecieron al embellecimiento de la ciudad. El balizamiento de las calles céntricas, el cableado subterráneo, la ampliación de la ciclopista hacia la laguna, los arreglos en el jardín municipal, la apertura de un nuevo hotel y la remodelación de otros, así como la construcción de la ciclovía en la calzada Madero y Carranza son testigos mudos que recordarán que Ciudad Guzmán fue subsede de los XVI Juegos Panamericanos.

No obstante los problemas de desinformación que hubo respecto a los boletos, la exclusión de los medios informativos y de comerciantes de la ciudad en el evento, la falta de coordinación entre el Comité Organizador a nivel estatal con el nivel municipal, entre otras cosas, fueron hechos menores.

El trabajo de los jóvenes voluntarios estudiantes universitarios de las carreras de Medicina y Rescates, así como del Instituto Tecnológico, la labor del personal de Protección Civil y de los agentes de Policía y Tránsito, el apoyo entusiasta de los asistentes a las competencias, hicieron que esta ciudad aún con sabor de pueblo, proyectara al mundo su hospitalidad y su sentido comunitario y festivo de su vida; valores que hoy deben traducirse en una tarea, porque están en peligro de extinción.

Publicación en Impreso

Número de Edición: 114
Autores: P. Antonio Villalvazo
Sección de Impreso: Dichos y Hechos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *