La nueva tentación de Obama

Por: Liliana García Rosales

En el Medio Oriente, entre revueltas y guerras se encuentra Siria un país al que Barack Obama, presidente de Estados Unidos ha buscado intervenir militarmente. El pasado 21 de agosto, en Damasco, capital siria, se presenciaron ataques a civiles con armas químicas, específicamente con gas sarín. En este sentido Obama fue determinante ante su decisión sobre esta problemática. Informó a los medios de comunicación que su país no permitirá que un acto como éste no sea reprimido por la Comunidad Internacional.

Obama asegura tener pruebas firmes que confirman el uso del gas sarín. Mientras, el presidente ruso Vladimir Putin afirma que se necesitan pruebas imparciales respaldadas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de los ataques, y afirmó que la violencia no lleva a un buen camino. Aun cuando Obama estuvo dispuesto a atacar, esto no resolvería el problema porque la experiencia pasada en Libia, por ejemplo no ha conducido a un mejor camino, por el contrario, el país presenta infinidad de problemas y todavía hay enfrentamientos. Otros países son Irak y Afganistán, lo que aún no encuentran la paz después de haber presenciado una guerra. Obama no debe atacar porque esto no trae una solución.

Una respuesta inesperada.

El día 5 y 6 de septiembre en San Petersburgo, Rusia se realizó la octava reunión del Grupo de los 20. Ahí, Barack Obama declaró estar listo para intervenir en una guerra contra Siria, y no necesitar la aprobación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Putin se ha declarado ser aliado del presidente sirio Bashar Al-assad, y en la reunión afirmó que Siria es quién cuenta con el mayor apoyo de los países que asisten a esa cumbre. En esta misma reunión, Estados Unidos consiguió el apoyo de diez países en una declaración conjunto. Los países que firmaron la declaración son Arabia Saudí, Australia, Canadá, Corea del Sur, España, Francia, Italia, Japón, Reino Unido, y Turquía. En cuanto a Israel, se ha declarado listo para atacar Damasco junto con Francia.

¿Intuición compleja o acertada?

El ataque del 11 de septiembre de 2001 a las Torres Gemelas en la ciudad de Nueva York, cambió la percepción del mundo occidental hacia los musulmanes. El país norteamericano se paralizó por unos momentos ante la situación de una probable guerra. Esto provocó cambios en las políticas internas en los aeropuertos. Cualquier persona que fuera árabe, musulmán o que pareciera físicamente era sometida a controles más estrictos.
Es importante aclarar que no todas las personas del Medio Oriente son terroristas. La forma en que se concibe a los musulmanes es compleja. Las guerras y los conflictos han dejado una huella interminable de problemas internos en cada respectivo país que las ha enfrentado.
Mientras los cancilleres de la Liga Árabe se reunirán para definir su postura ante tal situación. El mandatario ruso insistió en que el presidente Obama debe de “pensar muy bien antes de tomar la decisión” (INDIGO, 02/09/2013). La paz ha sido difícil de alcanzar en cuanto a los países del Medio Oriente que han vivido una guerra, y esta guerra contra Siria parece no ser la excepción. El camino es largo y nada fácil, sin embargo una negociación sobre los problemas entre los dos países –Estados Unidos y Siria- ayudaría y evitaría miles de muertes y problemas futuros.

Gas Sarín:
El Sarín fue creado como pesticida en Alemania en 1939. Es un líquido, incoloro e insípido en su forma pura. Puede transformarse en vapor así terminar con la vida de muchas personas debido a que es un agente químico más tóxico y de más rápido efecto que se han encontrado.
El uso del sarín como agente químico fue utilizado por primera vez con Hitler en su guerra de los nazis contra los judíos. De igual manera Japón y Estados Unidos lo han utilizado.
Según la Convención sobre la prohibición de la producción, uso de armas químicas y su destrucción que fue celebrada en París en 1993 se le considera a las armas químicas a cualquier sustancia química tóxica, sin importar su origen, que sea empleada para ataques bélicos. Municiones o aparatos específicamente diseñados para causar la muerte u otros daños a través de las propiedades tóxicas de éstos.
La ONU prohíbe el uso de armas químicas mediante la Convención de Armas sobre la prohibición de la producción, uso de armas químicas y su destrucción, y en la I Conferencia Internacional de Paz que se presenció en La Haya en 1899.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *